A partir de los 6 meses y hasta los 12 el bebé se vuelve más independiente. Comienza a sentarse y a gatear para explorar el mundo. Le gusta aprender y divertirse con su mamá. Por eso, el siguiente juego de estimulación permitirá desarrollar al máximo las capacidades de los chicos.

El juego de hoy se llama "Texturas". Cómo hacerlo: darle al bebé un poco de plastilina o masa comestible para que empiece a examinar su textura y los distintos tamaños y formas que se pueden conseguir con ella al moldearla.

Observar cómo interactúa con la plastilina. ¿Comienza a reconocer sus características como tamaño, forma y textura? Este ejercicio enriquecerá su sentido de tacto.