Argentina, el país más afectado por la pandemia en la región

Es inviable un crecimiento sostenible si no se dan soluciones claras y contundentes sobre la macroeconomía que impactan en la micro y en la realidad de todos los argentinos

Un hombre revisa su celular frente a locales comerciales cerrados en Buenos Aires (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)
Un hombre revisa su celular frente a locales comerciales cerrados en Buenos Aires (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)

Es muy común escuchar argumentos comparativos con Europa y EEUU describiendo que ellos tienen muchos más recursos para afrontar la crisis que Argentina. Es cierto, por lo que es mucho más sano compararnos con nuestros vecinos, países que en su realidad no llegaron mejor a la pandemia y que históricamente comparten, al menos, las mismas dificultades estructurales.

Tomaremos algunos indicadores macroeconómicos que demuestran la caída de la Argentina versus sus vecinos.

Salario mínimo en dólares

Producto de las devaluaciones del último tramo del gobierno de Mauricio Macri y la profundización de los dos primeros años del gobierno actual nos encontramos con la siguiente realidad (Fuente: datosmacro y Yahoo Finance).

Sueldo promedio de la región: USD 291,50

Argentina: USD 138,80

Uruguay: USD 383,00

Perú: USD 259,90

Bolivia: USD 310,70

Chile: USD 404,00

Paraguay: USD 312,10

Brasil: USD 185,10

El salario mínimo tiene un impacto directo con la pobreza y a su vez aleja al país del escenario mundial, ya que, en términos comparativos a menor salario mínimo en dólares, menos posibilidades de intercambiar bienes y servicios con el exterior. El único aspecto a favor es que somos más competitivos para la generación de servicios o producir en un país con sueldo a niveles de los países africanos, lo cual se contrapone con el cierre de la economía y las grandes trabas para la inversión y la creación de empresas.

Producto Bruto Interno

El PBI puede ser una buena síntesis del manejo e impacto de la pandemia en la economía, como un resumen, a continuación, veremos el impacto de la crisis en términos relativos en los países de la región. El promedio de los países de América Latina fue de -8,1 por ciento.

Argentina: -9,9

Uruguay: -4,5

Paraguay: -0,5

Brasil: -4,1

Colombia: -6,9

Ecuador: -8,7

Perú: -11

Bolivia: -7,9

Chile: -6

México: -8

Como podemos observar, Argentina solo fue superada por Perú como el país con mayor caída en el año de la pandemia. Si nos comparamos con los socios del Mercosur, caímos casi el doble que los otros miembros.

Índice de Miseria

Hace unas semanas se conoció un índice que solo reafirma la decadencia de la economía argentina en comparación con sus vecinos. Este índice surge de sumar cuatro indicadores: Inflación + Desempleo + Tasa de interés + PBI.

En PBI, Argentina solo fue superada por Perú como el país con mayor caída en el año de la pandemia. Si nos comparamos con los socios del Mercosur caímos casi el doble que los otros miembros

Argentina ocupa el séptimo lugar entre 156 países relevados a nivel mundial. En América Latina solo es superado por Venezuela que ocupa el puesto número 1.

Nuestros socios del Mercosur ocupan los siguientes puestos:

Uruguay: 33

Brasil: 11

Paraguay: 51

Otros países de la región:

Perú: 18

Ecuador: 79

Colombia: 41

Chile: 75

Este índice es un buen resumen que explica las causas de la decadencia argentina y su incapacidad para poder resolver temas que hacen al desarrollo de un país. Es inviable un crecimiento sostenible si no se dan soluciones claras y contundentes sobre la macroeconomía que impactan en la micro y en la realidad de todos los argentinos.

La pobreza en particular podría tomarse como el resumen más lamentable sobre los efectos de una mala gestión económica de un país. Argentina llega al 42% solo superado por Venezuela con un 80% y muy lejos de sus vecinos: Brasil, 24%; Uruguay, 11,6%; Chile, 10,9%; y Paraguay, 26,9 por ciento. En resumen, Argentina casi duplica o triplica a sus vecinos de la región.

El último indicador que es importante para entender por qué Argentina no logra generar trabajo y por ende pobreza. El índice de facilidad para hacer negocios que desarrolla el Banco Mundial coloca a la argentina en el puesto 126, solo superado por Venezuela (168), Bolivia (150) y Ecuador (129). Por debajo encontramos a Uruguay (101), Perú (76), Colombia (67), Chile (59) y México (60).

El índice de facilidad para hacer negocios que desarrolla el Banco Mundial coloca a la argentina en el puesto 126, solo superado por Venezuela (168), Bolivia (150) y Ecuador (129)

Sin creación de empresas privadas es casi imposible pensar en que la economía se desarrolle. La Argentina, en contraposición, decide crear más impuestos, cerrar la economía e incrementar un déficit que es insostenible a corto plazo.

El Gobierno argumenta que quiere cuidar a los ciudadanos cuando en los números claramente lo único que hace es llevar a las personas a un camino recto a la indigencia, un país con menos empresas y más impuestos, más subsidios y más déficit.

Argentina ya no es un país rico, es un país pobre que se transforma poco a poco en el más decadente de la región.

Sin creación de empresas privadas es casi imposible pensar en que la economía se desarrolle

Si la política no reflexiona y acciona rápidamente existe un único destino posible y lamentablemente para nuestro querido país.

Seguramente el ejercito de soldados ultra oficialistas intentará argumentar excusas, pero como suele decirse en los estrados judiciales: “A las pruebas me remito, señor juez”. Dejen las excusas vacías de contenido y hagan algo para revertir esta triste realidad.

SEGUIR LEYENDO: