Una casa en Tigre impregnada de modernismo extremo y vista protagónica

Con una laguna como escenario, el arquitecto Andrés Remy diseñó una casa en la que los límites entre interior y exterior están casi borrados. Aberturas grandes, naturaleza exuberante y vistas únicas

Las vistas de la casa y su integración con el entorno fueron el objetivo del arquitecto Andrés Remy, quien invirtió los ambientes. Así, los dormitorios y un playroom quedaron en la planta baja, mientras que el living, la cocina y el comedor están en el primer piso.

Una escalinata de acceso con dos círculos cavados (que permiten una iluminación cenital natural) conduce a la puerta principal. La fachada tiene carpinterías de aluminio anodizado natural y un cantero con gramíneas, colas de zorro y palmeras a la sombra de una tipa antigua.

Vista de la casa. (Fotos: Axel Indik/Para Ti)

La planta baja tiene un family y sala de tevé con vistas a la pileta de natación. La mesa es de madera de incienso, patas enchapadas y tapa de mármol de Carrara, y se la combinó con un sillón tipo chaise longue en lino y con almohadones (Linos del Pacífico).

Planta baja. (Fotos: Axel Indik/Para Ti)

La chimenea entre dos paños de vidrio es uno de los highlights del living. Se acompañó de un par de sillones con funda en cuero natural y almohadones de terciopelo (María Cher), mesas bajas redondas en chapa, una mesa lateral en chapa negra con tapa de madera maciza (Editor Market) y una clásica silla Barcelona (Manifesto).

El living con visión doble (Fotos: Axel Indik/Para Ti)
Una tetera china (Lejano Oriente) y cuencos. (Fotos: Axel Indik/Para Ti)

La suite principal mira a la laguna y es más bien sencilla: una cama con respaldo, acolchado y almohadones de lino crudos (Sin Almidón), pisos de madera de incienso y un sillón individual en madera con almohadones de lino (Oscar Ramírez) a tono se combinan con una alfombra de pelo largo (Graciela Churba). Los almohadones y la manta pie de cama (Linos del Pacífico) dan el toque de color. Las mesas de luz son bajas, de madera con tapa en chapa pintada (Editor's Market) y las lámparas, cromadas con bocha de vidrio (Fábrica de luz).

Habitación principal. (Fotos: Axel Indik/Para Ti)

En el cuarto infantil la gran protagonista es la cama con respaldo de madera tipo nórdica (Krethaus). Se la combinó con una mesa de luz a juego (Krethaus) y colchas de Ikea.

Cuarto infantil. (Fotos: Axel Indik/Para Ti)

En el baño de la planta baja los pisos de cemento alisado se combinaron con mesadas de mármol de Carrara con bachas de apoyo y grifería de pared. Debajo de la mesada, unos banquitos de Ikea y un zapatero en madera enchapada.

Baño de chicos(Fotos: Axel Indik/Para Ti)

El primer piso se resolvió con una planta libre con techos altos y ventanales a la laguna. La cocina elevada parece flotar entre las copas de los árboles que se filtran por los ventanales. La decisión de hacer todo en blanco ayuda a que la naturaleza sea el gran atractivo.

Comedor diario y cocina están separados por una isla totalmente blanca, con bacha embutida de acero y muebles con mesada de Silestone y madera laqueada. A tono con la decisión, los pisos son de porcellanato mientras que la expansión hacia el frente tiene deck de lapacho. Para el comedor diario se eligió una mesa triangular enchapada en nogal teñido más un juego de sillas apilables.

Cocina comedor. (Fotos: Axel Indik/Para Ti)

Check list

xCuando las aberturas son grandes, las vistas se convierten naturalmente en protagonistas: los interiores se deben integrar al exterior en la medida de lo posible.

xLas casas con reminiscencias modernistas tienen el riesgo de ser frías; las plantas, los textiles y materiales naturales ayudan a suavizar y dar un tono cálido.

xLa lucidez de hacer los espacios sociales en el piso alto hizo que los ambientes más vividos sean los que tienen mejor vista. No siempre lo más cómodo o común es la mejor decisión, hay que evaluar
las cualidades del terreno y las posibilidades para lograr la ecuación ideal.

Producción: Andrea Sanguinetti.