Cómo calcularla:
Para conocer tu vibración anual tenés que sumar los dígitos del día de nacimiento, el del mes y el de año en curso (2018) y reducirlos a un solo dígito. Por ejemplo, si naciste el 27 del 6, tu vibración es 8. 2+7+6+2+1+8: 26. 2+6: 8.

1

 Indica un nuevo punto de partida que exige pensar sobre todo en uno mismo y plantearse objetivos individuales. Animarse y actuar. Tratar de ser positivo otorgará una base firme de apoyo para darse impulso. Tiempo de iniciativa, de pensamientos y reflexiones claras. Es muy probable que este año sea el comienzo de una actividad laboral que cambie tu estructura. Las ganas de empezar de nuevo a partir de toda la información que acumulaste el año anterior van a surgir con mucho ímpetu. Vas a sentirte a flor de piel y con necesidad de despegar, especialmente a partir de octubre. También te hace plantearte qué hacés de tu vida y sentirte, quizás, un poco sola. La clave: comenzá algo nuevo. Date la oportunidad de arrancar un proyecto de cero y dejá el pasado atrás.

2

El número del amor y de los sentimientos. También es la etapa que marca dualidad y se ocupa de todo lo que tiene que ver con el otro. Será un año de espera en el que habrá que ponerse en marcha para ordenar la vida personal, familiar, sentimental. Llega el momento de definir cuestiones emocionales, especialmente en el plano romántico. Si estás en pareja se inicia el tiempo de tomar decisiones; si estás sola anuncia la llegada de instancias muy positivas para iniciar un romance. También puede significar una etapa de dudas y de comportamientos duales asociados al número 2. Momento de captar sensaciones. Definitivamente es el año para rotar. La clave: confiá en el amor y en abrir caminos.

3
Tiempos de comunicación, de apertura, de establecer contactos, de superar estados, de asegurarte un empleo y de crecer en lo laboral. Momento de entablar relaciones para superarte. Buenas noticias. Pasarás un buen período con hijos o alumnos. Este número mejora la llegada al otro y logra que captes más atención. Tiempo de permitirse diversión. En marzo se abre tu canal de energía y es probable que empieces a mudar tu piel. Este mes trae principio, popularidad y potencia. Tenés por delante un año divino en el que las relaciones van a predominar y lo social llega con mucha fuerza. La clave: abrite a nuevas relaciones, firmá papeles y asociate.

4
Es probable que este año hagas un cambio laboral con éxito, a partir de un proyecto que llegará siguiendo una propuesta interesante y mejor. Desde abril empezás a modificar cuestiones importantes en tu vida. Hay movimientos en las bases sólidas, con compra y ventas de casas y otros temas prioritarios. Construcción, obras y reformas aparecen en el horizonte. No hay que desaprovecharlo ya que es momento de logros y materializaciones concretas. Se imponen el orden y la practicidad. Reestructuraciones con posibilidades efectivas. Es tiempo de construcción en positivo. Consejo: apostá a las propuestas que te llegan, abrí negocios e invertí en asuntos comerciales porque este es un momento para ganar dinero.

5

El movimiento y la acción invaden el aire y se nota: a partir de mayo este número hace transformar tu vida en aspectos impensables. Posiblemente los cambios sean sorpresivos e inesperados. Quizás te mudes y te animes a paseos por lugares cautivantes. También habrá traslados en el trabajo, renovarás tus estudios y buscarás nuevos caminos. Momento de cambios mentales y de toma de decisiones ante diferentes caminos. Año para vender. Muchas sorpresas y algunos imprevistos con los que deberás lidiar. Tené cuidado con los excesos porque estarás más proclive a accidentes. Pero ha llegado, sin duda, el tiempo de viajar y de cambiar. Consejo: movete, tomá decisiones. Activá.

6
Es un año para resolver temas ya que es posible que surjan problemas familiares. Empezás una etapa tranquila en la cual es clave que puedas fortalecerte y empoderarte. No pasarán grandes cosas, es más bien la imagen de la brisa la que lo define. Maravilloso año para formar una familia o para revalorizar la que ya está constituida, para ampliarla o para analizar y mejorar las cuestiones domésticas cotidianas. Es también un momento para estar ordenado como un reglón. En lo laboral el éxito estará en buscar la paz. Tiempo de calidez hogareña o de amor fraternal que trae la oportunidad de proteger y cuidar. La clave: tratá de estar bien con tu familia y ocuparte de lo que podés. Disfrutá de la falta de eventos movilizantes.

7

No será un año tan positivo. Es una etapa de pruebas en la que no te sentís tan acompañada. Llegó el momento de pensar, de analizar y reflexionar. Gran momento para estudiar, comenzar esa tan postergada especialización o adentrarte en la investigación de algún tema que te interesa. Esta es la energía del perfeccionamiento, promueve la revalorización de aspectos más profundos, la intuición, la metafísica y la meditación. Llega el momento de resolver temas pendientes, de replantearse cosas, definir cuestiones que se venían postergando. Todo va a afectarte más porque la sensibilidad está a flor de piel. Hasta julio es mejor no tomar decisiones ni firmar papeles. El desafío está en dejar de pensar tanto. La clave: hacé la plancha y no te des tanta rosca.

8

Es momento de recoger los frutos. Es un año de éxitos, así, con mayúsculas. La suerte juega a favor. El que sembró buena semilla cosechará con creces. Aumentará el prestigio y las ganancias, pero será proporcional al esfuerzo realizado. Necesitás ser ordenada y eficiente para sacar provecho de todo lo que viene. Se vienen grandes oportunidades de mudanza. También hay un viaje importante marcado y agosto será el gran mes de las transformaciones. En lo laboral algo muy significativo va a dejar de ser como era. Un tema va a mutar para siempre y hay que saber aprovecharlo. La clave: disfrutá la buena estrella y mantené la predisposición positiva. Animate a soñar y a capitalizar esas sorpresas que pueden salir de la galera.

9

Señala el final de un ciclo, el cierre de una etapa rodeada de un halo de logros y perfección. Tiempos de conclusión. Año marcado por impulsos fuertes, en el que deberás superar pruebas y emociones encontradas. Necesariamente tendrás que vibrar en positivo. Período en el que aparece un sentimiento de duelo por lo que se acaba y otro de expectativa por lo que está por venir. Si al final lográs no dejarte arrastrar por el desaliento, notarás un gran crecimiento espiritual. El secreto estará en buscar la tolerancia y practicar la compasión. Esta energía trae fortaleza y muchísimo entusiasmo. La clave: hacé la tarea de no postergar y cerrar todo aquello que haya que cerrar.

Textos: MARA DERNI (mderni@atlantida.com.ar) Fotos: MAXI DIDARI

LEA MÁS: