Manuela Pal y su hija Amparo (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)
Manuela Pal y su hija Amparo (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)

Manuela Pal nos recibe con una amplia sonrisa y bien dispuesta. El día anterior había grabado durante muchas horas para los últimos capítulos de la telenovela "Golpe al corazón" (Telefé) y a la noche había tenido función de la obra teatral "Un rato con él", que protagonizan Julio Chávez y Adrián Suar. Aun así, lejos de las ojeras de cualquier madre que trabaja, a ella se la ve fantástica. Se presta gentil y a pura sonrisa para las fotos, y fi nalmente hace stop para hablar de uno de sus temas favoritos: su hija Amparo, que llegó en una noche de Navidad, y le cambió la vida.

–Amparo ya cumplió 2 años, ¿qué balance hacés de esta experiencia como madre primeriza?
–Resulté ser mucho más relajada como madre de lo que esperaba. Pensé que iba a ser muy plomo, pero no, súper relajada. Que coma si quiere comer; lo que no le gusta, bueno, después lo intento de nuevo… La dejo bastante libre. Me gusta que sea libre, que tome sus decisiones desde chiquita. Además tiene un carácter bastante fuerte, jaja. Sí, me sorprendí a mí misma, el balance es 100% positivo. La verdad es que ella es divina, es una gran compañera y me descubro re compañera de ella también. Juego, me divierto, disfruto del trato con ella.

–Se te nota tranquila, nada obsesiva.
–No, no soy nada obsesiva. ¿Le agarra una pataleta de esas que se ponen locos…? Y bueno, la dejo que la transite. Si igual no la podés calmar. Le hacés upa, le cantás, hacés de todo y sigue igual. Cuando veo que viene onda caprichín, la dejo que patalee un rato.

–¿Con los límites, cómo la vas llevando?
–Trato de ponerle, porque a pesar de ser tan pequeña, tiene una personalidad fuerte, te pone los puntos. Cuando quiere algo lo consigue… Es la más chiquita de la familia, primera nieta para mis padres, es la bebota. Del lado del papá tiene primas chiquitas, pero de mi lado es la más pequeña… Entonces trato de ponerle límites, dentro de lo que puedo. Es muy compradora. Le estás marcando un límite y de repente te hace una cara… ¡Es actriz desde la cunita! Te compra siempre. Le querés poner un límite y con una de sus sonrisitas te olvidaste de todo.

Trato de ponerle límites, dentro de lo que puedo. Le estás marcando un límite y de repente te hace una cara… ¡Es actriz desde la cunita!
Amparo ya cumplió dos años (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)
Amparo ya cumplió dos años (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)

–Hablando de límites… ¿Ya duerme en su habitación?
–Duerme mucho y muy bien… ¡pero con nosotros! ¡Error!, ya lo sé. La verdad es que es por comodidad mía. Si la paso ni se entera y duerme toda la noche.

–No es que sos una defensora del colecho.
–¡No! Antes decía: "Ay, colecho, qué horror", de hecho ni entiendo muy bien en qué consiste, nunca me interioricé. Como empecé a trabajar tan pronto prioricé el descanso. La ponía de costado, tomaba la teta, se dormía, yo dormía un rato más, me acostumbré y nunca la pasé. Ahora ya empiezo a necesitar que en algún momento se vaya porque es enorme, patea.

–¿Se duerme sola?
–Sí, por suerte se duerme sola, no es que le tengo que cantar o hacer una rutina. Ella se queda tranqui un rato, mira algo de tele, canta tres canciones y se duerme.

–¿Y con la teta sigue también?
–No. Ya la dejó. Fue re natural todo. Le di hasta los 11 meses. Me pareció que ya iba siendo tiempo de cortar. Ya tenía dientes y a mí me da mucha impresión cuando les dan la teta y tienen toda la dentadura. No critico y respeto todas las elecciones, pero yo no. A los 11 meses y 4 dientes dije: "Ya está". Y un día le di sólo una teta, otro día
la del desayuno, ponele, y otro día no le di más. No lloró, no pataleó y no me afectó emocionalmente.

Por Florencia Romeo / Producción: Julita Astelarra / Fotos: Rosalía Cameroni / Maquilló y peinó: Sebastián Lopreto para Mechi Miqueo Studio con productos Lancôme y L'Oreal Pro / Agradecemos a Ríe, Mimo & Co. y Globos Tuky.

Seguí Leyendo: