Docks está ubicado en Palermo, uno de los polos gastronómicos con mayor relevancia en la Ciudad de Buenos Aires. La ambientación de este espléndido lugar se basa en los puertos marinos de comienzos del siglo XX.

Transportándonos a la época dorada del contrabando marítimo del alcohol en los puertos británicos, que a través de sus cocktails y de su deliciosa comida, construye para nosotros una experiencia única. Apenas atravesamos la discreta puerta negra en la esquina de Godoy Cruz y Costa Rica se puede ver un espacio amplio, a media luz, con ladrillo a la vista
simulando un puerto y en el medio un faro.

Ya dentro, encontramos algunas mesas más íntimas en el centro del salón, mesas grandes y cómodas para ir en grupo a los costados. Al fondo, el timón de Docks: la barra principal.

Tomamos el lugar y disponemos a saciar nuestra curiosidad por esta nueva propuesta porteña. En la cava de Docks Bar encontramos etiquetas de cabernet sauvignon de Luigi Bosca, Navarro Correas, Malbec de Bodega Catena Zapata, Luigi Bosca, algunos blends, blancos de estas bodegas y los infaltables espumantes, como Baron B y Dom Perignon, entre otros.

Era como la cueva de la sirenita pero de vinos. En el menú podemos encontrar ceviches, sushi, ensaladas con frutos de mar, entraditas de pulpo, salmón y langostino.

Los precios en relación a la calidad de las bebidas son acordes, son de primera calidad ¡y riquísimos!  A su vez, tuvimos la suerte de encontrarnos con el genial Ignacio Maggio, ganador 2017 del World Class Argentina. En otras palabras el mejor bartender de Argentina, que nos representó ese año a nivel mundial y se posicionó n°14 del mundo.

Fiel a su profesión, es excelente escuchando lo que te gusta y rápido te
hace el trago que mejor va con vos. Figurando en su carta opciones extraordinarias como el South Hamptons Dock o el HMS Beagle, Docks es un lugar que ofrece un espacio distinto y disruptivo, ideal para personas que les guste lo diferente. Una noche para volver a repetir una y mil veces
más.