Los desafíos callejeros de A Que No y Gonzalito Rodríguez viajaron a Rusia para sumarse al furor mundialista y preparar juegos temáticos junto a hinchas de todo el planeta.

En esta ocasión, Gonzalito quiso darle una alegría a un argentino pero no sin antes superar un reto particularmente complicado: en una calle muy transitada de la capital rusa, cada uno de los dos participantes tuvo que ubicar una pelota en la zona que creyera conveniente y que nadie pudiera tocarla.

El primer participante -con un gran parecido a Mauro Icardi- se tomó el desafío en serio y subió a un poste de luz para dejar la pelota en un lugar donde nadie fuera capaz de alcanzarla.

En ese momento Gonzalito redobló la apuesta: le dijo al segundo hincha argentino que si era capaz de bajar la pelota, ambos ganarían el desafío.
El retador lo logró y hasta hizo "jueguito" en lo alto del poste.

¿El resultado? dos sobres para los dos ganadores: uno con 500 rublos y otro con 1000, cortesía de Remax.