“Las mujeres somos grandes estrategas y tenemos una capacidad de trabajo ilimitada”.
“Las mujeres somos grandes estrategas y tenemos una capacidad de trabajo ilimitada”.

A María Victoria Alcaraz se le iluminan los ojos cuando recorre el escenario del Teatro Colón. Esta historiadora –especializada en Políticas y Gestión de la Cultura en España y profesora del posgrado de Gestión de Artes y Espectáculos de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA– asegura que aún hoy, tres años después de haber asumido la dirección general del Colón, le cuesta tomar dimensión de la importancia de su cargo, pero sí tiene claro lo inmensamente feliz que la hace ejercerlo.

"Un día alguien me dijo: 'Sos la primera mujer que dirige el Colón… ¿Tenés conciencia de eso?' y fue como un cimbronazo, algo que no tenía presente. Entender la magnitud de ello me golpeó un poco, no lo puedo negar. Pero fueron sólo unos minutos de shock, de inmediato seguí trabajando como si nada porque mi premisa es esa: no perder tiempo y estar siempre con las manos a la obra", asegura entre risas mientras nos ofrece un café y alfajores de maicena en su despacho.

-Ser la primera mujer que dirige el Teatro Colón es fuerte. ¿Sentís que hay una mirada femenina en tu gestión?

-Si por femenino nos referimos a detalles como cumplir con lo que pautamos en una reunión de trabajo, optimizar al máximo el tiempo y los recursos que tenemos y estar atenta a las necesidades de los empleados del teatro, la mía es una gestión claramente femenina. Yo creo que las mujeres somos grandes estrategas y tenemos una capacidad de trabajo ilimitada. Podemos tener un puesto de gran responsabilidad mientras criamos a nuestros hijos, llevamos adelante la casa, practicamos deportes, estudiamos y vamos al supermercado, por nombrarte sólo algunas de las mil y una tareas que realizamos a diario.

1. Argentum, el espectáculo que Ricky Pashkus llevó al Teatro Colón para la gala del G20.
1. Argentum, el espectáculo que Ricky Pashkus llevó al Teatro Colón para la gala del G20.

-¿Cómo recibieron los empleados históricos del Colón a la primera mujer directora?

-¡Muy bien! Al principio fue muy gracioso porque yo caminaba por los pasillos y saludaba a todos y algunos me miraban con sorpresa, porque se ve que no estaban acostumbrados a este trato tan familiar y cercano con el director.Pero a mí me parece clave conocer a los empleados para que todo funcione. Yo me reúno con ellos, les pregunto cuáles son sus dificultades, qué necesidades  tienen… Me parece lo más lógico y natural del mundo manejarme de esa forma.

-El 1º de diciembre se estrenó Argentum para los líderes del G20 que visitaban nuestro país y algunos medios aseguraron que los trabajadores del Colón no estaban conformes con el espectáculo que dirigió Ricky Pashkus… ¿Es verdad?

-¡No! ¡Es todo mentira! No entiendo de dónde salió ese rumor. Nosotros, desde el primer día, sabíamos que trabajaríamos codo a codo con todo el equipo del Sistema Federal de Medios, pero que la dirección artística no estaba a cargo nuestro y nunca hubo controversia por eso.

Disney en Concierto, Sinfonía de Películas es una coproducción íntegramente realizada entre el Teatro Colón y Disney, que será interpretada por la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires los días 22, 23 y 24 de febrero.
Disney en Concierto, Sinfonía de Películas es una coproducción íntegramente realizada entre el Teatro Colón y Disney, que será interpretada por la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires los días 22, 23 y 24 de febrero.

-Al presidente se lo vio muy emocionado durante la gala, ¿a vos te pasó algo parecido?

-Sí, me emocioné y me gustó mucho. Creo que estuvo muy logrado porque el objetivo desde el inicio era mostrar a la Argentina, el país anfitrión, y siento que se hizo un excelente recorrido territorial al generar clima y comunidad.

-El Colón va a tener su primera colonia de vacaciones para chicos de entre 6 y 12 años, ¿fue una iniciativa tuya?

