Tendencias 2021: cómo seguirá el comercio electrónico en pandemia

El futuro de las ventas online en Argentina y los 11 nuevos desafíos para el sistema

Se verifica un incremento de las operaciones de compra online en comercios de cercanía, pero con retiro en punto de venta o envío a domicilio
Se verifica un incremento de las operaciones de compra online en comercios de cercanía, pero con retiro en punto de venta o envío a domicilio

Una continuidad de la pandemia en 2021 será el barómetro y marcador del ritmo de la comercialización minorista en el mercado interno desde el punto de vista económico. No sólo en cuanto al volumen, donde según CAME las ventas minoristas finalizaron con una caída del 21,4% en 2020, sino también en cuanto a la elección del canal de compra. El comercio electrónico avanzó un 37% interanual en volumen en el segmento pyme el año pasado.

“Sí, el futuro es de los grandes capitales y de los esfuerzos centralizados de las grandes masas. Toda la industria y todo el comercio acabarán por no ser más que un inmenso bazar único, donde la gente podrá proveerse de todo”. Esa fue la visión del escritor francés Emile Zola en el siglo XIX que se terminó consolidando en los mercados de grandes ciudades y luego en los shoppings en el siglo XX. Hoy, ese bazar único es descentralizado, ubicuo y global a través del comercio electrónico y las herramientas de digitalización para la concreción de miles de millones de transacciones diarias.

La continuidad de la pandemia en 2021, en proceso de transición de aplicación de la vacuna, implicará aún un daño para la economía y un mayor crecimiento de las transacciones y operaciones por comercio electrónico. Según el último informe de Mercado Ads, la plataforma publicitaria de Mercado Libre, en 2020 en Argentina se sumaron más de 2 millones de nuevos compradores. Los usuarios están más conectados, con un aumento en el tiempo de navegación de 17%; más interesados, porque la cantidad de búsquedas aumentó 39%; y más decididos, con un incremento en las órdenes de compra del 29 por ciento.

La continuidad de la pandemia en 2021, en proceso de transición de aplicación de la vacuna, implicará aún un daño para la economía y un mayor crecimiento de las transacciones y operaciones por comercio electrónico

La oferta minorista depende del comportamiento de la demanda. Un informe de Focus Market, en un panel de 5.350 casos, muestra que los consumidores realizan sus búsquedas antes de comprar de un producto online con el siguiente orden de prioridad: 28% usa buscadores, 24% consulta en redes sociales, 18% busca en marketplaces, 13% va a la web del fabricante, 10% va a sitios especializados, 4% en la web del minorista y 3% busca información offline.

Las billeteras digitales tuvieron su lanzamiento en cadena. Es el caso de MODO, BIMO, Ank y en 2021 apostaran a la penetración con pago digital desde código QR y cobro en línea con tarjetas vía smartphones.

El comercio de cercanía seguirá siendo una tendencia en 2021. Se verifica un incremento de las operaciones de compra online en comercios de cercanía, pero con retiro en punto de venta o envío a domicilio.

Según el último informe de Mercado Ads, la plataforma publicitaria de Mercado Libre, en 2020 en Argentina se sumaron más de 2 millones de nuevos compradores

Las redes sociales siguen y seguirán aflorando como medio de interacción con potenciales clientes y a su vez crece la práctica de implementación de “bots”, programas informáticos utilizados para brindar respuesta en forma automática a clientes. Sin embargo, no sustituye a los perfiles comerciales que seguirán siendo clave para profundizar los detalles y especificidades de los bienes y servicios a comercializar.

Otra de las grandes tendencias es la incorporación del área de e-commerce dentro de las grandes empresas con visión estratégica y operativa de su gestión en forma transversal al área comercial, logística y marketing y en el caso de las Pymes su incorporación como eje vincular del área comercial, logística y marketing, pero no como un departamento independiente.

De acuerdo al informe “Comercio electrónico y situación del minorista tradicional en pandemia”, elaborado por la Comisión de Comercio del CESBA (Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires), presidida por Fecoba (Federación de Comercio de la Ciudad de Buenos Aires), hay al menos 11 desafíos futuros para el sistema:

1- Crecimiento: Las categorías que registran las mayores compras en línea comparten la característica de ser fácilmente trasladables y de baja logística;

2 - Fundir el desarrollo tecnológico (dispositivos y medios de pago que brinden mayor seguridad en la compra), logístico y de transporte (que reduzca los tiempos de entrega y preserven la calidad del producto) y del conocimiento (análisis de grandes volúmenes de datos para personalizar las experiencias);

3 - E-Tailers: La competencia ya no es el negocio que está a una o dos cuadras; en el desarrollo del comercio electrónico las fronteras están desapareciendo;

4 - Problemas: La inestabilidad macroeconómica, la falta de seguridad jurídica y la ausencia o el mal diseño de políticas públicas de promoción e incentivo a las innovaciones;

5 - Vacío legal: En las transacciones digitales donde no está claro el límite de la responsabilidad de los intermediarios de Internet;

6 - Emprendedorismo: Las insuficientes políticas públicas para fomentar una cultura del emprendedorismo y la inexistencia o el costoso financiamiento y la falta de profesionales calificados;

7 - Infraestructura: Limitaciones del acceso a Internet;

8 - Financiamiento: En la incorporación de nuevas tecnologías que destacan son la falta de financiamiento y la incertidumbre en torno al retorno de la inversión;

9 - RRHH: En tanto, la dificultad de dar con personal especializado para la implementación de nuevas tecnologías atraviesa a todas las empresas locales, dejando en clara desventaja la posibilidad de competir por el talento a las Pymes;

10 - Costos y comisiones: Uno los problemas que enfrentan las Pymes cuando no tienen su propia tienda es el alto costo que de comisiones de venta en línea (el que cobra la plataforma y el sistema de pago);

11 - Competencia: La incipiente incursión en el mundo de las plataformas digitales de nuevos jugadores mejorará la competencia y con ello reducirá los costos de las ventas electrónicas, aunque depende del ritmo al que se desarrollan estas nuevas ofertas y del grado de aceptación de las mismas.

Seguí leyendo: