Después del boom de los productos de belleza coreanos, la cosmética japonesa conquista el mundo

La cosmética oriental sigue marcando el rumbo de las tendencias más innovadoras y atractivas. Ahora la industria se maquilla a la medida de la J-Beauty, que se impone por la calidad y buenos resultados de sus tratamientos.
Cosmética japonesa, conquista la industria beauty

En Oriente la cosmética parte de una misma base: la prevención, que es también la principal diferencia que mantiene con Occidente, donde se apunta a diseñar productos para reparar daños (envejecimiento, manchas, etc.). Primero nos conquistó la K-Beauty (con "K" de Korea, como se escribe en inglés) con sus mascarillas y su packaging como de juguetería y casi de colección. Ahora, la J-Beauty (con "J" de Japón) con su ADN minimalista y perfeccionista, amenaza con destronarla.

PUBLICAR Y COMPARTIRDe la mano de productos innovadores y creadora de nuevas tendencias, la K-Beauty empezó a abrirse paso en las redes sociales y fue ganando adeptas (¡y adeptos!) en todo el mundo, ávidos de mostrar los rituales de cuidado facial. Se multiplicaron las fotos con mascarillas de carbón y parches descongestivos, los videos quitándose el maquillaje o indicando cómo hacerse masajes con aceites. Pero, más allá de lo anecdótico, ¿cuál es el fundamento de estas formas de cuidar la piel?

En principio, la K-Beauty apunta a ingredientes que hidratan y protegen, con fórmulas de efecto inmediato logradas mediante investigaciones en laboratorios especializados.

COREA. La K-Beauty apunta a ingredientes que hidratan y protegen.

La idea es incluir una larga lista de productos, esperando los mejores resultados de cada uno: por ello, las rutinas de las mujeres coreanas son interminables.

Otro rasgo peculiar son sus best sellers (o productos más vendidos): las BB creams y su concepto multifuncional fueron un éxito rotundo, así como las mascarillas –de todo tipo– de fácil uso domiciliario. Todo presentado en packagings pensados para no pasar desapercibidos.

Consultamos a Verónica Frágola (www.getglam.com.ar), beauty blogger y periodista especializada en el tema. ¿Qué es lo que más te gusta de la K-Beauty? "Los resultados. Parece complicado hacer una rutina de 10 pasos (yo llegué hasta 8), pero una vez que vas viendo cómo te cambia la piel y empezás a hacerlos tuyos, todo se va acomodando. Al principio pensás que vas a tardar 3 horas en ponerte todas las cremas, pero en verdad son sólo unos 5 minutos o menos (sí, lo cronometré)", afirma.

la K-Beauty empezó a abrirse paso en las redes sociales y fue ganando adeptas en todo el mundo, ávidos de mostrar los rituales de cuidado facial.

SECRETOS DE GEISHA. La cosmética japonesa, por otro lado, hace foco en métodos que respetan los tiempos y las tradiciones. "Los rituales de belleza son centenarios, remiten a las formas del arte kabuki y a las geishas, hay una larga historia del embellecimiento, sus técnicas y la aplicación del maquillaje", dice el maquillador Troy Surratt.

Según esta tradición, las rutinas no deben ocupar demasiado tiempo, por lo que apuestan a productos de calidad que, tras su uso continuo, reflejen en la piel sus buenos resultados, donde la inmediatez no es relevante. En cuanto a los ingredientes, aunque crean fórmulas innovadoras, surgen de componentes clásicos como té verde, aceite de camelia y de arroz.

Por su parte, la fundadora de la firma de belleza Tatcha, Vicky Tsai, compara la J-Beauty con la alimentación japonesa y asegura que "se basa en el minimalismo y utiliza ingredientes de calidad. Las mujeres japonesas utilizan menos productos que las coreanas, y lo hacen siguiendo un esquema metódico en el que los masajes y las técnicas con las que se aplican los productos son esenciales para que el ritual de belleza sea formidable".

Japón. La J-Beauty se basa en: productos multifuncionales que logran diversos resultados con su uso.

En cuanto a sus pilares, la J-Beauty se basa en:

x Productos multifuncionales que logran diversos resultados con su uso.

x Fórmulas "salvatiempo": nada que ver con el largo ritual coreano. Acá se optimiza el tiempo con productos, como las mascarillas que aúnan tres funciones y que actúan en tan solo sesenta segundos.

x Lightening y whitening: los efectos más deseados se logran, por un lado, con productos que alisan e iluminan la piel, unifican el tono del cutis, proporcionan un aspecto saludable y joven, y disimulan las imperfecciones y los signos de fatiga. Por el otro, con aquellos que despigmentan y previenen la formación de nuevas manchas.

x Lip tints: otro producto "estrella" de esta cosmética, los labiales líquidos de gran penetración que perduran y se pueden aplicar en las mejillas.

x Acabado glossy: productos que pueden aplicarse en determinados puntos del rostro para resaltarlos y lograr un extra de luz sobre ellos.

x Mousse: limpiadores faciales, productos capilares, bases de maquillaje, BB creams, rubores, cremas de manos, productos exfoliantes, protectores solares o geles corporales, son algunos de los que ahora cuentan con esta textura que aporta un placer sensorial extra.

xLos aceites de limpieza son un ítem fundamental.

x Se prefieren las texturas livianas (leche, gel, emulsión, tónico) que son de rápida absorción para aplicar de manera intercalada, antes que la aplicación de una sola capa de crema más pesada.

xFórmulas “salvatiempo”: nada que ver con el largo ritual coreano. Acá se optimiza el tiempo con productos, como las mascarillas que aúnan tres funciones y que actúan en tan solo sesenta segundos.

LO MEJOR DE CADA UNA. ¿Con cuál te quedás? "Los cuidados coreanos fueron los que hice al principio, así que los siento más cercanos. Aunque en cierto momento se empiezan a entrecruzar, así que terminás mezclando técnicas y ya no sabes cuál de las dos es la que verdaderamente te gusta. Hago las rutinas coreanas y los masajes japoneses de Chizu Saeki", admite Vero Frágola, y agrega: "Para mí, lo mejor es el cambio de paradigmas con el uso de aceites y de la doble limpieza; ahora soy más consciente de los cuidados que le doy a mi piel.

Los masajes también son un momento buenísimo para conectar con una misma (me gusta mezclar masajes Tanaka con los de Saeki), mientras uso aceites para limpiar mi piel. Recuerdo que hace unos cinco años me miraban como a una loca cuando buscaba aceites para limpiarme la cara… Ahora estoy en mi paraíso".

Por su parte, Sarah Lee, cofundadora y coCEO de Glow Recipe, apunta: "El cuidado de la piel se fundamenta en que cada una encuentre lo que mejor le funciona y le produzca más placer usarlo; no estoy de acuerdo con separar estos dos tipos de cosmética como categorías excluyentes. De hecho, tienen muchas similitudes".

Así que las máscaras engomadas, las esencias y sérums de la K-Beauty se pueden combinar con las cremas humectantes, limpiadoras y protectores solares de la J-Beauty para trabajar juntas por nuestra piel.

Textos: M. Florencia Bocalandro. Foto: Latinstock

Últimas noticias

Mas Noticias