“Mami, ¿de dónde vienen los bebés?” (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)
“Mami, ¿de dónde vienen los bebés?” (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)

"Cuando el niño pregunta cómo nacen los bebés, en realidad, son dos preguntas las que está haciendo. Aunque los papás no se den cuenta, están preguntando, además de cómo nacieron los niños en general, cómo nacieron ellos, y cómo se creo el mundo", indica la psicóloga Eva Rotenberg, quien aconseja responderles directamente lo que quieren escuchar, es decir, explicarles pura y exclusivamente cómo fue su nacimiento.

"Al hacerlo es imprescindible hacer hincapié en lo afectivo. Contarle por ejemplo cuánto lo desearon, cómo lo esperaron durante los 9 meses de embarazo y lo felices que se sintieron cuando lo tuvieron en brazos por primera vez", sostiene la licenciada.

Bien precisos

Con respecto al vocabulario que se debe utilizar ante este tipo de preguntas, recomienda usar palabras sencillas, de acuerdo a la edad y realidad de cada familia. "Por ejemplo se podría decir: `Cuando una mamá y un papá se quieren mucho, deciden tener un bebé. Se necesita algo del papá y algo que pone la mamá para que nazca el bebé. Pero antes de nacer tiene que permanecer muy cuidadito durante 9 meses dentro de la panza de la mamá. Es como un nidito interno´", explica la profesional. Pero agrega que más adelante pueden seguir preguntando, buscando más detalles: "¿Qué pone el papá?". Entonces, la respuesta será, `lo que pone el papá se llama semen que se une con algo que tiene la mamá, que se llama óvulo´", indica la especialista.

¡Que pregunte!

La Lic. Rotenberg pone énfasis al afirmar que es normal que los chicos hagan preguntas de sexo. Es más, que no se preocupen por saber debería llamar la atención. Si no lo hacen, es porque tienen alguna inhibición o sienten que es un problema para sus padres. Las preguntas son diversas porque todo el mundo es nuevo para ellos. Que sus hijos se animen a seguir indagando dependerá de la importancia que los padres le den al tema y de cómo respondan. "Si un niño nunca pregunta nada, hay que estimularle la curiosidad: `Viste que esa señora está esperando un bebé?´. Mostrándole que no es malo preguntar, y que su mamá y su papá le pueden contestar", recomienda la especialista, y sostiene que los libros de sexualidad para chicos son buenos, pero siempre que funcionen como guía para los padres; que los ayuden a ver las ilustraciones y procesarlas.

Si un niño nunca pregunta nada, hay que estimularle la curiosidad.

¡Siempre atentos!

Años atrás, cuando el sexo era un tema tabú, muchos acudían a la fábula de la cigüeña. La especialista sostiene que lo único que generan es que el niño luego desconfíe de sus padres y les pierda confianza. "Es fundamental que los padres estén preparados para las preguntas que les puedan hacer sus hijos, y que no los sorprendan. Pero si no llegaran a saber cómo responder, pueden decirles que saben la respuesta, pero que van a pensar cómo explicárselo. Eso sí, no deben olvidarse de responderle, ya que así sólo se logrará que no vuelvan a preguntar, se guarden todas sus dudas y se las respondan solos y tal vez equivocadamente", concluye la psicóloga.

Por Paula Labonia / Asesoró: Lic. Eva Rotenberg, psicóloga, directora de la Escuela para Padres, M.N. 3.493.

 

LEA MÁS: