Son ideales para ambientaciones románticas, pero pueden adaptarse a otros estilos y sumar un efecto distinto.

Solas, con velas, objetos de deco o toques verdes, las jaulas generan escenas muy especiales.

María Martha Pizzi, de Con Sabor a Hogar, muestra cómo personalizarlas con flores y suculentas.

¡Elegimos tres jaulas de la tienda de Ribeiro y las llenamos de vida!

Jaula con suculentas

Colocar alambre tipo mosquitero en la base y cubrirlo con musgo
Rodear el diámetro de la jaula con cinta verde que hará de contención a la mezcla de la tierra para las suculentas.

Rellenar con una mezcla de tierra negra, compost y arena gruesa

Sobre la misma, ir plantando las suculentas hasta cubrir toda la superficie.
Regar.

Jaulas con flores

Hidratar la esponja vegetal y colocarla dentro de la jaula. Comenzar a distribuir las flores de manera armoniosa.

En este caso, se colocaron gerberas en el centro para generar un foco de atención. Luego, se llenó de margaritas San Vicente, mini crisantemos rosados y flores silvestres que dan un efecto etéreo al arreglo.
Regar.

Jaula con flores y suculentas

Este modelo de jaula permite ubicar a las suculentas en su trama.
Para agregar cada plantita, usar pequeños alfileres de alambre de floristería.

Las flores (en este caso, margaritas San Vicente) se van intercalando entre las suculentas. Este armado no es permanente. Se deben ir cambiando las flores naturales..
Regar.
Producción y textos: @soleavaca

Agradecimientos: @muur_mosaicos (locación).