¿Qué pasará con los eventos post pandemia?

La virtualidad tomó mayor relevancia y muchos de los eventos que hasta el momento se realizaban de manera presencial debieron trasladarse al mundo digital

Un visitante prueba un videojuego durante la exposición Electronic Entertrainment Expo (E3) de 2019, en Los Ángeles, Estados Unidos. Este año fue virtual (EFE/ Adam S Davis/Archivo)
Un visitante prueba un videojuego durante la exposición Electronic Entertrainment Expo (E3) de 2019, en Los Ángeles, Estados Unidos. Este año fue virtual (EFE/ Adam S Davis/Archivo)

La pandemia ha impactado en todo el mundo y esto incluye la manera en que los negocios se desarrollan. Con el avance del virus, las exposiciones y encuentros comerciales debieron adaptarse. Como consecuencia, y frente la imposibilidad de generar encuentros presenciales, la virtualidad tomó mayor relevancia y muchos de los eventos que hasta el momento se realizaban de manera presencial debieron trasladarse al mundo digital. A más de un año, y con la mirada puesta en el futuro, la gran pregunta ahora es: ¿qué pasará luego?

Lógicamente, nadie puede predecir con certeza cómo será el mundo post Covid-19, ni cómo impactará en la industria de ferias y exposiciones en lo particular. Lo que sí sabemos es que los cambios representan desafíos y traen consigo nuevas oportunidades. En tal sentido, confiamos que los mismos serán evolutivos y nos permitirán seguir adaptándonos a esta nueva realidad, como lo hemos venido haciendo hasta el momento. Además de crear rigurosos protocolos que garanticen las normativas de higiene y seguridad, durante todos estos meses hemos estado trabajando puertas adentro en el fortalecimiento del sector.

Observar qué sucede en otras partes del mundo nos sirve a la hora de analizar qué medidas han sido exitosas y cuáles no, al mismo tiempo que reflexionar sobre cuál será la mejor manera de encarar el futuro

Este trabajo introspectivo nos permite optimizar los recursos y garantizar que los actores intervinientes se sientan escuchados. Observar qué sucede en otras partes del mundo nos sirve a la hora de analizar qué medidas han sido exitosas y cuáles no, al mismo tiempo que reflexionar sobre cuál será la mejor manera de encarar el futuro. Un ejemplo de esto es lo sucedido en China, donde tras haber tenido grandes inversiones en 2020 para digitalizar la industria de eventos, los organizadores han decidido volver al formato convencional. Esto nos demuestra que, si bien lo digital ha sido clave para dar continuidad al sector, el “cara a cara” siempre será mejor valorado por los expositores.

De todas formas, y si bien no es posible predecir con exactitud qué modalidad se usará en el futuro y si los comportamientos de las personas se modificarán, lo que sí nos resulta evidente es que la esencia de la industria no cambiará: la experiencia comercial en la que se involucran todos los sentidos seguirá siendo fundamental. Lo que viene sucediendo, y creemos seguirá pasando, es que los procesos de digitalización y automatización se agilizarán cada vez más. Es por eso que cuando pensamos en los eventos a futuro, lo hacemos como un híbrido entre la experiencia física y digital; dinámica en la que ya se venía incursionando en los últimos tiempos.

Además de crear rigurosos protocolos que garanticen las normativas de higiene y seguridad, durante todos estos meses hemos estado trabajando puertas adentro en el fortalecimiento del sector

Somos realistas y entendemos que las restricciones a los viajes internacionales permanecerán por un tiempo más y que esto limitará los encuentros presenciales. Sin embargo, no es un limitante ni un impedimento para que las industrias se potencien unas con otras. Afortunadamente, existen valiosas herramientas que nos permiten pensar en la organización de plataformas industriales internacionales, continentales y regionales en cualquier momento, y esto es posible gracias a todo el trabajo que el sector viene haciendo hace muchos años.

Hasta ahora hemos logrado atravesar estos meses gracias al acompañamiento del Ministerio de Turismo de La Nación. Tenemos que trabajar juntos para encontrar herramientas que nos permitan volver a realizar eventos. Comenzaremos un proceso de reconstrucción del sector; tenemos el conocimiento y los recursos humanos para hacerlo; además del aprendizaje que nos dejan las experiencias vividas. Somos conscientes de que el escenario es incierto y que esto genera temor, pero también sabemos que las exposiciones pueden actuar como instrumentos efectivos y eficientes para rejuvenecer las empresas, la industria y el comercio después de una crisis. Esto se ha demostrado en el pasado, y estamos haciendo todo lo posible para que vuelva a suceder en el futuro.

SEGUIR LEYENDO: