Un año de gestión al frente de la ANSES

Durante el 2020 más de 30 millones de personas fueron alcanzadas por diferentes coberturas de la seguridad social. Somos parte de un Estado que tiene la vocación de acompañar a cada ciudadano en los diferentes momentos de su vida

ANSES
ANSES

Convocada por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, hace ya un año que asumí el enorme desafío de conducir el organismo de la Seguridad Social, ANSES. Recién transcurrían los primeros días del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, con nuestras oficinas cerradas y una sensación de incertidumbre generalizada causada por la crisis humanitaria mundial derivada de la pandemia del COVID.

Con la convicción de que el momento histórico necesitaba más que nunca de un Estado presente, nuestra primera medida fue declarar la atención de ANSES como esencial. A partir de allí, y con el cuidado de la salud de nuestros 13.000 trabajadores y trabajadoras cómo prioridad, fuimos reabriendo una a una nuestras 379 dependencias en todo el país.

La pandemia nos obligó también a repensar el modo de vinculación entre ANSES y las vecinas y vecinos que deben realizar trámites. Como organismo tuvimos que ser muy creativos para poder garantizar cercanía con todos y todas las que nos necesitaran sin poner en riesgo la salud. Diseñamos en tiempo récord un sistema de atención virtual respondiendo a las necesidades que imponía el contexto sanitario, demostrando que el Estado puede y debe volverse más inteligente, al tiempo que mantiene la empatía y el compromiso con las necesidades de las y los ciudadanos. El resultado ha sido un sistema de atención vía web que incluye 28 prestaciones que pueden ser tramitadas completamente de manera virtual. Desde su implementación, este sistema de atención lleva resueltos 5,3 millones de trámites y es una plataforma que se sigue ampliando día a día.

En simultáneo, iniciamos las gestiones para garantizar el pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que se convirtió en una de las medidas de apoyo económico más grande de la historia de nuestro país. Para dimensionarla basta decir que en cada uno de sus tres pagos llegó a casi 9 millones de personas. El IFE no solamente garantizó ingresos en hogares que estaban altamente afectados por las consecuencias del COVID, protegiendo a las y los que peor la estaban pasado, sino que además implicó, en articulación con el sistema bancario, un monumental proceso de inclusión financiera con la apertura de más de 5 millones de nuevas cuentas.

En el afán de garantizar transparencia y hacer que una prestación tan importante como el IFE llegara a quienes debía llegar, intensificamos controles y auditorías para evitar situaciones irregulares. Este proceso derivó en que el organismo presentara más de 800 denuncias penales por posibles fraudes en ésta y otras prestaciones.

Desde la ANSES también instrumentamos el pago del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), un Programa del Ministerio de Desarrollo Productivo destinado a preservar puestos de trabajo registrados. El Estado absorbió hasta el 50% de los sueldos de las y los trabajadores, alcanzando a más de 3 millones de personas empleadas en alrededor de 314 mil empresas a lo largo y ancho del país.

Todo este esfuerzo fue posible gracias a la decisión política de nuestro gobierno de invertir más de $600 mil millones para medidas de apoyo económico en un contexto tan excepcional como el que se abrió con la pandemia.

Además del IFE y el ATP, otras medidas muy importantes en las que ANSES tuvo un rol destacado fueron los Bonos Salud, una asignación estímulo definida por el Ministerio de Salud de la Nación y destinada a los trabajadores y trabajadoras de los establecimientos sanitarios expuestos al manejo de casos relacionados con la pandemia COVID-19. Esta medida alcanzó a más de 680 mil profesionales. También, de manera coordinada con el Ministerio de Cultura, garantizamos el acompañamiento a ese sector a través de los Bonos Sostener Cultura, alcanzando a más de 30 mil trabajadores. La prórroga del subsidio por desempleo otorgó, por su parte, continuidad de ingresos para más de 140 mil trabajadores y trabajadoras. Asimismo, en 2020 incrementamos un 250% el monto del subsidio de contención familiar por sepelio, que había estado congelado durante los cinco años anteriores.

