Fusión de estilos: una casa con reformas y espacios generosos

Mix de estilos y épocas, riqueza de materiales y texturas, y buenas dosis de color. Los ambientes de esta casa decorada por Loly Albasini no escatiman en elementos para componer sus distintivas y ricas estéticas.

La decoradora quiso hacer del livingcomedor un espacio ecléctico. El lugar, que tiene pisos de madera de incienso y está dominado por una gran chimenea de piedra (Centonara), logró su cometido al combinar sillones y sofás de estilo francés (comprados en anticuarios de San Telmo) con un sofá Estilo Pilar de 3 m de largo, tapizado en lino Flame blanco (Loly Albasini) y una mesa ratona con tapa de madera maciza con acabado drift y patas de acero.

Una araña Chanse con caireles en forma de frutas y pantallas fruncidas se descuelga sobre el espacio, que se completa con dos consolas espejadas: una que se ubicó contra las cortinas traslúcidas y otra, como mesa auxiliar del sofá.

Living con fusión de estilos

Los dos sillones Luis XV (comprados en un anticuario de San Telmo) que se ubican contra la chimenea de piedra fueron retapizados: uno en lino irlandés turquesa y el otro, en terciopelo verde seco.

Sillones Luis XV

En el mismo ambiente, una mesa rectangular de hierro con pátina óxido se equipó con un mix de sillas. Las de los laterales son estilo Luis XVI: de un lado, con respaldo esterillado y marco de madera tallada con rosas (también compradas en anticuarios de San Telmo) y, enfrente, versiones tapizadas en terciopelo verde. En las cabeceras se ubicaron modernos sillones tapizados en terciopelo gris plomo, mientras sobre la mesa se lucen candelabros de diseño exclusivo (Celedonio).

Mesa de hierro + mix de sillas Luis XVI

Como prueba de que cada espacio de la casa tiene su propia estética, la cocina y el comedor diario apuestan al total white. Los separa una isla de madera laqueada, al igual que los muebles de la cocina (De Otro Tiempo), que fue acompañada con tres banquetas altas de la línea Tolix.

La mesa de estilo moderno con patas macizas lleva una pátina blanca para hacer juego con las sillas rectas con fundas de lino blanco. El mueble que la enmarca se hizo a medida y toma la antigua chimenea de la casa –ahora revestida con mármol de Carrara– como eje principal.

Combina estantes y puertas, y en la parte superior incorpora un cristalero que exhibe la vajilla familiar. Una araña veneciana de dos pisos con caireles antiguos de colores domina la escena.

Cocina

El family room se ubica a continuación de la cocina y tiene conexión lateral con el comedor. Allí, frente al mueble bajo realizado a medida para dar lugar a la tevé, se reúnen un gran sofá esquinero llamado Macro Gervasoni (Loly Albasini), tapizado en lino gris con pestañas deshilachadas, con dos butacas capitoné y una antigua sillita francesa reciclada, todo alrededor de una mesa baja rústica patinada en blanco.

Los almohadones (de piel sintética, con serigrafías de las estaciones de subte de NY y de lino a rayas) acompañan el género de las cortinas, realizadas con una combinación de dos telas: lino en bastones en la paleta del gris y gasa de algodón blanco.

Family room

El lugar, que tiene pisos de cemento alisado, incorpora en el cielorraso de hormigón encofrado una ventana colocada a modo de lucarna, para conseguir luz natural y un efecto de antiguo vitreaux.

La remodelación de la casa se hizo en tres etapas, en diferentes momentos a lo largo de cinco años. La primera y la tercera comprendieron la ampliación del living principal, el agregado de un nuevo bloque para una master suite y un área de servicios anexa a la cocina, así como el reemplazo de la galería abierta por una cerrada con parrilla. La segunda etapa fue este estudio, que se ubica en la planta alta y cuenta con 65 m2. Concebido como espacio de trabajo de la dueña de casa, contiene un gran mesón antiguo de madera de pinotea lavada y otras piezas antique como la vitrina y la cajonera intervenida con números. El espejo con marco dorado se coronó con la palabra "tranquilidad", escrita con alambre. La máquina de coser ocupa un lugar central.

Estudio.

En este cuarto juvenil, un género se vuelve protagonista. Se trata de un algodón de doble ancho llamado Belle Etoile, diseñado por Loly Albasini y estampado en España. Se usó tanto para la funda de edredón como para los almohadones y las cortinas.

La cama, que lleva un respaldo con orejas enfundado en lino blanco (modelo Madame, de Loly Albasini), suma textura con una manta de piel rosa, que hace juego con la alfombra de pelo largo de pura lana. La mesa de luz de estilo francés está revestida con espejo tallado a mano y deja ver su estructura de madera natural. Una luminaria con forma de corazón y un escultórico vestido realizado en alambre decoran la pared.

Cuarto juvenil

La suite principal apuesta por una paleta de tonos naturales. La cama con respaldo capitoné de lino en tono arena se ubicó entre dos mesas de luz diferentes: una petite cómoda antigua de madera lavada y una mesa de arrime de metal dorado a la hoja. Acompaña una gran banqueta capitoné al pie de la cama, que fue vestida con una manta antigua de lino blanco, almohadones rayados en beige y blanco y de color tierra, y un throw de piel en tono tierra.

Las cortinas son de lino pesado marfil combinado con organza de lino al tono y un género estampado a mano en colores neutros. Una araña antigua cuelga sobre una de las mesas. Sobre la cabecera se ubicaron dos marcos hexagonales de espejo.

Habitación principal

En el baño principal la clave está en los revestimientos. La mesada –que incorpora la bacha y dos juegos de grifería Hansgrohe– es de mármol de Carrara y dialoga allí con las columnas de piedra que enmarcan el espejo. Un sillón de estilo francés con su pátina dorada original ocupa el espacio central, mientras una palangana y jofaina de porcelana francesa lo acompañan desde la mesada.

Baño principal.

La última reforma de la casa comprendió el reemplazo de la galería por este lugar cerrado, que funciona como extensión en paralelo del family room. La parrilla tiene frente de cemento alisado natural y cielorraso de hormigón.

Un gran sofá Chesterfield con estructura a la vista de madera natural convive allí con un gran camastro rectangular ubicado frente al fuego. La mesa, modelo Alfil, es de madera maciza con acabado drift; se acompañó con dos sillas Luis XVI, una silla matera y dos banquitos Oveja (comprados en Estilo Pilar). En tanto, una lámpara trípode con pantalla de lino complementa desde un rincón la iluminación provista por la araña central que se colgó de una roseta antigua recuperada (todo de Loly Albasini).

Extensión del family room.

La casa que solía ser de ladrillos a la vista y con techo a dos aguas, durante la reforma sufrió en el contrafrente una transformación hacia un estilo más neto. Ahora tiene paredes pintadas de color gris elefante y molduras rectas, mucho más modernas. Los grandes ventanales les dan a los ambientes luminosidad constante. En el jardín se acomodan un juego de living de hierro y un fogón.

El jardín.

El frente de la casa, al que se llega por un camino de piedra partida, conserva la apariencia original, con techo de chapas, a dos aguas. Los diversos volúmenes de la arquitectura hablan de las distintas reformas y ampliaciones.

El frente de la casa

Producción Valeria Crida. Fotos: Facundo Basavilbaso