Argentina y su intrascendente ida del Grupo de Lima

Para la rama K de la alianza gobernante, la prioridad en política exterior pasa por mostrar solidaridad y paciencia con la dupla Cuba y Venezuela

Alberto Fernández y Cristina Kirchner (Presidencia)
Alberto Fernández y Cristina Kirchner (Presidencia)
El retiro de Argentina como miembro del denominado Grupo de Lima era una obviedad desde la llegada al poder de la variopinta coalición gobernante. Ya durante el año pasado la participación había sido testimonial y siempre a contrapelo de lo que proponía la amplia mayoría de sus miembros. En otras palabras, evitar todo lo que moleste a Cuba como potencia rectora de Venezuela.

En la visión de la rama K de la alianza que llegó a la Casa Rosada en 2019, la prioridad en materia de política exterior pasa por mostrar amabilidad, solidaridad e infinita paciencia con la dupla Cuba y Venezuela. De hecho, a poco de imponerse el Frente de Todos en las elecciones, Diosdado Cabello, referente clave del régimen de Caracas, ninguneó fuertemente la figura del actual Presidente argentino afirmando, en cadena nacional, que el triunfo no era en realidad de él, que no se la creyese y que el crédito de todo era de su Vicepresidenta. En los meses posteriores, este tipo de chicanas se repitieron cada vez que desde Buenos Aires emanaba una diferencia con el castrochavismo, tal como sucedió luego que se diese a conocer el informe Bachelet sobre las sistemáticas violaciones a los derechos humanos en Venezuela. Del lado argentino, lo que siempre imperó fue el silencio y nunca responder. Llamativo para un gobierno que hace bandera de una política exterior áspera, lamentablemente sin capacidades económicas y militares que lo respalden, con países tan diversos como Estados Unidos, Brasil, Chile, Uruguay, Suecia, Colombia, Ecuador, Paraguay, Reino Unido, etc. Por todo ello, el retiro del Grupo de Lima ya se había dado en los hechos desde el mismo fin del 2019. Lo de esta semana es solo su oficialización.

Al contrario de lo que muchos pensaron en esferas oficiales y académicas argentinas, la llegada de los demócratas al poder no relajó -todo lo contrario- las presiones sobre el régimen de Venezuela, así como tampoco con Cuba y ni qué decir con China. Más allá de la fragilidad física que transmite mediáticamente el presidente Biden, sus equipos en las agencias federales claves muestran duros veteranos en temas de política exterior y seguridad nacional; así como una firme decisión de usar a fondo, y como nunca desde 1977 a 1981 con el presidente Carter, la agenda de derechos humanos como punta lanza contra algunas dictaduras y autoritarismos. Y lo hace interactuando con una híper potenciada agenda anti corrupción. Ambos temas son vistos como altamente funcionales a contrarrestar el avance del poder de China en diversas regiones del mundo en general y América Latina en particular.

Si en 1975 el ex Secretario de Estado H. Kissinger diseñó y puso en el centro de la escena la cuestión de los derechos humanos para erosionar y socavar a la URSS, medio siglo después asistimos a una versión 2.0 de todo ello. El temor a la justicia americana y los famosos mamelucos anaranjados con cadenas en los pies y manos pasarán a tener un mayor peso que en las últimas décadas. Al mismo tiempo, el propio Washington ya no ve al Grupo de Lima como un espacio destacado o prioritario. En su lugar, la diplomacia americana avanza hacia la constitución de un ámbito de consultas y acciones compartidas sobre el tema Venezuela, con países como Canadá, Brasil, Colombia, Francia, Gran Bretaña y Alemania. En otras palabras, las democracias más poderosas del hemisferio americano y Europa. El mismo gobierno socialista de España se ha mostrado más y más crítico hacia el régimen castrochavista. El propio Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, ha tenido particular cuidado de no embarrarse defendiendo lo indefendible y en todo casi ha buscado articular fluidas relaciones con Trump y más recientemente con Biden.