-Sí, es algo que llevaba un tiempo pensando porque, si bien mis hijos ahora son grandes, estuve en el lugar de esas mamás que en esta época del año se preguntan: "Terminaron las clases… ¿Qué hago con los chicos?". Así fue como comenzamos a organizar este proyecto de colonia de vacaciones que dura una semana –con posibilidades de extenderse a dos– y arranca el 14 de enero. La idea es que los chicos representen dos obras: El Quijote y Cenicienta. Se trata de talleres de arte en los que se trabaja sobre los textos, los personajes, la escenografía, el vestuario y la música; cuando finaliza la semana, se suben al escenario y actúan para los familiares y amigos que quieran acudir a verlos.

El 14 de enero arranca la colonia de vacaciones: la idea es que los chicos trabajen sobre los personajes, la escenografía, el vestuario y la música de dos obras: El Quijote y Cenicienta, para finalmente subirse al escenario y actuarla.
El 14 de enero arranca la colonia de vacaciones: la idea es que los chicos trabajen sobre los personajes, la escenografía, el vestuario y la música de dos obras: El Quijote y Cenicienta, para finalmente subirse al escenario y actuarla.

-¿Y las buenas noticias para los más chicos no terminan ahí, no?

-Así es: el 22, 23 y 24 de febrero ofreceremos en el teatro el espectáculo Disney en Concierto, Sinfonía de Películas. Este verano está pensado para los chicos, a quienes considero el nuevo público del Teatro Colón. Yo soy una convencida de que a los niños hay que formarlos desde muy chiquitos, porque ellos son el agente de cambio, mi plan es que tengan incorporado el Colón en sus vidas, que no los intimide el edificio –como les pasa hoy a algunos adultos–, que puedan recorrerlo, conocerlo y el día de mañana sientan ganas, naturalmente, de volver para ver una obra aquí.

-Así fue como pensaste, entonces, en esta alianza con Disney que se hace por primera vez en la historia del Teatro Colón.

-Claro, se trata de una coproducción íntegramente realizada entre el Teatro Colón y Disney, que interpretará la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, y las familias podrán disfrutar de la música de películas como Aladdin, La bella y la bestia, Frozen y El rey león, entre otras. También estarán los personajes que protagonizan los filmes, acompañados de proyecciones, bailarines, cantantes y muchas otras sorpresas. Las primeras tres funciones se agotaron de inmediato, así que ahora agregamos tres más, los mismos días, pero a las 11 de la mañana.

-Leí que el Colón también tendrá su propio museo, ¿es así?

-Sí, es un proyecto que me tiene muy entusiasmada. En realidad, la idea surgió a partir de nuevas normativas de seguridad para los teatros, que indican que hay que sacar todo lo que llaman "carga de fuego" del edificio para evitar los incendios. Son cosas muy comunes en lugares como el Colón, que son teatros-fábricas: nosotros producimos todo lo que hoy podés ver sobre el escenario.

-Estamos hablando de escenografía y vestuario, entiendo.

-Sí, más zapatos, pelucas y todo lo que se te pueda ocurrir que se necesite para una obra de teatro. A partir de esta nueva reglamentación –que exige sacar del edificio todo lo que pueda ser un riesgo– buscamos galpones que vamos a convertir en una ciudadela, es decir, una serie de depósitos que, a la vez, serán museos para que la gente pueda visitar las escenografías de las obras que más les gustaron.

-¿Sacaron este modelo de algún teatro de Europa?

-Sí, el Bolshói lo utiliza y también el MOMA, de Nueva York, tiene un sistema similar. Antes se construían grandes infraestructuras culturales, como el teatro de las Bellas Artes de Valencia, que son muy difíciles de mantener, pero esto es más simple y práctico. Así que en enero arranca la primera obra de remodelación en el barrio de La Boca y a mediados del 2019 vamos a poder inaugurarlo.

-¿Cómo te llevás con Paloma Herrera, la directora del Ballet Estable del teatro?

-¡Excelentel! Yo fui quien la convocó para este puesto y me costó convencerla porque se había retirado hacía un año y no estaba en sus planes volver al ballet, pero logré que aceptara el desafío y hoy la veo muy feliz y entusiasmada. Paloma y yo somos muy parecidas: súper exigentes y comprometidas con nuestra labor. Por algo somos las primeras en llegar y las últimas en irnos del teatro… ¿Obsesivas del trabajo, decís? (se ríe).

Texto JULIANA FERRINI fotos FABIÁN MATTIAZZI/ GENTILEZA TEATRO COLÓN