Cuando el embarazo llega después de los 35 Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Cuando el embarazo llega después de los 35 Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

En la Argentina, a nivel nacional, el 17% de los embarazos de primerizas se da a partir de los 35 años y ésta es una tendencia que va en aumento en todo el mundo por distintos factores. "La independencia alcanzada por la mujer, como la realización profesional, dificultades y/o metas económicas a alcanzar, avances médicos en cuanto a las técnicas de fertilización asistida y leyes de divorcio, son algunos de ellos", opina el obstetra Bernardo Löwenstein.

Si estás planeando ser mamá por primera vez en esta etapa de la vida, tenés que saber que no es una experiencia ni mejor ni peor, simplemente diferente, y que tiene sus particularidades tanto en lo físico como en lo emocional.

Fertilidad

Las dificultades para conseguir un embarazo son mayores a partir de los 30 años y se hacen más notorias después de los 35. La fertilidad disminuye a medida que la edad avanza, debido, según el especialista, a factores hormonales y sobre todo a la disminución de la reserva ovárica de óvulos y de los mecanismos de maduración de los mismos. Pero tranquila, eso no significa que no puedas ser mamá. Sólo que tal vez demores un poco más que una mujer más joven en lograrlo. Y, afortunadamente, hoy en día existen diversos tratamientos hormonales y de inseminación artificial que podemos realizar para poder concebir cuando esto no se da en forma natural.

Qué se siente

La futura mamá a esta edad vive su embarazo de manera especial. Es posible que ya haya alcanzado la mayoría de sus metas, como estudiar, trabajar, salir, viajar y disfrutar de su vida de pareja sin complicaciones, y que ahora, sin asignaturas pendientes, se encuentre con toda su energía enfocada en convertirse en madre.
Por lo general, la embarazada se siente más "preparada" para ser mamá y tiene más en claro de qué manera plantear la crianza de su hijo que cuando tenía varios años menos. Pero también, dice el obstetra, son embarazos llevados con más ansiedad dada la edad y muchas veces la conciencia de que pueden ser pocas las oportunidades de nuevos embarazos, sobre todo si mediaron factores de esterilidad previa.

Ser mamá después de los 35  Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Ser mamá después de los 35  Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

Riesgos

En cuanto a lo físico, esto depende de si se presentan o no antecedentes clínicos que puedan complicar la evolución del embarazo. Afortunadamente la mujer de hoy cuida más su cuerpo y adhiere a medidas higiénico dietéticas que preservan su integridad", sostiene Löwenstein.

El seguimiento del embarazo de una mujer mayor de 35 años, es igual al de las menores de esa edad, pero las visitas al consultorio son más frecuentes

"El seguimiento del embarazo de una mujer mayor de 35 años, es igual al de las menores de esa edad, pero las visitas al consultorio son más frecuentes. Respecto a los análisis, ecografías u otros métodos de estudio auxiliares, su frecuencia las determinará cada especialista de acuerdo a la evolución, que de ser ésta normal, no deberían ser mucho más frecuentes", señala el obstetra.

De todos modos, el embarazo después de los 35 tiene de por sí un mayor riesgo de complicaciones. "Con la edad aumentan progresivamente la hipertensión arterial, preeclampsia, diabetes gestacional, enfermedades cromosómicas y el retardo del crecimiento intrauterino de los bebés, y estas madres tienen más riesgo de cesáreas, episiotomías y fórceps", advierte el profesional, pero aclara: "No es que todas las madres mayores de 35 años presentarán estos problemas, sino que la tasa de los mismos aumenta en cierta proporción respecto a las menores de 35".

Sí, se puede

La buena noticia es que mediante un buen control previo al embarazo se pueden detectar diferentes patologías, tanto clínicas (hipertensión, diabetes, cardiopatías, etc.), como ginecológicas (lesiones del cuello uterino, entre otras), y tratarlas antes de la concepción. "Y de no ser posible la cura de las mismas, estar advertidos de su presencia y con buen asesoramiento médico sopesar riesgos y beneficios de un embarazo", concluye el médico.

Por Paula Radoviztki / Asesoró: Dr. Bernardo Löwenstein, obstetra, jefe del Servicio de Obstetricia de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina, M.P. 26.041.

LEA MÁS: