Circuito gourmet: 6 lugares imperdibles para comer en Chacarita

Después de Palermo y Colegiales, hoy la nueva movida está en Chacarita. Con su particular mezcla de jóvenes recién llegados y vecinos de toda la vida, el barrio se convirtió en un spot interesante.
El barrio de Chacarita ya tiene su movida gourmet. En la foto, Rita (en la esquina de Olleros y Fraga)

Siempre existe un pionero. Así como una vez, casi treinta años atrás, alguien pensó que cruzando Juan B. Justo, en la zona de los PH y talleres mecánicos que empezaba a atraer jóvenes, podía haber un público interesante para restaurantes o bares y eso derivó en uno de los circuitos más cancheros de Buenos Aires, y después hubo otro que apostó por Colegiales, otro por Nuñez y bajo Belgrano, hace ya un tiempo que tímidamente empezaron a asomar los primeros bares y restaurantes en la zona de Chacarita.

Menos fancy que Belgrano, igual de canchero que Colegiales y todavía más fresco y novedoso que Palermo, el barrio de Chacarita tiene hoy por hoy una movida que vale la visita.

Chiquito y poblado de productoras y agencias, el barrio que limita con Colegiales y Villa Crespo tiene una linda mezcla de jóvenes creativos y vecinos de toda la vida que se ve en las calles y en las mesas de los restaurantes. Del lugar para tomar algo y escuchar jazz a la vermutería reversionada, acá van algunos de los puntos en los que tenés que hacer una parada si pasás por el barrio.

En Rita, entrada + plato principal+ postre cuestan $ 250.

ABRIENDO CAMINO. Silvina Trouilh ya es una especialista en descubrir rincones con encanto: lo hizo en su momento con Caseros, en el boulevard más lindo de San Telmo, y volvió a hacerlo hace dos años cuando decidió abrir Rita, en la esquina de Olleros y Fraga. 

Una entrada, un plato principal y un postre cuestan $ 250 e incluso se puede ir solamente por el principal y una bebida por $ 200 o por una de las pastas, sándwiches o sopas a la carta o por los riquísimos desayunos y meriendas con pastelería casera.

García Castro en Av. Dorrego al 1300.

Siguiendo el recorrido del mediodía, aunque en una opción take away, el local recién abierto García Castro en Avenida Dorrego al 1300 es uno de los nuevos favoritos del barrio.

Sándwiches, ensaladas y tartas caseras, todo con una impronta gourmet, elaborados y vendidos por sus dueños son la sencilla y efectiva propuesta con la que Lucas García y Rodolfo Castro se animaron a salir a vender al público en el local en el que antes daban clases y cocinaban para los eventos de su catering.

Un bagel casero de salmón con remolacha asada, queso crema y ciboulette acompañado de papas cuesta $ 135 y una tarta con guarnición va de los $ 90 a $ 115.

Justo al lado, en la esquina de Dorrego y Loyola, hace un par de años que abrió sus puertas Mordisco. Pionera en el barrio (durante años tuvo el bodegón Don Charlone), Carla Nicastro decidió que a la zona le faltaban opciones de ricas hamburguesas y sándwiches caseros y decidió hacerlo a su estilo.

Mordisco sumó ricas hamburguesas y sándwiches caseros al barrio.

Tortilla, tartas y wraps son parte de la carta a la que a la noche se le suman algunos de los éxitos de su bodegón anterior.

Las alternativas veganas y cerveza tirada completan una oferta que parte de menués de $ 200 y abre mediodía y noche.

CUANDO BAJA EL SOL. Siguiendo adentro del circuito, una cuadra atrás, en la esquina de Castillo y Dorrego abrió sus puertas La Fuerza, una vermutería con aperitivo de la casa y toda la tradición del bar porteño versión remake.

Ideada por un grupo de bartenders y empresarios del vino decididos a darle batalla al boom de las cervecerías, desde enero en esta esquina de Chacarita se sirven y preparan infinidad de vermuts rojos y blancos solos, con soda y tónica o en tragos.

La Fuerza, una vermutería con aperitivo de la casa

Triolets y octolets con productos de primera calidad y platos clásicos de la cocina española o italiana aporteñados acompañan los happy hour que se sirven dos por uno con una porción de papas a $ 100.

La Fuerza, una vermutería con aperitivo de la casa.

También dentro del circuito nocturno, aunque menos enfocado en la gastronomía que en la propuesta cultural, Santos 4040 es uno de los lugares que más gente convoca.

Santos 4040 forma parte del circuito nocturno de Chacarita.

Noches de teatro, jam sessions, cerveza artesanal y tragos son parte de la agenda de este espacio increíble de la calle Santos Dumont 4040.

Santos 4040 está ubicado en Santos Dumont 4040.

Lekeitio es un restaurante de cocina vasco-filipina que abrió hace 2 años Shanti Aboitiz, en Santos Dumont 4056. Estadounidense de nacimiento, pero descendiente de una familia de vascos radicados en filipinas, el pilar de la carta de este lugar único es la fusión de esas dos tradiciones.

Tragos de autor en Lekeitio

De la tortilla de papas al contrabando de chipirones (chipirones rellenos de panceta y chorizos), pasando por los nem de morcilla o los roll'n'Lui, los platos que se sirven en Lekeitio se salen de lo conocido.

Abre de lunes a sábados a la noche y sábados y domingos, mediodía y noche y el precio por persona va de los $ 400 a $ 600.

En poco tiempo, Chacarita fue cambiando su fisonomía y hoy va camino a convertirse en un barrio con sabor gourmet.

Texto: Lucía Benegas (lbenegas@atlantida.com.ar). Fotos: Eugenia Balerdi

Últimas noticias

Mas Noticias