Cómo se movieron los ingresos de las familias en pandemia

Los aumentos nominales en general corren detrás de la inflación, no sólo los salariales, sino también los previsionales ¿Quiénes han sido los más perjudicados y como afectó la distribución de los recursos?

A mayo, último dato disponible, la jubilación mínima muestra una pérdida en términos reales en relación con mayo del año anterior del 13%, la misma pérdida que la Asignación Universal por Hijo y las pensiones no contributivas como la PUAM (Nicolás Stulberg)
A mayo, último dato disponible, la jubilación mínima muestra una pérdida en términos reales en relación con mayo del año anterior del 13%, la misma pérdida que la Asignación Universal por Hijo y las pensiones no contributivas como la PUAM (Nicolás Stulberg)

Desde el comienzo de la pandemia, los salarios reales han registrado una tendencia decreciente que se mantiene hasta el presente. Pero esto no ha ocurrido solo con los salarios, sino que la misma evolución se observa en las jubilaciones y los beneficios de los programas sociales, aunque en este caso han recibido complementos esporádicos que intentaron compensar las pérdidas. ¿Quiénes han sido los más perjudicados y como afectó la distribución del ingreso?

A mayo, último dato disponible, la jubilación mínima muestra una pérdida en términos reales en relación con mayo del año anterior del 13%, la misma pérdida que la Asignación Universal por Hijo y las pensiones no contributivas como la PUAM. Los jubilados cuyos haberes están por encima de la jubilación mínima experimentaron una reducción mayor en términos reales dado que, en el segundo trimestre del año pasado, el incremento de los haberes incluyó una suma fija, lo que determinó que el aumento fuera decreciente a medida que aumentaba el nivel de la jubilación.

Fuente: Indicadores de Coyuntura de FIEL
Fuente: Indicadores de Coyuntura de FIEL

El salario promedio formal, medido por el Ripte -remuneración imponible promedio de los trabajadores estables- cayó 4% real, aunque la caída que revela el Índice de Variación Salarial (IVS) del Indec para el sector formal es algo menor (2%). Para el sector público, el IVS denota una caída del 5%, mientras que en el sector informal se estima una contracción del 7%, lo que en conjunto (formal, informal y sector público) arroja una caída del salario real promedio de la economía del 4%. Si bien todos los salarios muestran una caída en relación con el nivel de un año atrás, no todos los niveles de ingresos evolucionaron igual.

A pesar de la recuperación de la actividad, los aumentos no alcanzaron para superar los incrementos de precios

Los datos de Indec revelan entre el segundo trimestre de 2020 y el primero de este año (último dato disponible), el ingreso promedio de los ocupados (asalariados, cuenta propia, formales o informales) se contrajo 4,5% en términos reales, eso a pesar de que en el segundo trimestre del año pasado regían restricciones fuertes a la movilidad y, por consiguiente, a las actividades laborales con lo que los ingresos de los trabajadores se vieron fuertemente afectados. A pesar de la recuperación de la actividad, los aumentos no alcanzaron para superar los incrementos de precios.

Desagregando por decil de ingreso laboral, la caída no es pareja. Las mayores reducciones se encuentran entre los ingresos más bajos. Así, en el primer decil de ingresos (el 10% más pobre), la caída en moneda constante se ubicó en 17%, en el segundo decil la pérdida fue algo superior al 10%. En los deciles 8 y 9 la caída trepó a alrededor del 4,5%, mientras que el 10% más rico de la población tuvo un aumento del 0,1 por ciento.

Fuente: Indicadores de Coyuntura de FIEL
Fuente: Indicadores de Coyuntura de FIEL

Diferente ha sido la evolución del ingreso per cápita familiar(IPCF).En este caso, los ingresos del primer trimestre de este año muestran en todos los estratos una importante recuperación desde el segundo trimestre de 2020, el piso de la etapa más estricta de la cuarentena.

El Ingreso per Cápita Familiar promedio de los primeros tres meses de este año resulta 6,8% más reducido en moneda constante, con todos los tramos por debajo del año anterior

En promedio, el aumento del IPCF es de 20,5% en términos reales con un mínimo de 15,8% en el segundo decil y un máximo de 28,3% para el primer decil. En el decil más alto de la distribución, el incremento fue de sólo el 16,6 por ciento.

La mejora en el IPCF con ingresos laborales cayendo está revelando principalmente el aumento en el número de perceptores de ingreso, es decir en la recuperación de la ocupación desde la pandemia hasta ahora.

Cabe señalar que, a pesar de esto, el IPCF promedio de los primeros tres meses de este año en relación con el primer trimestre del año anterior, resulta un 6,8% más reducido en moneda constante, con todos los deciles por debajo del registro de ese entonces.

Fuente: Indicadores de Coyuntura de FIEL
Fuente: Indicadores de Coyuntura de FIEL

La evolución de los ingresos durante la pandemia, comparando el primer trimestre de este año con el primero de 2020, no afectó en forma notoria la distribución del ingreso, aunque se observaron cambios en el transcurso de ese período. El segundo trimestre de 2020, en el marco de un fuerte deterioro de ingresos, la distribución se hace más regresiva, mientras que en el tercer y cuarto trimestre, la desigualdad disminuye, para volver a deteriorarse en el primer trimestre del año en curso.

Esta nota fue publicada en Indicadores de Coyuntura N°633 que elabora la Fundación FIEL

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR