La derrota del Gobierno desnudó la verdad

El análisis sobre el actual momento político que vive la Argentina del diputado nacional y presidente de la Coalición Cívica, el partido que fundó Elisa Carrió

(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)

Históricamente el PJ no ha logrado dirimir sus internas con las herramientas adecuadas de la democracia. Esto produce crisis institucionales porque los hechos se imponen al derecho. Hoy estamos ante un claro golpe institucional interno, perpetrado por la actual vicepresidenta de la Nación y los sectores kirchneristas más irresponsables de la coalición de gobierno. Todavía hay quienes creen que se pueden imponer políticas a través de la fuerza y olvidando la razón democrática.

Algo que nuestro pueblo aprendió con mucho dolor es que la diversidad y pluralidad se construye con argumentos, debate y pensamiento. Años de luchas fratricidas, nos hacen recordar que las guerras de facciones sólo nos hacen más pobres, débiles y temerosos. No podemos repetir la historia y menos cuando hace pocos días la gente se expresó en las urnas por el camino democrático.

Está claro que ante esta crisis auto-provocada, el Presidente y la Vicepresidenta no han entendido el mensaje contundente de la ciudadanía en las elecciones PASO. Más aún, pareciera que no entendieron ni siquiera para qué sirven las PASO, justamente para que las coaliciones puedan dirimir sus internas y no se generen estas crisis institucionales. Las PASO deben zanjar las diferencias electorales, y los gobernantes deben solucionar la grave situación económica, social, sanitaria, la deficiente adquisición de vacunas, la inflación, la pérdida de empleo y la inseguridad, entre otros temas.

La tentación de cegarse por el poder, el objetivo de impunidad, la megalomanía y la incapacidad de interpretar lo que le sucede al pueblo los llevó a imprudencias que pueden descontrolarse. Las crisis de gobierno se saben dónde empiezan pero no dónde terminan, es fundamental tener responsabilidad de Estado.

La gente pide estabilidad, paz, unión y trabajo. Frente a eso, la Vicepresidenta responde con intrigas de palacio, quizás por búsqueda de más impunidad, quizás porque está a muy poco de perder la mayoría automática en el Senado que manejó como escudo a sus problemas de corrupción.

Es hora de que, ambos, Presidente y Vicepresidenta, asuman la responsabilidad y resuelvan sus internas siguiendo las reglas institucionales. Deben frenar las conspiraciones inconducentes que tienen de rehenes a millones de argentinos.

Los funcionarios alineados con Cristina Kirchner que pusieron a disposición la renuncia.
Los funcionarios alineados con Cristina Kirchner que pusieron a disposición la renuncia.

La Vicepresidenta debe saber que fue elegida para presidir el Senado y no para indicarle al Presidente cómo armar su gabinete. Por su parte, el Presidente debe recuperar la autoridad, para elegir a sus colaboradores y ministros; ejercer el poder y ponerse a trabajar en los problemas más urgentes de la ciudadanía. La Constitución sabiamente estableció que el Poder Ejecutivo es unipersonal.

Nosotros, desde Juntos por el Cambio, vamos a defender la institucionalidad que corresponde desde el Parlamento. Fuimos votados para eso en 2019 y ratificados este domingo en ese rol. Tanto para sostener el equilibrio como para poner los límites necesarios al poder de turno. Vamos a seguir buscando la unidad de todos, en base al diálogo, la sinceridad y los valores republicanos. Tenemos la enorme responsabilidad de cuidar y ser muy respetuosos del resultado que obtuvimos el pasado 12 de septiembre.

La soberanía popular se expresa en las elecciones, pero también, en el texto constitucional que nos ha sido legado a través de la lucha de varias generaciones de argentinos. Construir una República implica respetar lo que dicen las mayorías circunstanciales y sostener los límites que la Constitución nos impone, como garantía de las minorías. Esa es una labor colectiva en la que todos debemos aportar, pero nadie debería creerse con el derecho a empezar de cero para cumplir su capricho o venganza.

En esta campaña escuchamos la palabra “basta” a lo largo y ancho del país. Basta de atropellos. Basta de mentiras. Agregaría basta de internas e intentos de destruir el orden institucional. La democracia se sana con más democracia, la república se sana con más república. No debe haber más lugar para la violencia que nada construye. Ellos son responsables, ellos deben encontrar la solución.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR