Reforma de Ganancias: lo que ameritaría un debate de fondo, se arregla con un parche

La última modificación del impuesto corrigió marginalmente 20 años de transformación del régimen por falta de ajuste, pero la inflación creciente hace que en poco tiempo alcance a más gente

Economía, Diputados y sindicatos, acordaron cambios en el régimen de Ganancias para los trabajadores
Economía, Diputados y sindicatos, acordaron cambios en el régimen de Ganancias para los trabajadores

Tras dos décadas de ajustes discrecionales, el Impuesto a las Ganancias mutó desde un sistema que alcanzaba a un reducido número de trabajadores asalariados de altos ingresos a uno que alcanza a asalariados con ingresos apenas por encima del sueldo promedio formal de la economía.

La administración anterior introdujo, en 2017, una serie de cambios que apenas corrigieron la situación en la que la ausencia de ajustes -particularmente de las escalas- estaba el régimen cuando asumieron. La modificación implicó el aumento del mínimo no imponible y el incremento de las escalas, lo que permitió reducir el número de trabajadores alcanzados y la tasa promedio del impuesto que pagaban.

Sin embargo, el nuevo esquema quedó bien lejos de la estructura que el impuesto tenía a comienzos de los 2000 y, a pesar de los ajustes, el mínimo no imponible quedó cerca del salario promedio, mientras que en 2000/2001 ser contribuyente requería un sueldo de partida de 2,3 veces el promedio del trabajador registrado en relación de dependencia.

Con la reforma de 2017 no sólo se ajustaron los parámetros, sino que se establecieron mecanismos de ajuste de las deducciones permitidas a fin de eliminar la discrecionalidad.

El nuevo esquema quedó bien lejos de la estructura que Ganancias tenía a comienzos de los 2000

Ahora se pretende limitar lo que había estado sucediendo que era reformar un sistema sin una discusión parlamentaria, solamente congelando las variables. La regla introducida establece que las deducciones permitidas para la determinación del impuesto se ajustan por la variación del salario del año anterior. Es decir, las deducciones para período t se incrementan con la variación del salario formal en t-1, más precisamente se toma la evolución del Ripte entre octubre de t-1 y octubre de t-2. En la medida en que el ajuste del salario formal sea idéntico en ambos períodos, la estructura del impuesto (mínimo no imponible, escalas del impuesto) se mantiene constante.

Sin embargo, si el salario nominal tiene una tendencia creciente las deducciones subirán menos y por lo tanto aumentará el pago del impuesto, independientemente de si el aumento del ingreso es positivo o no en términos reales.

En períodos de inflación creciente, que llevan a incrementos salariales cada vez más altos en términos nominales, el mínimo no imponible se reduce, las escalas se acortan, lo cual termina en más gente pagando este gravamen y a una tasa mayor.

Fuente: Revista Indicadores de Coyuntura 643, Fundación FIEL
Fuente: Revista Indicadores de Coyuntura 643, Fundación FIEL

Esto es lo que ha sucedido en los dos últimos años. En 2021, el mínimo no imponible para un trabajador soltero se redujo a 1,04 salarios medios y en 2022 se ubicaría por debajo del salario promedio, cuando al momento de implementarse la reforma, en 2017, éste era de 1,17 veces.

Esta situación que hizo que más y más trabajadores ingresaran en la categoría de contribuyentes y comenzara a generar presiones gremiales, ya que los aumentos salariales conseguidos en paritarias terminan siendo mermados por el pago del Impuesto a las Ganancias.

Similitudes con 2013

En un intento de reducir el impacto, la solución adoptada en esta oportunidad se asemeja a la implementada en 2013: establecer un nivel de salario debajo del cual no se paga el impuesto, aun cuando -después de las deducciones- el ingreso imponible lo ameritara.

Fuente: Revista Indicadores de Coyuntura 643, Fundación FIEL
Fuente: Revista Indicadores de Coyuntura 643, Fundación FIEL

Si bien un ingreso por debajo del cual no se paga un impuesto suena a mínimo no imponible, este mínimo difiere del habitual. El mínimo no imponible de Ganancias establece un piso sobre el cual se comienza a pagar de acuerdo a las escalas establecidas.

En este otro caso, se establece una “deducción incrementada” que hace cero el pago del impuesto determinado para quienes tengan salarios por debajo del establecido ($165.500 para el promedio de 2021 y $252.000 para el promedio de 2022) pero quienes tienen ingresos por encima de ese salario determinado no lo pueden deducir, es decir ese monto se incluye en la determinación de su impuesto.

Por tanto, el que paga porque su ingreso está por encima de este nuevo mínimo abona lo que corresponde por la “deducción incrementada” y por todo el ingreso superior a ese monto y no sólo por el ingreso marginal.

Un trabajador soltero que sobrepasa el mínimo no imponible por un peso ya está siendo alcanzado por la tasa marginal del 31 por ciento

Esto genera que el paso de “no alcanzado” a “alcanzado” por el impuesto no sea marginal ya que quien supera el mínimo fijado pasa a pagar el impuesto pleno. De hecho, un trabajador soltero que sobrepasa ese mínimo por un peso ya está siendo alcanzado por la tasa marginal del 31%, y tiene un ingreso disponible un 2% menor que quien tiene un salario bruto solo un peso más bajo.

Independientemente del mínimo y nuevo mínimo, a lo largo del milenio, no solo el umbral para pasar a la categoría de contribuyente se ha ido reduciendo, sino que la pirámide de las escalas se ha ido achatando, lo que significa que pasar a estar alcanzado por la tasa más alta requiere un incremento salarial cada vez más bajo.

Mientras a comienzos del milenio se requería tener un ingreso superior a 10 salarios medios en el año para tributar en el segundo tramo de la escala, en 2022 se requiere tener un ingreso anual de apenas 60% mayor -excepto, claro, que uno esté por debajo del nuevo mínimo-.

Pero, además, para estar alcanzado por la tasa más alta de Ganancias (35%), 20 años atrás había que tener un salario de al menos 15 salarios promedio. En 2022, con un salario dos veces el promedio ya se tributa ese tope.

Esta nota se publicó en la Revista Indicadores de Coyuntura 643, Fundación FIEL

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Seúl no quiere un cambio de régimen “por la fuerza” en Corea del Norte

Las declaraciones del presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, suponen un nuevo mensaje conciliador para Pyongyang después de presentar una oferta de reconstrucción económica en caso de que el dictador Kim Jong-un opte por la desnuclearización

El régimen de Pyongyang desafió a Seúl y lanzó dos misiles de crucero al mar Amarillo

Los servicios de inteligencia de Corea del Sur y Estados Unidos están analizando el nuevo ensayo armamentístico de Kim Yong-un, en el también conocido como océano de las dos Coreas

El régimen cubano encendió las alarmas ante el incremento en las deserciones de deportistas

Según cifras oficiales, más de 800 atletas han huido de la dictadura castrista en los últimos diez años. La crisis que vive la isla ha obligado a sus habitantes a querer salir de cualquier manera

Hong Kong ordenó un juicio sin jurado para los 47 activistas prodemocráticos por mandato de la ley de seguridad china

El veredicto del caso será dictado por un panel de tres jueces elegidos a dedo. Los ciudadanos están acusados de delitos de subversión, tras organizar en julio de 2020 las primarias para elegir a los candidatos al Parlamento

ANMAT prohibió la venta de una popular marca de Azúcar

Le objetan estar “falsamente rotulado” y colocar información falsa. No se permitirá la elaboración, fraccionamiento y comercialización, El producto mencionado carece de registros sanitarios, indicó el organismo
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR