Podés mirar la propuesta gastronómica del servicio de catering a través de IG: @convitecatering.
Podés mirar la propuesta gastronómica del servicio de catering a través de IG: @convitecatering.

Nos gusta el concepto de cocina feliz: que no sea un trámite, que sea una experiencia", dicen las dueñas de la empresa familiar de gastronomía Convite, Peque Sánchez de Bustamante (59) y Catalina Fonrouge (31), madre e hija respectivamente. Nos encontramos en el restaurante de la marca en Recoleta y la primera en llegar a la nota es Pepi (como la llaman todos a Catalina). "Mamá está por llegar, vayamos empezando", nos dice.

Media hora después terminamos la charla y le suena el celular. Era Peque que se había equivocado de lugar. "Mamá es más colgada que yo", se disculpa entre risas.

Y agrega: "Yendo a San Isidro en el auto, charlando y charlando, hemos terminado en Pilar sin darnos cuenta". Así ejemplifica esa relación tan especial, que más que familiar parece de amistad y que ambas contagian a sus empleados "con compromiso y humor". "Nos gusta la cultura de la empresa familiar y creemos que en Convite formamos una gran familia", dice Pepi.

Tarteleta de frutos secos.
Tarteleta de frutos secos.

ANIMARSE. Hace siete años, después de haber trabajado toda la vida en organización de eventos, a Peque le ofrecieron absorber un grupo de cocineros con mucha experiencia en el rubro y seguir haciendo lo que más le gustaba, pero con su propia marca. Pepi la acompañó de casualidad a algunas reuniones y decidió sumarse.

Dejó su trabajo en Administración de Empresas y se metió de lleno en el nuevo emprendimiento familiar. Así nació Convite. La primera apuesta fue el servicio de catering y para eso incorporaron nuevos cocineros, que se fusionaron con los más experimentados. El resultado fue una carta enriquecedora, con comida fusión y muy fuerte en la pastelería.

Limonada con menta y almíbar de jengibre.
Limonada con menta y almíbar de jengibre.

Eligieron como planta de producción y oficina una casona de dos plantas en la calle Uriarte que tenía una gran terraza. Y al ver que había movimiento de cocineros en el lugar, muchas personas creían que era un restaurante y querían entrar a comer. Fue ahí cuando ambas, sin tener idea del rubro, se animaron a dar ese paso que los clientes les estaban pidiendo. A partir de ese momento la marca no paró de crecer: abrieron un restaurante en San Isidro y después en Recoleta. Además, adquirieron las concesiones de dos clubes importantes: Pilará Golf Club y el Club Hípico Argentino (ahí centralizaron su planta de producción). Hoy cuentan con más de 40 empleados, más un staff ocasional para los eventos.

Mini frolita y Mini lemon pie.
Mini frolita y Mini lemon pie.

-¿Cómo fue abrir un restaurante sin tener idea del rubro?

-Fue una época muy divertida en la cual teníamos como premisa no decir nunca que no. Si era necesario ir al chino a comprar naranjas para hacer un jugo, lo hacíamos. Me acuerdo que con mi hermana, que en esa época trabajaba con nosotras, nos sentábamos cada una en una mesa para que entraran clientes y hacíamos como que no nos conocíamos. Aprendimos mucho y supimos crecer con esos errores que nos ayudaron a consolidarnos.

-Convirtieron algo muy estresante en un aprendizaje, ¿cuál es el secreto?

-Que nos gusta lo que hacemos. Con mamá tenemos una relación súper especial, somos totalmente diferentes, pero muy complementarias. Yo le bajo a tierra muchas de sus ideas. Súper recomiendo trabajar en familia, pero es verdad que hay que tener un feeling especial con esa persona porque a veces cuesta separar los problemas. Si te enojaste por algo de trabajo vas a estar enojado en otros aspectos. Por suerte a nosotras los enojos nos duran poco.

Ciabatta de milanesa, rúcula y mostaza de Dijon.
Ciabatta de milanesa, rúcula y mostaza de Dijon.

-¿Qué creen que caracteriza a su marca?

-Que somos flexibles y versátiles. Nos gusta escuchar las necesidades de nuestros clientes y adaptarnos a ellas.

Cuánto y dónde
x Almuerzo con bebida y postre, aprox. $ 250.
x Contacto: info@convite.com.ar
x Locales: en San Isidro y Recoleta.

Textos: Candela Urta  (curta@atlantida.com.ar) Fotos: Maxi Vernazza.