Leyenda de la moda internacional, Kenzo Takada visitó Buenos Aires. Súper afable, el designer japonés se mostró al natural.
Leyenda de la moda internacional, Kenzo Takada visitó Buenos Aires. Súper afable, el designer japonés se mostró al natural.

Con sus colores vibrantes y joie de vivre, el japonés Kenzo Takada ("Kenzo" a secas para el mundo fashion) se convirtió en un ser único en el ambiente de la moda. Algo sabía de ser distinto. Kenzo supo ser de los pocos hombres en estudiar en la academia de Moda Bunka de Tokio. En los '60 se trasladó a París y, sapo de otro pozo, hizo historia desde allí.

De visita en Argentina, afable, jovial –nada delata sus 79 años–, el designer nos cuenta sus comienzos (fue uno de los primeros en lanzar una colección prêt-à-porter), su paso al costado de la moda (su marca homónima, creada en 1970, está desde 1993 en manos de LVMH) y lo nuevo: la fragancia premium by Avon que acaba de lanzar, Avon Life Colour para Ella y para Él, inspirada en su personalidad vibrante y fresca.

“De la misma manera que lo hice en la moda, sigo intentando democratizar productos de alta calidad. Así creamos esta colección de fragancias Avon Life Colour para Ella y para Él. Quiero que con ella la gente se sienta inspirada y pueda aprovechar al máximo cada día, que propague positivismo”, expresa Kenzo Takada.
“De la misma manera que lo hice en la moda, sigo intentando democratizar productos de alta calidad. Así creamos esta colección de fragancias Avon Life Colour para Ella y para Él. Quiero que con ella la gente se sienta inspirada y pueda aprovechar al máximo cada día, que propague positivismo”, expresa Kenzo Takada.

-Tu nombre y diseños con colores se convirtieron en marca registrada, pero tus inicios no fueron fáciles, ¿dirías que de las crisis surge algo bueno?

-Un poco sí. Trabajaba en París y seguía las tendencias de la moda parisina, pero no tenía ninguna relación con Japón ni nada por el estilo. En los '70 abrí mi propia boutique y comencé a preguntarme, ¿cuál es mi identidad?, ¿quién soy yo? "Yo soy japonés, conozco la cultura y más que los diseñadores parisinos, ¡debo aprovechar esta base, esta oportunidad!", me dije. Tenía escaso presupuesto. Decidí volver a Japón, compré telas de algodón para kimonos –en París no había mucho color– y ellas me dieron fantasía. Las llevé a París y en el económico Marché Saint Pierre –N. de la R.: el famoso mercado de telas francés– compré más algodón y mezclé colores. Trabajé con retazos.

-¿Tus consejos para el éxito?

-¡Ser curioso, generoso, vivir plenamente, ser amable, simple y buscar siempre sacar una sonrisa!

Así charló con Para Ti sobre sus nuevas fragancias y los valores que a los 79 años lo mantienen jovial y vigente.
Así charló con Para Ti sobre sus nuevas fragancias y los valores que a los 79 años lo mantienen jovial y vigente.

 COLOR ESPERANZA. Con esta nueva escapada a la Argentina, Kenzo Takada suma su vista número cuatro al país. Llegó para lanzar sus nuevas fragancias para Avon. "En los '70 conocí a muchos argentinos, muchas modelos, artistas, diseñadores y personas del mundo del teatro. Pablo D´Elía, un gran diseñador; Armando Bo; muchos amigos que todavía tengo", destaca Kenzo.

-¿Te imaginás trabajando en moda al ritmo de hoy?

-No conozco mucho el ahora, pero sé que la moda cambió tantísimo. Es mucho trabajo, hay muchos diseñadores, también cambió la comunicación, cómo se lanzan las colecciones, ¡todo! Tal vez sea más fácil, tal vez más difícil, no lo sé. Sí sé que es totalmente distinto a cuando nosotros trabajábamos. Por entonces había que hacer diseños, saber cómo se fabricaban las telas, ahora todo se hace por computadora, y yo no sé cómo se trabaja por computadora.

“Me gusta trabajar con jóvenes, me aportan cosas nuevas, y también con casas que tengan un know how sólido. Mi objetivo aquí fue crear una fragancia que reflejara la personalidad y los colores que inspiraron mi profesión y que me han ayudado a romper las reglas de la moda”.
“Me gusta trabajar con jóvenes, me aportan cosas nuevas, y también con casas que tengan un know how sólido. Mi objetivo aquí fue crear una fragancia que reflejara la personalidad y los colores que inspiraron mi profesión y que me han ayudado a romper las reglas de la moda”.

-Fuiste de los primeros diseñadores en abrir el juego fuera de la moda y creaste vajilla, objetos para el hogar y fragancias bajo tu abanico de diseños, ¿qué te inspira hoy?

-Cuando yo abandoné la moda en 1999, ¡había trabajado tanto! Tenía 60 años en ese momento y dije, "ya es hora, tengo que parar. Durante uno o dos años voy a detenerme, voy a viajar" –¡y de hecho viajé!–, pero un año después ya tenía ganas de volver a trabajar, es lo que me inspira. Las ganas de hacer algo, de empezar con algo lejos de la moda, y así me puse a colaborar. Me gusta trabajar con jóvenes, me aportan cosas nuevas, y también con casas que tengan un know how sólido. Mi objetivo aquí fue crear una fragancia que reflejara la personalidad y los colores que inspiraron mi profesión y que me han ayudado a romper las reglas de la moda.

“En los ‘70 conocí a muchos argentinos, muchas modelos, artistas, diseñadores y personas del mundo del teatro. Pablo D´Elía, un gran diseñador; Armando Bo; muchos amigos que todavía tengo”, destaca Kenzo.
“En los ‘70 conocí a muchos argentinos, muchas modelos, artistas, diseñadores y personas del mundo del teatro. Pablo D´Elía, un gran diseñador; Armando Bo; muchos amigos que todavía tengo”, destaca Kenzo.

-¿Qué esperás hacer sentir con estas nuevas fragancias?

-Espero que sean algo personal, que demuestren la identidad, pero no quiero que dominen la personalidad, todo lo contrario, quiero que la realcen. No me gustan los perfumes que se imponen, ni fuertes ni pesados. En Japón nadie utiliza fragancias particularmente fuertes (eso lo descubrí al llegar a Francia en 1965). Para mí tiene que ver con la alegría, el goce, porque un perfume, no te olvides, genera emociones. Deseo que las personas se sientan positivas e inspiradas a vivir la vida a pleno.

Textos: Paula Ikeda (pikeda@atlantida.com.ar) Fotos: Maxi Didari/ Gentileza Avon