Washington ya no ve al Grupo de Lima como un espacio destacado o prioritario (Foto: REUTERS/Leah Millis)
Washington ya no ve al Grupo de Lima como un espacio destacado o prioritario (Foto: REUTERS/Leah Millis)

La nueva visión de los Estados Unidos quedó claramente demarcada en una reciente entrevista con Juan González, hombre estrecha confianza de Biden, nacido en Colombia y que tiene a cargo América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional. En la misma afirmó que el tema corrupción y violación a los derechos humanos pasarán a ser claves y que Washington está dispuesto a usar todo su poder e influencia para operar sobre actores extranjeros involucrados en estos ilícitos.

Por todo lo dicho, nadie en la región o en los Estados Unidos se sorprenderá del retiro argentino. Todos saben que el hipervicepresidencialismo de la coalición argentina iba y va hacia esa lado. En todo caso asumen que es un paso más en un diagnóstico del ala dominante del espacio gobernante en Argentina, que cree y/o desea que el poder de Estados Unidos está en un acelerado e inevitable declive y que esta vez hay que subirse al tren chino y de gobiernos autoritarios en la región que friccionan con los americanos. También acoplarse a Rusia, olvidando las serias tensiones que más temprano que tarde habrá entre Moscú y Beijing.

Por último, pero no menos importante, nuestros dirigentes se preguntarán si conviene poner todas las fichas en la misma canasta. Cabe recordar que el poder militar americano patrulla día a día zonas cercanas a China, cosa que no sucede con la potencia asiática en las costas americanas. En otras palabras, será de prudentes e inteligentes no caer en lógicas simplistas y de alineamiento automático frente a esta nueva bipolaridad que emerge frente a nosotros. Más aún si la misma no es necesariamente polarizada, en términos de Roberto Russell, y por ende da márgenes para relaciones constructivas con ambas superpotencias y sin cruzar líneas rojas.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

La noche en la que Maradona le cumplió un sueño a su padre cuando lo llevó a Las Vegas para ver Leonard-Hearns

En 1981 le cumplió a Don Diego uno de sus grandes anhelos: ver una velada mítica de boxeo. El Diez, un fanático de este deporte, estuvo relacionado a distintos pugilistas a lo largo de su carrera y siempre los siguió desde cerca. También ayudó a muchos en silencio

La historia y las lecciones del “Tiempo Perdido” por el fracaso económico de los últimos gobiernos

La economista Marina Dal Poggetto y el politólogo Daniel Kerner buscaron en su libro saltar la grieta y explicar por qué las últimas gestiones presidenciales terminaron con malos resultados. Qué opinan sobre un acuerdo con el FMI y las reformas pendientes

Máquinas trituradoras de papel, 40 carpetas y una sospecha de espionaje ilegal conmueven a toda la política de Santa Fe

Allanaron oficinas del ministerio de Seguridad y encontraron pruebas de escuchas ilegales a empresarios, políticos y periodistas. El gobernador viajó de urgencia en helicóptero a Rosario y podría haber detenciones

Christian Slater: el alcoholismo que lo atrapó de niño, la caída al abismo, la muerte cercana, la resurrección

Nació con su destino marcado en el mundo de la actuación. Antes de los 20 años protagonizó El nombre de la rosa y alcanzó la fama. Pocos sabían que detrás de esa sonrisa pícara y fama de rebelde se ocultaba un joven inseguro y tímido. Luego de varios fracasos de taquilla y escándalos parecía que su estrella se había apagado. Resurgió en la serie Mr. Robot y hoy disfruta de esa paz que da la vida vivida

Lucinda, 78 años, muerta a martillazos por un femicida reincidente: “Me la mataron por un celular”

Alejandra, su nieta, la recuerda en esta nota. La reincidencia mata. Esta muerte habría podido evitarse si la justicia hubiera actuado como dictan la ley y el sentido común. Y la empatía con la víctima sobreviviente
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR