Un plus de adrenalina: subir por las imponentes paredes de hielo mendocinas

Progresar por la ladera de una montaña cubierta de hielo o escalar una cascada congelada son actividades ideales para los amantes de la montaña que nuevas aventuras

Mendoza es uno de los destinos más buscados para practicar escalada en hielo. En cada temporada de nieve, llega a la zona cantidad de escaladores en busca de lograr la conquista de algunas cumbres. Para alcanzar estos objetivos claro está que no se puede ser improvisado: la preparación física, la técnica para el ascenso, contar con el equipo adecuado y tomar todos los recaudos necesarios al momento de planificar la expedición, son los pasos fundamentales para que la práctica deportiva sea segura.

A sólo 80 kilómetros de la ciudad de Mendoza, el Cordón del Plata ofrece cantidad de opciones para animarse a ascensos de distinta dificultad. Cuando la montaña se tiñe de blanco, es en esa brecha de tiempo donde los deportistas que buscan superar sus límites, ponen a prueba su preparación física para conquistar las cimas elegidas.

La precaución y la experiencia son fundamentales a la hora de practicar esta actividad: si bien los imponente bloques de hielo se ven en apariencia muy sólidos, es importante explorar el terreno con cuidado porque siempre se está expuesto a riesgos de desplome, cambio de las condiciones climatológicas y demás imprevistos que pueden llevar a que los escaladores deban recalcular sus planes.

La escalada en hielo es una modalidad deportiva que consiste en ascender por formaciones heladas en montañas o en cascadas de hielo. Su práctica requiere el uso de material específico que permita al escalador progresar en terreno helado, como crampones, botas rígidas, piquetas técnicas, material utilizado para la práctica de escalada como cuerda, arnés, casco o tornillos de hielo y ropa adecuada para soportar las temperaturas bajo cero son partes del check list. La expedición comienza mucho tiempo antes de llegar al punto elegido para el ascenso: se estudian las vías de escalada, se alista el material técnico necesario, y se comienza a planificar la forma en que se alcanzará la cima.

Una vez al pie de la imponente pared blanca empieza la aventura del ascenso. Caudales de agua helados en forma de cascada son el escenario que formará parte de todo el recorrido que habrá que encarar poniendo a prueba la resistencia física y la técnica del escalador para ir clavando paso a paso sus crampones en el hielo, seguido por las piquetas que permitirán ir progresando en la inmensa pared helada.

Sin dudas Mendoza es uno de los paraísos para la escalada alpina. Año a año miles de turistas de todas partes del mundo visitan el Cordón del Plata –con el Cerro El Plata que alcanza 5980 msnm- en busca de intensos desafíos para conquistar nuevas cimas. Allí se combina altitud, montañas inmensas, hielo y verticalidad, pero por sobre todas las cosas, estar dispuestos a vivir una aventura a base de adrenalina, resistencia física y pasión por la montaña.