Para el Papa, no hay solución sin los trabajadores de la economía informal

Lo verdaderamente popular es asegurar a todos la posibilidad de hacer brotar las semillas que Dios ha puesto en cada uno

El papa Francisco durante la audiencia general en el Vaticano.EFE/EPA/ANGELO CARCONI
El papa Francisco durante la audiencia general en el Vaticano.EFE/EPA/ANGELO CARCONI

Enseña el Papa Francisco que “el desprecio de los débiles puede esconderse en formas populistas, que los utilizan demagógicamente para sus fines, o en formas liberales al servicio de los intereses económicos de los poderosos. En ambos casos se advierte la dificultad para pensar un mundo abierto que tenga lugar para todos, que incorpore a los más débiles y que respete las diversas culturas”. (Enc. Fratelli Tutti, Nro. 155 Populismos y liberalismos – La mejor política cap. 5).

Y agrega que “los grupos populistas cerrados desfiguran la palabra ‘pueblo’, puesto que en realidad no hablan de un verdadero pueblo. En efecto, la categoría de ‘pueblo’ es abierta. Un pueblo vivo, dinámico y con futuro es el que está abierto permanentemente a nuevas síntesis incorporando al diferente. No lo hace negándose a sí mismo, pero sí con la disposición a ser movilizado, cuestionado, ampliado, enriquecido por otros, y de ese modo puede evolucionar.(Francisco, Nro. 160, op. cit.).

La pérdida de confianza en la democracia

Claro que el sistema democrático sigue siendo el menos malo de los sistemas de gobierno, sin embargo, su obsolescencia en nuestro país es vieja y proverbial. Sin considerar la complejidad del problema de la “representación” o de la “delegación” y las ficciones sobre cuya base funciona la democracia liberal, la licuación de sus ideas fundacionales, la pérdida de los valores preexistentes, la corrupción estructural que padece, la ineficacia en la participación social y la inequidad en la distribución de los bienes, son todas razones que en América Latina explican el alejamiento del pueblo de la política. Antes del Covid-19, mediciones serias señalaban un nivel de indiferencia de un 40% en Paraguay, 34% en Brasil, 61% en Uruguay, 58% en Chile y 58% en Argentina (Corporación del Latino-Barómetro, Chile).

Los partidos políticos abren sus locales seis meses antes de cada elección permaneciendo no obstante vacíos y sin participación. Con el auge de internet y el agravante de la pandemia puede constatarse no sólo físicamente sino también en las redes sociales el “declive por indiferencia” de todos los partidos políticos. Fuera de las formas carecen de vida, de sustancia real, son estructuras vacías de ética y de política.

¿Cuál es la salida para un país en guerra consigo mismo?

En plena pandemia y durante la actual campaña electoral los candidatos de la oposición repiten diaria e incansablemente la cantidad de infectados y fallecidos a causa del Covid-19. Lo que asombra es que al lado de esas informaciones y con un país literalmente en quiebra mantengan su propia fiesta electoral sin dar propuestas preventivas ante los graves peligros de naufragio.

¿Cómo se va a evitar que el actual proceso inflacionario se siga trasladando a los precios y entremos en un remolino inflacionario como el que se tragó a Alfonsín? ¿Quién va a pagar el costo de las medidas para superar este estado de cosas? ¿Acaso otra vez el pueblo trabajador? ¿Se apelará a una reforma profunda del sistema tributario? ¿Habrá una política de mayor control del Estado frente a la pobreza extendida y extrema?

No hay un solo candidato oficialista o de la oposición que diga lo que va a proponer para reducir el desempleo que ronda un trágico 50%, ¿qué medidas hay que tomar para el ajuste del tipo de cambio? ¿Cómo se hará para aumentar la capacidad productiva ociosa? ¿Si se ingresará en una etapa de contratación colectiva con los movimientos sociales a fin de regular el trabajo autónomo económicamente dependiente, sus modalidades, funcionamiento, remuneración y demás reglas a que se encuentre sujeta la oferta y la demanda de esos servicios?

Esas y otras preguntas requieren respuestas claras.

