Bariloche es un clásico turístico que se renueva año a año. A su oferta gastronómica y gran cantidad de paisajes se suman los deportes de nieve que atraen a viajeros de todo el país. En esta ocasión, el elegido es el novedoso y entretenido Tubbing.

Piedras Blancas es el sitio ideal para tener una escapada con la familia o con los amigos. Allí funciona un importante polo de atracción turístico ubicado en el cerro Otto, al pie de la ciudad de Bariloche. Su historia es muy importante puesto que fue aquí donde comenzó a desarrollarse el esquí en nuestro país, con la primera escuela dirigida por el mítico Otto Meiling.

El complejo se ubica en la ladera este del cerro y cuenta con más de 3.000 metros de pista para trineos distribuidas en cinco pistas. Para acceder a las mismas podemos utilizar las aerosillas y disfrutar desde el comienzo de las alturas y la naturaleza. Todo está pensado para que el disfrute sea una gran página en nuestra estadía. Incluso para el momento de reponer energías, hay dos confiterías que nos esperan para saborear algunos cafés o un rico chocolate caliente.

No importa la experiencia en deportes de invierno porque, también, junto al complejo Piedras Blancas, funciona el centro de esquí para principiantes. De manera que es posible combinar ambas experiencias realizando medio día de esquí por la mañana y trineos por la tarde. Y para los más arriesgados, existen otras actividades para recorrer el área como el Snow Safari, el Zip Line y algo novedoso: el Tubbing.

El Tubbing se compone de una formación de seis personas que van juntas sobre una línea de asientos de goma circulares. Este circuito posee la distancia de un kilómetro, con siete desafiantes curvas, sobre una línea semicircular de acero, que intentarán desestabilizarte cada vez que te enfrentes a alguna de ellas. Es una experiencia única que atraviesa al bosque de Bariloche a una velocidad sorprendente. Parece simple, pero tiene mucha adrenalina. Es ideal hacerlo en familia, con un grupo promedio de cuatro personas o más.

La única restricción es el mínimo de edad de 7 años; para los chicos suele ser una experiencia muy divertida y enriquecedora. Piedra Blanca pone a prueba tus capacidades con buenos momentos y el vertiginoso desafío de la aventura extremo en el invierno. Un lugar desafiante que invita a chicos y grandes a sentirse libres y felices, entre la naturaleza y la ciudad de Bariloche.