En una visita al taller de Lila Casa Deco, Infobae propone a través de esta cáspsula renovar una sillita Windsor, réplica del modelo vintage, diseñada por Ornela Sturlese.

Para ello, se elige un color suave, que combina perfecto con la madera natural y resulta un gran aliado para un cuarto de chicos que busca armonía.

Tener una mesa con sillitas a su medida incentiva sus ganas de crear y organiza su pequeño mundo.

En este caso, es una silla ligera, que puede moverse sin problemas y es, además, súper canchera y actual.

¡Seguí los pasos!

-Proteger las patas de la silla con film y cinta, así se conserva el color natural de la madera.

-Darle una base de pintura blanca con rodillo.

-Usar un pincel pequeño para alcanzar los recovecos que no se cubrieron con el rodillo.

-Dejar secar.

-Lijar con una lija fina, para quitar grumos y asperezas.

-Pintar con esmalte satinado, buscando que quede lo más prolijo posible.

-Repetir dos veces más, para lograr una mejor terminación.

-En este caso, se usó satinol al agua de Alba, porque no deja olor, no necesita aguarrás y seca muy rápido. En horas, el trabajo queda terminado.

Aquí, el resultado final.

Producción y textos: @soleavaca