Gino Tubaro se hizo conocido por crear prótesis impresas en 3D. Era sólo un adolescente y su solución, efectiva y de bajo costo, transformaba la vida de muchas personas que habían sufrido la amputación de su mano. Desde muy temprana edad, mostró gusto por la técnica y la tecnología. La tendencia fue advertida por su madre quien lo estimuló a desarrollar su pasión. Gino estaba aún en el jardín de infantes cuando su mamá le buscó un taller, acorde a las posibilidades familiares. Todos los fines de semana lo llevaba en colectivo a este lugar en donde, a partir de chatarra, construían objetos y soluciones. Así lo hizo durante 11 años.

Pero no sólo fue crucial su perseverancia, sino también su apoyo y la confianza que colaboraron a que Gino pudiera llegar a donde llegó: "Para ser un inventor hay que ser perseverante y alguien a quien no le importa mucho lo que le dicen los demás".

-¿Cómo surgió esta motivación de crear cosas para ayudar a los demás?

Desde los 5 ó 6 años iba por mi casa desarmando cosas 'a lo loco'. Mi infancia no fue tan típica. Andaba con un destornillador y, cualquier cosa que veía con una cruz, la desarmaba. Para mí era muy divertido. Desarmaba los electrodomésticos y después creaba otra cosa. Un día mi mamá vio en la tele una publicidad sobre un taller de inventiva y me anotó. Nos íbamos todos los fines de semana desde mi casa, en Pompeya, en bondi hasta Colegiales. No era nada del otro mundo el taller, no era la NASA. Pero cuando alguien quiere inventar algo, no importa. Lo que hay que tener es una idea y la motivación para llevarla a cabo.

-Qué lindo lo que contás sobre tu mamá. A ninguna madre nos gusta que nos desarmen 'todo lo que ven con una cruz'. Pero ella, en lugar de reprimirte, optó por apoyarte

Más que nada porque tampoco querían cosas desarmadas en mi casa, obviamente (risas). Pero, lo bueno es que a ese taller pude ir desde los 5 años hasta los 16. Cualquier chico lo puede hacer, en un lugar así o en su propia casa. Lo que se necesita es que la mamá lo motive. Algo que me pasaba seguido es que iba a la clase y le decía a la maestra: 'mirá profe inventé un ventilador'. Claro que eran unos palitos de helados pegados con silicona y nada más. La profesora me miraba y me decía: '¿Qué es esto? Es una paparruchada', se moría de risa delante de mío, pero yo lo tomaba como un desafío.

-El inventor ¿nace o se hace?

Yo, desde chico quería ser inventor. Intenté miles de cosas en el medio: futbol, natación, básquet, etc., pero no. Creo que para ser un inventor hay que ser perseverante y alguien a quien no le importa mucho lo que le dicen los demás

-Además de la satisfacción de ayudar a otras personas, también vinieron los premios y reconocimientos. ¿Qué perspectivas te abrieron?

Ganamos varios premios: el de MIT Technology Review, el de History Channel: "Una idea para cambiar la historia" y otro en Tailandia, muy importante, "a la innovación tecnológica" en el que fuimos seleccionados entre 50 países. También el presidente de los EEUU, Barack Obama, habló sobre esta iniciativa para mostrarnos como ejemplo a otros innovadores. Eso te abre un montón de puertas. Pero creo que el secreto está en seguir trabajando y tener el objetivo de entregar estas manos.

-Tenés sólo 20 años y un camino recorrido que es impresionante. ¿Cómo te proyectás hacia el futuro? ¿A dónde te gustaría llegar?

A mí me gusta inventar cosas y solucionar los problemas de la gente. Mi perspectiva de acá a un par de años es seguir inventando. Hoy estamos haciendo un evento hermoso que son lo Manotones en los que construimos y entregamos manos a quienes las necesitan. También estamos trabajando en un invento que te permite traducir texto a braille. Las personas no videntes podrán deslizar un dedal sobre cualquier texto y transformarlo, en el momento, en algo que sí pueden leer. Esto hará que puedan ir a la facultad y leer cualquier libro. Lo bueno de la tecnología es que les permite a las personas volver a meterse en el ámbito del que fueron excluidos por alguna discapacidad. Otra cosa que estamos haciendo es una remera anti infartos que es un proyecto que está bueno porque mide constantemente el ritmo cardíaco de la persona. En el momento en que se dispara, lo avisa por medio de una App al celular. Esto es muy importante porque acelera los tiempos en que se reacciona ante un evento así.

-Admirás a alguna persona en particular? ¿Tenés algún ídolo o referente?

Si buscás a un referente tenés miles como Elon Musk, Steve Jobs, o cualquier de los que mirás en la tele. Incluso alguien podría verme a mí en algún lado. Pero ese tipo de ídolos son un poco banales, no tienen mucho sentido tomarlos como referencia. Sí, hicieron un montón de cosas, pero creo que el verdadero ídolo está en tu vieja que te levanta todas las mañanas y te ayuda a hacerlas cosas, en esos profesores que se quedan después hora para darte un poco más. Creo que los ídolos no son personas que vemos en la tele, sino quienes te marcan el día a día
En mi caso, había profesores que se quedaban después del cole a explicarme cosas que yo no sabía creo que esos referentes son mucho más valiosos que alguien a quien ves en la televisión y que ni siquiera sabes cómo es realmente.