*Por Muriel Balbi

Las industrias, los profesionales y las ciudades pueden transformarse gracias al poder del análisis de los datos que se toman en volúmenes y velocidad nunca antes vistos. La tecnología analítica permite interactuar con esta información para responder a las preguntas más difíciles de la empresa, establecer patrones y generar ideas de avanzada. El líder de Analytics de IBM, Agustín Bellido, explicó de qué se trata y cómo utilizarla en beneficio de un negocio.

-¿Qué hacemos con los millones de datos que se generan por día? ¿Cómo darle sentido a ese enorme volumen de información?

Es muy interesante el tema. En los últimos años ha aumentado de manera exponencial la cantidad de datos que se generan. La tecnología disponible nos ayuda a poder tomar información en tiempo real o 'en estado de reposo', como decimos nosotros. Pero la clave es saber qué cosas y de qué manera explotarla, cómo usarla, cómo encontrar beneficios para el usuario final o para el ciudadano, según se trate de empresas privadas o de entes públicos y gobiernos. No hay límites porque es infinita la capacidad de explotar esa información.

La manera en la que se muestran los datos, el uso de la información y la toma de decisiones en tiempo real constituyen el gran desafío del mundo de los negocios hoy.

-¿Qué soluciones existen para poder explotar esos datos en nuestro beneficio?

Hay un sin fin de soluciones que nos ayudan a desmenuzar y explotar esos datos, según la necesidad del usuario. En el caso de las industrias, el uso de la información será uno para el área industrial y quizás otro para el área comercial de la planta. La manera de mostrar esa información es otro desafío. Ahí entra el mundo de la Big Data. La explotación de la información, la manera en la que se muestran los datos y en el modo en que tomamos decisiones en tiempo real en base a ellos, ese es el gran desafío que tiene el mundo de los negocios hoy.

-¿Qué industrias y qué profesiones pueden beneficiarse de la tecnología analítica?

La realidad es que no hay límites. Hay algunas industrias que son más permeables que otras a este tipo de tecnologías -por naturaleza y por concepción- como la banca, las telecomunicaciones, el media y el entretenimiento, ya que utilizan información y modelos tecnológicos desde hace tiempo. Sin embargo, hay otros sectores que están en pleno desarrollo, como por ejemplo el agro. Me gusta mucho hablar de este tema porque en el agro el uso de la información es clave, pero hace poco tiempo que han empezado a sacar ventaja de estas tecnologías. En definitiva, todas las industrias hoy pueden tener provecho de la tecnología analítica, nuestro desafío es ayudarlos a que esto suceda y a que puedan tener un beneficio final en esa información

Mirando hacia el futuro otra tendencia que viene con muchísima fuerza y a la que están apuntando los gobiernos en el mundo son las 'smart cities'. Las ciudades generan muchísimos datos que pueden utilizarse para transformarlas en inteligentes y para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, anticiparse sus requerimientos y necesidades
Es que el ciudadano es la misma persona que también es usuaria de la empresa privada, en ese sentido, tiene una exigencia hacia el gobierno y hacia las entidades gubernamentales que es la misma que tiene para las privadas. Además, utiliza tecnología, con lo cual el provecho de la información para aplicarla a Ciudades Inteligentes es un tema que hoy nos ocupa muchísimo y tenemos casos de referencia a nivel internacional. También a nivel local estamos trabajando en algunas iniciativas para darle un buen servicio al usuario en temas de digitalización, de poder tener un panel de control con toda la información, en tiempo real, sobre qué pasa con tránsito, la seguridad o el clima.

“IBM compró The Weather Company, un asset fundamental para este tipo de soluciones y con un impacto profundo en la calidad de la atención ciudadana”

-¿Con qué ciudades o gobiernos trabajaron?

Hay soluciones en Boston, Estados Unidos, y en Europa. Fundamentalmente en temas de seguridad ciudadana y también tenemos casos de 'ciudades digitales' que son un desafío para los gobiernos, en el mundo.

La mayoría de las grandes ciudades del mundo son cada vez más cosmopolitas y además compiten por el turismo. Hay que dar soluciones a los habitantes pero también hacer que "las cosas funcionen" para quienes la visitan.
Absolutamente, uno tiene que poder entrar al ente de un gobierno de la ciudad a la que va a visitar y encontrar fácilmente todas las recomendaciones de qué lugares son propicios para visitar en función de la época del año, de la hora y del clima, por ejemplo. Son cosas que hoy se pueden hacer porque tenemos la información – antes hubiese sido imposible pensarlo – con cual hay que animarse a explotar esa información a nuestro favor, sin lugar a dudas, encima con las capacidades cognitivas que tenemos hoy en día.
El desafío es grande, pero la oportunidad es enorme y las soluciones están. Solo hay que trabajar en eso, que es lo que estamos haciendo.

-¿Es costoso para una Pyme contar con estas soluciones tencológicas?

Un caso particular para un usuario puntual puede tener un impacto gigantesco, tanto en lo económico como desde el punto de vista de la atención al cliente. Así que, poder cuantificarlo depende mucho del uso. No es una variable que sea limitante para un proyecto, todo lo contrario. Lo otro que es muy importante es que la mayoría son usuarios finales, gente que lo puede materializar rápidamente desde el punto de los negocios y, en el caso de gobiernos o de estados, es muy tangible el beneficio para el ciudadano, con lo cual esa limitante termina siendo una variable más, pero no la más importante.