“No hay mayor pobreza que aquella que priva del trabajo”

Hoy como ayer afirma Francisco “el gran tema es el trabajo”. Lo verdaderamente popular —porque promueve el bien del pueblo— es asegurar a todos la posibilidad de hacer brotar las semillas que Dios ha puesto en cada uno, sus capacidades, su iniciativa, sus fuerzas. Esa es la mejor ayuda para un pobre, el mejor camino hacia una existencia digna. Por ello insisto en que ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisoria para resolver urgencias. El gran objetivo debería ser siempre permitirles una vida digna a través del trabajo. Por más que cambien los mecanismos de producción, la política no puede renunciar al objetivo de lograr que la organización de una sociedad asegure a cada persona alguna manera de aportar sus capacidades y su esfuerzo. Porque no existe peor pobreza que aquella que priva del trabajo y de la dignidad del trabajo. En una sociedad realmente desarrollada el trabajo es una dimensión irrenunciable de la vida social, ya que no sólo es un modo de ganarse el pan, sino también un cauce para el crecimiento personal, para establecer relaciones sanas, para expresarse a sí mismo, para compartir dones, para sentirse corresponsable en el perfeccionamiento del mundo, y en definitiva para vivir como pueblo. (Nro. 162 Enc. Fratelli Tutti).

El Estado y los movimientos sociales

En los últimos años y en especial en los últimos meses gruesas columnas de trabajadores informales, también denominados “descartados” por Francisco, agrupados en los movimientos sociales, recorrieron las avenidas de Buenos Aires (ver reseña en Infobae).

El Papa Francisco en la Encíclica Fratelli Tutti afirma que así como en las decisiones políticas el Estado concertaba con los trabajadores sindicalizados, hoy debe hacerlo (también) con “…los trabajadores de la economía informal, los que están desempleados. Así como el trabajo cambió, también cambió el modo de organización de los trabajadores. Hoy hay 400 millones de personas sin empleo en el mundo, el 44% de Latinoamérica (un 50% en la Argentina) tiene trabajo informal y esos trabajadores tienen otra forma de organización que son los movimientos sociales”.

Si esa era la realidad hace un año cuando el Papa Francisco dio a conocer la nueva Encíclica hoy es una tarea aún más necesaria y urgente ya que a raíz de la pandemia y la pobreza, la esperanza es desesperación y se tornan cada día más frágiles las relaciones políticas de los gobiernos con los pueblos, en especial con el pueblo pobre trabajador.

SEGUIR LEYENDO:


Últimas Noticias

El Gobierno mantendrá las trabas a las exportaciones de carne durante el año próximo

Seguirá sin variantes el sistema administrado conformado por distintos cupos de exportación de carne vacuna, y la prohibición de comercializar al mundo siete cortes populares. La semana que viene habrá una reunión entre el ministro de Agricultura y la Mesa de Enlace

Acuerdo por la deuda y “anclar” expectativas: el reclamo industrial al Gobierno en medio de la negociación con el FMI

Los empresarios escucharon a distintos funcionarios del gabinete nacional en la Conferencia Industrial que organizó la UIA y esperan que el Poder Ejecutivo presente su programa económico plurianual

Tigres vs León: el video del momento en que un aficionado corrió a abrazar a Carlos González

La persona logró burlar a los cuerpos de seguridad y se unió a los festejos del equipo felino, incluso abrazó a Florian Thauvin y gritó la euforia que sintió por la remontada

La historia de superación de Halle Berry: la infancia en un hogar roto, un padre violento, una vida de carencias

Acaba de estrenar su primera película como directora: el drama Bruised (o Herida) es uno de los éxitos de Netflix. Y habla mucho sobre ella. Porque hasta llegar a este presente, atravesó un camino de espinas que dejaron cicatrices

Osvaldo Aguirre: “La concepción de la historia como representación engañosa del pasado es un lugar común”

Con tres libros recién salidos, “Francisco Urondo: La exigencia de lo imposible”, “La bolsa y la vida: Historias de bandidos sociales” y “Un periodismo literario”, el periodista indaga acerca de la escritura atravesada por los acontecimientos históricos
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR