Papa Francisco: “El tiempo apremia, estamos al límite”

La pandemia y la crisis climática asolan el planeta. El tiempo apremia, pero tenemos los medios para afrontar el desafío

El papa Francisco en el Vaticano
El papa Francisco en el Vaticano

Fue hace un mes. Para ser más precisos 32 días antes de cumplirse los seis años de la publicación de la primera Encíclica del Papa sudamericano. El pasado 22 de abril el Papa habló de dos catástrofes que asolan al planeta: la pandemia y la climática. Ambas -dijo- ”demuestran que no tenemos más tiempo para esperar. Que el tiempo apremia y que, como nos enseñó el Covid-19, sí tenemos los medios para afrontar el reto. Ahora es el momento de actuar, estamos al límite”.

Esta semana es de celebración y de trabajo durante las jornadas tituladas Laudato sí que tienen como sede central el Vaticano. En ellas nos encontramos y participamos en forma virtual desde los cinco continentes a Roma y de Roma a la periferia.

Todos los caminos nos conducen a Roma y con Roma abrimos nuevos caminos

En el aludido Día de la Tierra Francisco advirtió:

“La adversidad que estamos viviendo con la pandemia, y que ya sentimos en el cambio climático, debe espolearnos, debe empujarnos a la innovación, a la invención, a buscar nuevos caminos. No se sale igual de una crisis, se sale mejor o peor. Este es el reto, y si no salimos mejor parados, vamos por el camino de la autodestrucción”. Dice El. A pocos metros del Tíber, como Constantino con la cruz de Cristo que le fue revelada y venció al dios pagano simbolizado por el sol que lucía el brillo del oro. Dos mil años después, desde esa Roma física y virtual, renace un camino: “difundir la fe” y una consigna “In hoc signo vinces” (“Con este signo vencerás”).

Difundir la fe desde Roma a partir de que Jesús había dicho: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” y Pedro fue a Roma. El mismo que llevó a los cristianos de Jerusalén a Roma y de la ciudad de los césares al mundo por el camino de la salvación.

La semana Laudato si

Al final de la oración del Regina Coeli -breve oración que durante la Pascua cantamos los católicos a la Virgen Madre de Dios -el Papa Francisco invitó a participar de una semana que va del 17 al 25 de mayo para escuchar el grito de la Tierra y de los pobres. Y en eso trabajaron duro el Dicasterio (algo así como el Ministerio de Acción Social) el Movimiento Católico Mundial por el Clima y muchas otras entidades, jesuitas y franciscanos organizando las jornadas cuyo objetivo es trazar la estrategia para los próximos años, porque la Iglesia es acción.

Aprovechando los avances tecnológicos que Dios manda, en materia de comunicación, estas jornadas van a presentar la Plataforma de Iniciativas Laudato si a la que cualquiera podrá acceder a través de la página web oficial del Vaticano: www.laudatosi.va. Cual si fuera el campo de entrenamiento del ejército imperial ahí se encontrarán marchando las legiones de las diversas culturas que componen el poliedro.

El desarrollo de las jornadas, una estrategia, una misión y un campo donde encontrarnos en el futuro

El lunes 17 de mayo se examinaron las oportunidades políticas en 2021 para crear un cambio y los preparativos para la Cumbre de Biodiversidad de la ONU COP15 y la Cumbre del Clima COP26. El martes 18 hablaron las universidades e instituciones de todo el mundo que tomaron Laudato si como una parte de sus programas educativos. El miércoles 19 se desarrolló el tema “Economía, combustibles fósiles y derechos humanos”. El jueves 20 a la tarde se desarrolló un seminario titulado “Sembrando esperanza para el planeta/Red de oración para el cuidado de la creación” durante cuya sesión religiosos y religiosas comprometidos con la difusión de Laudato si compartieron historias de conversión ecológica, personales y comunitarias, experiencias que quedarán publicadas y podrán conocerse en la página web.

El viernes 21 de mayo se invitó a todos y todas a organizar acciones concretas para cuidar el planeta, se oyeron iniciativas de sostenibilidad, actos educativos sobre la cuestión y reuniones de oración. Ayer sábado 22, a las 19 (hora de Roma), se realizó el Festival Laudato si de “Canciones para la Creación”, se anunciaron los ganadores del concurso fotográfico Momento Laudato si’ y se presentaron los ganadores del Concurso de Historia Laudato si.

Hoy, domingo a las 15 horas habrá un Encuentro de Oración desde Asís y Roma para la clausura del Año Especial de la Laudato si con una invocación al Espíritu Santo para que guíe el compromiso de todos, en especial del pueblo fiel de Dios con la preservación de la casa común. La misión de todos: anunciar el cuidado en la triple relación con Dios, con la Naturaleza y con el Otro y denunciar los caminos de la muerte.

Mañana lunes 24, a las 23.30 horas, una mesa redonda reflexionará sobre el acceso al agua y los centros sanitarios católicos en los distintos puntos del planeta y por último el martes 25 de mayo será el lanzamiento oficial de la Plataforma de Iniciativas Laudato si’.

Desde nuestra América Latina

Repitamos una vez más que una de las razones del camino de la muerte y de la extinción del planeta es el ataque sistemático y permanente a la naturaleza y a las comunidades de los pueblos por parte de las empresas mineras, madereras, extractivas, criminales del narcotráfico y la trata de blancas o de la mera apropiación de la tierra por parte de hacendados y piratas de las selvas amazónicas para las explotaciones mencionadas u otras actividades ganaderas o agropecuarias en las selvas de la Región Panamazónica de América Latina. Con la destrucción de la mata y expulsión de los pueblos originarios, la contaminación de las aguas de los acuíferos y de los ríos. Con la utilización de bandas de mercenarios, con sometimiento a esclavitud. Con la complicidad de los gobiernos locales y el apoyo de trasnacionales.

La destrucción del tejido conectivo de la gran selva amazónica está dañando los pulmones de la tierra y reclamando un respirador tan gigante como la Región misma. Ahí se alojan miles de pueblos y muchas más de incontables especies de la fauna y la flora a lo largo de catorce “provincias” de nuestra extensa nación latinoamericana. Ecuador, Venezuela, Colombia, Perú, Brasil, Paraguay, Bolivia están involucrados. Examinaremos cada caso en particular en nuestra próxima nota.

SEGUIR LEYENDO: