Claves para recuperar la pasión durante las vacaciones
Claves para recuperar la pasión durante las vacaciones

Inspirarse en un bolero cantado por Luis Miguel. O en la postal de una playa paradisíaca. O, simplemente, en la necesidad de recuperar la pasión de la pareja.

Todas las opciones son válidas si nos movilizan para hacer realidad la necesidad de rescatar la intimidad, volver a encender la pasión y las ganas de estar juntos. Porque, seamos sinceras: la rutina puede aplacar al amor.

El trabajo, la casa, los hijos, el perro, la economía y las preocupaciones lógicas de la vida hacen que muchas veces no tengamos el tiempo ni la energía para que el amor de la pareja se mantenga intacto.

"En el día a día sucede que si ambos trabajan y tienen hijos, el tiempo de calidad se resume a llegar a casa después de un largo día de trabajo, cenar juntos e irse a dormir, sin compartir mucho más, casi sin hablar", dice la licenciada en psicología Cynthia Zaiatz, jefa de Psicología del Sanatorio Modelo de Caseros.

Y agrega: "De esta forma, cuando llegan las vacaciones los integrantes de esta pareja pueden haberse convertido casi en dos desconocidos que lo único que tienen en común es a sus seres queridos más que el uno al otro".

Sin embargo, es posible desempolvar la pasión. Sólo hace falta trabajar en eso. Y las vacaciones pueden ofrecer un plus para que todo salga de maravillas.

"Claro que es posible recuperar el vínculo de pareja estando de vacaciones", asegura el Dr. Marcelo Suárez, especialista en Medicina Interna y médico clínico. "Cualquier ámbito lo es, pero ese momento del año en el cual nos dedicamos a descansar y recargar pilas, ofrece condimentos que no suelen aparecer en otro", agrega.

Entonces, ¿cómo hacemos?

x Planificar, hacer pactos de a dos. "Se debería empezar por planificar un viaje que satisfaga a ambos, no necesariamente el romanticismo se expresa con velitas y lugares armados como set de película de Hollywood. A veces el viaje aventura es erotizante. Pero insisto, es relevante que ambos compartan una idea", comenta Suárez.

Por su parte, la licenciada Beatriz Goldberg, especialista en Psicología Clínica, coincide en que no siempre es bueno idealizar: "Las vacaciones en pareja se piensan como un momento ideal, donde se está todo el tiempo juntos y bien, como en una película. Y puede pasar que uno viaje a un lugar paradisíaco en el que esté todo resuelto. Pero también existen esas vacaciones donde hay mucho para hacer y hay que lidiar con otras ocupaciones.

Entonces, es conveniente ponerse de acuerdo antes de salir: por ejemplo, a qué hora vamos a ir a la playa, dónde haremos las compras, si vamos a cenar afuera todos los días, etc.", enfatiza. La psicóloga afirma que la importancia de hacer acuerdos previos se relaciona con la empatía, con el pensar en el otro y con el cuidado del vínculo.

x Comunicarse, y no sólo con palabras. "En la pareja debe haber diálogo y respeto, eso es primordial", afirma Goldberg. Y agrega: "Si se toman con humor ciertas cosas, y se pacta y se interactúa con el otro, teniendo momentos en común, pero sin dejar de lado la individualidad, seguramente el vínculo se verá fortalecido".

La psicóloga, experta en crisis vitales de pareja, afirma que cada relación tiene su contrato, pero que en reglas generales no se debe obligar al otro a hacer lo que uno quiere. "Es ideal preguntar al otro qué fantasías le gustaría cumplir y trabajar en la concreción de las mismas. La intimidad también se nutre de todos los momentos vividos a lo largo del día", agrega.

Para la licenciada Zaiatz, lo principal pasa por no tratar de imponerse, especialmente si surgen discusiones: "Para solucionar problemas de pareja, primero es necesario resolver los propios. No tratar de imponer ideas; antes que tener razón, elegir ser feliz. En las discusiones de pareja nunca hay ganadores, y no son más que un laberinto que conduce a la nada.

No enfocarse en los conflictos, sino en el amor que los llevó hasta allí. Cuando empieza una discusión, intentar no enojarse, acordarse de que de las palabras hirientes no se vuelve fácilmente atrás. La violencia verbal aleja el amor. Aprender a pedir perdón no es una debilidad, sino una fortaleza, y cuanto más rápido se haga, mejor", dice.

x Conectarse de manera profunda. Una vez que nos instalamos en el lugar soñado, que ya hicimos pactos de pareja, dividiendo las tareas y poniéndonos de acuerdo en qué haremos, comencemos a fortalecer el vínculo estando juntos. Y en el minuto a minuto serán necesarias otras tareas: "Obviamente, deshacerse de todos los distractores (celulares, notebooks)", recomienda el Dr. Suárez.

Y continúa: "Proponerse estar totalmente, es decir: conectarse con uno mismo y con el otro. Es importante saber que de esa manera van a aparecer situaciones genuinas propias y de pareja. Respecto a las actividades, creo que también se debería evaluar la opción de hacer cosas por separado, ya que es inevitable que se elijan actividades diferentes y hacerlas es bueno porque ambos sienten que pueden compartir, aun sin hacerlo literalmente".

xBajar las expectativas sin quitar el romanticismo. En opinión de Zaiatz, el hecho de tener las expectativas elevadas nunca es bueno para ninguna situación, ya que puede resultar que fantasía y realidad no vayan de la mano. "Por ejemplo, si imaginamos cenas a la luz de las velas con hermosos paisajes y eso luego no sucede, puede generar una gran frustración. Lo ideal es esperar que, en parte, el viaje nos sorprenda. No pensar de antemano qué es lo que podría pasar sino dejar que las cosas se vayan generando sobre la marcha; de esta manera nuestra propia fantasía no nos jugará una mala pasada", agrega la psicóloga.

En cuanto a los encuentros íntimos, Suárez opina que el sexo no se programa, aparece: "Se puede armar el escenario adecuado pero, insisto, tienen que compartirlo ambos. Es un buen momento para 'ser' profundamente y manifestar los gustos sinceros; de esa forma todo sucede".

x Cuidar la intimidad. Si deseamos fortalecer la pareja y reavivar la llama del amor, debemos procurar de pasión y no boicotearnos. "Puede pasar que planeamos salidas con otras parejas o familiares y llegamos muy cansados, sin ganas de nada más que dormir", dice Goldberg.

"Es importante no descuidar esos instantes de gloria para la pareja, como son los encuentros sexuales. Si se arman salidas, ¡perfecto! Pero estemos atentos a mimar al otro, a comunicarnos con miradas cómplices o con mensajes de whatsapp que anticipen el momento que van a vivir al estar solos y en el cuarto".

La sexóloga Alessandra Rampolla recomienda disfrutar de la previa con "masajes sensuales". Dice en su libro Sexo, ¿y ahora qué hago? (Sudamericana): "Con el término 'masaje sensual' me refiero a un masaje extenso, lánguido y erótico, que incluya desnudez y caricias íntimas, no el tipo de masaje utilizado para deshacernos de tensiones y dolores corporales. Es una hermosa manera de comunicar el amor y relacionar los cuerpos. Lo que sigue a este contacto es aún mucho mejor".

x Solos es mejor. ¿Qué hacer en caso de no tener dónde dejar a los chicos? ¿Es posible vivir vacaciones románticas con hijos incluidos? "Las vacaciones románticas son sin chicos, se planifican en base a las necesidades de cada uno, que no tienen que ver con las de los hijos", opina Suárez.

Y agrega: "Las vacaciones con los hijos son familiares e imposibilitan muchas opciones de conexión entre padres. En caso de no poder dejarlos, la pareja tendrá que armar algo que los conecte cuando salgan o se vayan a dormir, o bien la famosa cena o compartir un trago y música que les recuerde momentos sublimes. Si son imposibles las vacaciones solos, los deseos se transformarán en salidas románticas durante el resto del año. Pero nunca descuiden la posibilidad de realizarlas".

texto FABIANA POLINELLI fotos 123RF

SEGUÍ LEYENDO: