Una oportunidad: el repentino “europeísmo” de la izquierda argentina

El Viejo Continente se volvió la vara moral de lo que está bien en cuestiones sanitarias. Esto se convirtió en una buena oportunidad para que la Argentina vuelva a afinar su subjetividad nacional

La canciller alemana Angela Merkel
La canciller alemana Angela Merkel

“Pero miren lo que hace Merkel”, “O lo que hace Macron”. Pandemia mediante, la izquierda argentina, el oficialismo y sus simpatizantes, dejaron de mirar y regocijarse con la platónica “Patria Grande” y se volvieron europeístas. Esto incluye también a España, o Italia, o incluso la díscola Gran Bretaña. Se obsesionan con ponerlos como ejemplo de lo que un país serio hace frente a la pandemia. La vara moral y pragmática de lo que está bien: si lo hace Europa, es válido. La comparación ahora, nuestro norte, son las políticas de Berlín, de París, de Copenhague, de Madrid. El latinoamericanista Nicolás Trotta ya no goza al decir frases como “la enorme complejidad de las ciudades latinoamericanas”, si a alguien se le ocurre evaluarnos con parámetros occidentales.

No mencionan a Colombia, que vive confinada, en mayor o menor grado, desde hace más de un año. Menos que menos a nuestro aliado ideológico Andrés López Obrador quien al revés, herejía, nunca promovió el confinamiento sobre los ciento veintiocho millones de mexicanos. De Brasil, ni hablemos. Aunque sí se ganó un lugar en su corazón el liberal chileno Sebastián Piñera. “Mirá lo que hace Piñera”, quien encerró a los chilenos para que no se contagien del virus con forma de corona que tiene más cepas que el vino (y de paso, si pensamos la vida con lentes maquiavélicos, para que sus compatriotas se serenen y reflexionen, que venían demasiado revoltosos). ¿O no nos enseñó Peter Sloterdijk en su último ensayo Las epidemias políticas que el poder y la mentira van casi siempre, en mayor o menor medida, de la mano?

Además de una confesión tácita de que la Europa desarrollada es el paradigma de lo deseable, de lo correcto, para un país, el sorpresivo (y enredado) encantamiento de nuestro progresismo por los países europeos y su manera de proceder es una linda oportunidad para Argentina. Para volver a afinar nuestra subjetividad nacional. Hasta Juan Domingo Perón era, a su modo, un europeísta. Lo demuestran las cartas que le mandó a su hermana en su primer viaje del otro lado del Atlántico.

Cuando Argentina se miraba - desde su especificidad americana y su lejanía -, en el espejo de Europa, el país fue el mejor país para vivir de la región. Cuando rechazamos la influencia europea, y la izquierda revisionista o cierta derecha obnubilada por los desregulados países del Pacífico de Sudamérica rompió el cristal y ubicó nuestro nuevo relato del lado de la región más desigual y violenta, quedamos a ciegas y nos terminamos pareciendo (en lo malo más que en lo bueno) a aquello que decidimos ser. Un realismo que de fantástico no tuvo nada.

Sería una gran cosa si, además de ponderar y copiar estrategias para que no colapsen los sistemas de salud, volviéramos a intentar ser lo más europeos posible en: los estupendos sistemas de educación y salud públicas, la distribución mucho más razonable y ética del ingreso, el sostén sagrado de la clase media, la racionalidad financiera, migratoria y el respeto real de la división de poderes, la tranquilidad ciudadana y vivir sin rejas, el apoyo y el respeto a la iniciativa privada y la envidiable red de contención social para que nadie quede afuera del sistema con la brutalidad con la que quedan afuera millones en América Latina. Virtudes de democracias y estados de bienestar que funcionan.

Virtudes que no son tan distintas, si lo piensan, a las que disfrutábamos en la Argentina que me cuentan mis padres, de cuando eran jóvenes, cuando los chicos no emergían sucios y despojados de toda dignidad de los containers de basura como veo en cada cuadra de mi barrio, a toda hora. Ese tiempo en el que aún nos creíamos un poco los europeos del sur. Y no estaba tan mal, a la luz de lo que nos sucedió después.

SEGUIR LEYENDO:


Últimas Noticias

MAS NOTICIAS