El Barcelona enfrentó al Celtic en Dublin en un amistoso preparatorio de cara al comienzo de la temporada 2016-2017. El elenco de Luis Enrique se impuso por 3-1 y el dato saliente del duelo fue el regreso de Lionel Messi a las canchas, tras la final perdida con la selección argentina ante Chile en la Copa América Centenario.

Tras regresar a las prácticas con su equipo el pasado lunes, La Pulga fue titular ante el conjunto escocés y, ante la ausencia de Neymar, quien disputará los Juegos Olímpicos con la selección de Brasil, conformó la delantera junto a Luis Suárez y Munir. El rosarino volvió a pisar un campo de juego luego de sus vacaciones en Bahamas e Ibiza.

Aunque no brilló ni convirtió goles, Messi tuvo un correcto desempeño y fue clave para que su equipo tomara ventaja en la primera parte. Barcelona se adelantó con una gran conquista del turco Arda Turán, luego de una buena jugada de Aleix Vidal por derecha, pero un grosero error en defensa propició el empate del Celtic a través de Griffiths.

No tardó demasiado el equipo de Luis Enrique en volver a ponerse arriba en el marcador. Luego de un centro bajo desde la izquierda, Ambrose convirtió en contra de su propia valla. Minutos después, Munir dispuso el 3-1 luego de un centro atrás de Suárez.

Ante la ausencia de límites en la cantidad de cambios, ambos entrenadores aprovecharon la segunda parte para reemplazar a prácticamente todos sus jugadores. El único jugador que se mantuvo en cancha los 90 minutos del partido fue Aleix Vidal en el elenco catalán. Messi salió en el entretiempo y vio el resto del partido atentamente desde el banco de suplentes.

En las próximas horas, el Barcelona volverá a su ciudad para ultimar su preparación de cara a los compromisos oficiales que iniciarán en la segunda mitad de agosto.