Tras un diciembre atípico, en enero el Central deberá “aspirar” fuerte los pesos excedentes

La notable expansión monetaria del cierre de 2020 amenaza con acelerar el ritmo de aumento del promedio de precios al consumidor

Economista en Jefe de Portfolio Personal Inversiones
El Banco Central de la República Argentina tuvo un de diciembre distinto; en particular, si lo analiza respecto a lo registrado en el último semestre en cuanto a la demanda de pesos y argendólares (Reuters)
El Banco Central de la República Argentina tuvo un de diciembre distinto; en particular, si lo analiza respecto a lo registrado en el último semestre en cuanto a la demanda de pesos y argendólares (Reuters)

El Banco Central de la República Argentina tuvo un de diciembre distinto; en particular, si lo analiza respecto a lo registrado en el último semestre en cuanto a la demanda de pesos y argendólares. Del lado de la oferta, no hubo cambio. Se reportó una fuerte expansión de pesos (emisión bruta de $474 mil millones), que una parte fue a la base monetaria y otra parte a deuda remunerada.

Ahora, del lado de la demanda -específicamente, del mercado cambiario contra pesos-, el BCRA tuvo un balance positivo de USD 363 millones, expandiendo por esta vía unos $30 mil millones por primera vez en el segundo semestre. Movimiento opuesto a los cinco meses precedentes, en donde acumuló una caída de reservas de USD 6.500 millones, y una contracción de $492 mil millones.

infobae-image

Al unísono, de las compras de divisas del BCRA, aumentaron las colocaciones en pesos a plazos fijos por parte del conjunto del sector privado en más de $146 mil millones, registrándose el mayor ritmo de altas diarias de los últimos seis meses y luego de un bimestre con muy pocas nuevas imposiciones en pesos. Mejora que se verifica aun con una tasa real de interés negativa (ante una inflación estimada del 3,7%), y que evidencia el impacto del Impuesto a lo Bienes Personales para la foto de fin de año.

Tasa real de interés negativa (ante una inflación estimada del 3,7 por ciento)

También, los depósitos en dólares crecieron cerca de USD 1.300 millones, mejorando tras una baja de USD 2.100 millones en los cinco meses precedentes.

infobae-image

¿Qué fuerzas podrían explicar la mejora de la demanda?

Hubo dos fuerzas concurrentes en diciembre: el impacto diferencial en las alícuotas en el Impuesto a los Bienes Personales (entre tenencias en Argentina y en el exterior), y liquidaciones anticipadas de exportaciones. Esto aún, en un contexto de elevada incertidumbre, ante la falta de perspectiva de un plan de estabilización y de acuerdo cerrado con el FMI y expectativas devaluatorias.

En esa dirección, si bien la brecha cambiaria “aflojó” levemente, fue más relevante la baja en el spread entre el CCL (dólares en el exterior) y MEP (dólares en Argentina). Comportamiento último que espeja con el ingreso de dólares financieros, que terminaron en el sistema financiero local, por las cuestiones impositivas ya mencionadas.

Si bien la brecha cambiaria “aflojó” levemente, fue más relevante la baja en el spread entre el CCL (dólares en el exterior) y MEP (dólares en Argentina)

En el mercado cambiario, exportadores (en particular, los aceiteros) liquidaron de forma anticipada -también por una necesidad de pagos en pesos-, aun en un entorno de paro de actividades portuarias. Aplicando estos pesos, transitoriamente, a plazo fijos.

El ingreso de argendólares y compras netas positivas de divisas contra pesos mejoró las reservas brutas del BCRA en casi USD 900 millones -para la foto de fin de año-, tras una baja de USD 4.500 millones en los cinco meses previos. No obstante, esta ganancia de reservas puede entenderse como “transitoria”.

Hacia delante, los exportadores, con futuros embarques se cobrarán el anticipo de diciembre. Sin embargo, de continuar el sesgo de anticipar exportaciones (aun sin embarques), se podría reducir la aridez del desierto (de divisas) hasta la llegada de la cosecha gruesa. De esta forma, el BCRA va “ganando” días, y reduciendo la expectativa de un salto cambiario.

En concreto, la liquidez hacia delante será mucha, y sus consecuencias podrán ser las ya conocidas -mayor brecha y presión sobre los precios de los bienes-. Por ende, el BCRA tendrá que trabajar “bastante” sacándola del mercado: por deuda remunerada en pesos, por venta de del bono AL 30 o por alguna colocación de Letras de la Tesorería.

Seguí leyendo:

El ministro Martín Guzmán se hace fuerte en el Banco Central al colocar a un hombre de confianza en el directorio

Por la suba de los precios, estiman que el Gobierno recibirá USD 1.800 millones extra por retenciones a la exportación de granos

La inflación de la Argentina en 2020 fue la segunda más alta de América latina