Pony Line combina la sofisticación urbana de Buenos Aires con el rico legado y elegancia natural del polo. Armoniosas combinaciones de cueros, géneros y demás detalles inspirados en los caballos completan y jerarquizan el diseño interior.

Los toques de brillo aluden al glamour de este icónico deporte de reyes, mientras que los materiales clásicos refieren a su ardua, y a la vez refinada historia, marcada por el diseño y la artesanía. ​

Para clásicos: Manhattan, Old Fashioned y Martini. Guiños a lo autóctono con aguaribay, rosado de Malbec y yerba mate. Modernidad Siglo XXI en versiones de tererés, maceraciones de hibiscus y almíbares propios. La carta de tragos de Pony Line atraviesa los siglos para desembocar en el futuro de la coctelería. ​

Su concepto gastronómico eleva los clásicos urbanos para convertirlos en bocados de lujo, acompañados de tragos artesanales y vinos argentinos. Basta imaginar al legendario "choripán" reinterpretado de manera moderna.

Los huéspedes notarán un camino de mármol que atraviesa el corazón de la agitada cocina para llegar a Elena, inspirada en los cálidos patios residenciales de la Argentina. En Recoleta, el polo se juega bajo la luz de las primeras estrellas. Noches de extraños, noches de a dos, exóticas, clásicas, cosmopolitas, de dancing, música y festejo, sea como sea Pony es siempre estimulante.

Con su propio humor y su propia visión: lujo sin dress code, diversidad y ante todo una invitación infinita al disfrute. Pony Line no sigue tendencias, las crea.