A lo largo de todo el año pasado, este organismo de la seguridad social pudo acompañar a una cantidad inusitada de personas, experimentando un incremento exponencial en la población alcanzada. Durante este tiempo tan excepcional se superó, entre las prestaciones regulares y las propias de la pandemia, el récord histórico de cobertura, llegando a casi 30 millones de personas.

Desde un principio, una de las preocupaciones centrales del presidente Alberto Fernández ha sido la de garantizar ingresos dignos a las personas mayores. Recordemos que los haberes previsionales venían de dos años consecutivos de pérdida de su capacidad de compra

Al comienzo de nuestro gobierno, la Ley 27.541 de Solidaridad y Reactivación Productiva suspendió la movilidad jubilatoria que había sido sancionada en el año 2017 y que había hecho perder casi 20% del valor real de las jubilaciones y pensiones entre 2017 y 2019. Inmediatamente, el Presidente de la Nación decidió otorgar bonos extraordinarios de $5.000 pesos en diciembre de 2019 y enero de 2020 y de $3.000 pesos en abril del mismo año. A la vez, se otorgaron aumentos por decreto mientras duró el debate legislativo para establecer un nuevo índice por ley. El resultado de los incrementos por decreto durante 2020 arrojó un aumento de haberes del 35,3%. Sumando los bonos entregados se observa que, incluso en el contexto adverso de la pandemia, logramos garantizar que los haberes mínimos le ganaran a la inflación. Así, cumplimos con la premisa del Presidente de empezar por los últimos, para llegar a todos y todas.

Por su parte, y luego de un arduo trabajo legislativo que sumó opiniones y consensos de especialistas en la materia, se aprobó una nueva Ley de Movilidad que recuperó la fórmula vigente entre 2009 y 2017 y que había hecho ganar a nuestros jubilados y jubiladas un 26% de poder adquisitivo a lo largo de esos años. El nuevo índice sancionado en diciembre de 2020 aplicó por primera vez en el mes de marzo de 2021 y es muy importante destacar que su resultado fue mejor que el de la fórmula sancionada en 2017. Aún así, preocupado por los datos de la inflación, el Presidente decidió otorgar en los meses de abril y mayo dos nuevos bonos de $1.500 pesos cada mes para las jubilaciones y pensiones de hasta $30.856 en pos de seguir mejorando los ingresos de las personas mayores. Esta medida alcanza a casi 5 millones de jubilados y pensionados. Entre el aumento de marzo y los bonos mencionados la jubilación mínima acumuló, al mes de abril, un incremento de 16%.

En relación al derecho de protección de las infancias, nuestros equipos técnicos detectaron, hacia fines del año pasado, que el Sistema de Asignaciones Familiares no estaba protegiendo a una porción muy importante de los chicos y chicas de Argentina. Esto resultaba de una enorme gravedad. Por eso el Presidente resolvió, mediante el Decreto N° 840 de 2020, una serie de cambios administrativos que eliminaron barreras de acceso y logramos así que se incluyeran, hasta el momento, más de 338 mil niños, niñas y adolescentes que no estaban cubiertos.

Otra medida de gran relevancia ha sido la sanción de la Ley de Defensa de los Activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad. Esta Ley permitió abordar la crítica situación en la que recibimos las cuentas del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS). Este fondo venía de sufrir cuatro años de desavalorización producto de las políticas macroeconómicas que se aplicaron durante el gobierno anterior, pero también, producto de una muy mala gestión financiera. La Ley de Defensa del FGS fue clave para frenar su desfinanciamiento. También permitió que las provincias pudieran renegociar los plazos para cumplir con las deudas que habían asumido con la ANSES durante los años pasados y que, en medio de la pandemia, no podían afrontar. Asimismo, la Ley recupera para el FGS un rol estratégico en el fomento del desarrollo económico y productivo del país.

A lo largo de 2020 y, a pesar de la crítica situación económica derivada de las consecuencias del COVID, el FGS pudo desplegar una administración inteligente y logró incrementar su valor en un 17% en dólares.

En simultáneo, se logró llevar alivio a la situación financiera de 5.2 millones de jubilados, pensionados o titulares de asignaciones familiares que habían tomado créditos con la ANSES para poder afrontar, en muchos casos, el pago de impuestos y servicios cuyas tarifas habían aumentado de manera brutal durante los cuatro años anteriores. Nuestro gobierno, no solamente congeló por más de un año las tarifas, sino que, además, generó instrumentos de acompañamiento desde la seguridad social a estas familias argentinas. Uno de los principales: la suspensión del cobro de cuotas de los créditos ANSES permitiendo a esos hogares disponer de recursos en los momentos más críticos. También se bajaron las tasas de interés del 37% al 29% y se condonaron los intereses acumulados durante 2020. Estas medidas significaron un esfuerzo fiscal de alrededor de $56 mil millones.

Otra decisión clave para los ingresos de los hogares de personas mayores fue la recuperación de los medicamentos sin cargo del PAMI. Esta política pública se aplicó desde el inicio de la gestión de Alberto Fernández y alcanza a 3,5 millones de afiliados y afiliadas de esa obra social, permitiéndoles ahorrar entre un 30% y un 40% de sus ingresos. Recientemente, con la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, logramos que 130 mil personas jubiladas y pensionadas dejen de estar alcanzadas por ese tributo, lo que significa otro fuerte impulso a la economía doméstica de muchas personas mayores.

A pesar de la adversidad del contexto del 2020, ANSES se mostró como un organismo inteligente y de transparencia. Algunos datos poco conocidos: Durante el año pasado se liquidaron más de 55 mil sentencias judiciales, superando la cantidad de liquidaciones que se habían realizado en 2019. También implementamos nuevos controles sobre las prestaciones pasivas y activas, lo que nos permitió un ahorro de $19 mil millones en erogaciones evitadas.

ANSES es un organismo ágil, que demostró grandes capacidades operativas para llegar de modo eficiente, rápido y con respuestas esenciales para las necesidades de muchas familias argentinas. A lo largo del año pasado pudo brindar las prestaciones regulares de más de 17 millones de personas, pero sumando las medidas de asistencia por la pandemia, alcanzó más de 30 millones de diversos beneficios otorgados. En lo que va de 2021 nuestro organismo también estuvo presente acompañando a las vecinas y vecinos de los municipios de la Comarca Andina ante los incendios desatados en la Patagonia. Por su parte, ante las nuevas medidas definidas por el Presidente de la Nación por el avance de la segunda ola de COVID, hemos implementado de manera inmediata el refuerzo por emergencia de $15.000 destinado a hogares con niños y niñas de la AUH, titulares de la AUE y hogares de padres o madres monotributistas A y B con asignaciones familiares. En total, ya estamos alcanzando a 900 mil hogares del AMBA.

Somos un gobierno que vino a recuperar el trabajo, porque creemos que la producción y el trabajo son los ejes articuladores del desarrollo y de la reconstrucción argentina. Sabemos que transcurrimos un tiempo muy difícil, atravesado de múltiples desafíos. Nuestros esfuerzos están puestos en fortalecer una seguridad social, una ANSES comprometida con las necesidades de la ciudadanía, de las y los trabajadores, de las personas mayores y de las infancias y juventudes. Una ANSES presente, que sea a la vez ágil y cercana; inteligente, eficiente y empática. Somos parte de un Estado que tiene la vocación de acompañar a cada ciudadano en los diferentes momentos de su vida. Y por sobre todo, tenemos la firme convicción de que nadie se salva solo y que todos y todas somos necesarios para poner a la Argentina de pie.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS