Todas las semanas, los desafíos de Gonzalito Rodríguez ponen a prueba a distintos voluntarios en diferentes lugares de la ciudad. La agilidad, el equilibrio y la memoria son llevados al extremo a través de originales juegos.

En este "¿A qué no?" Gonzalito elige a dos participantes -en el área de juegos de una plaza- para que jueguen como lo estaban haciendo sus hijos hasta unos segundos antes.

Las dos competidoras deberán completar un breve pero exigente circuito de dos toboganes en el menor tiempo posible.

Quien llegue primera a los toboganes y logre lanzarse tres veces consecutivas antes que su rival, ganará un premio oculto dentro de un sobre  -que eligieron previo al reto-. Cada uno ofrece entre mil y quinientos pesos en efectivo.

Si bien, puede haber algún que otro golpe o chichón, el conductor les ofrece un producto para aliviar todos los dolores.