Navidad 2020: los pedidos de Francisco para la familia humana

El Papa nos invita, incluso a los más importantes líderes del mundo, a modificar el rumbo y a ver a todos los hombres y mujeres desde el amor fraternal

AFP
AFP

En el mediodía del 25 de este mes el Santo Padre pronunció el tradicional Mensaje e impartió la Bendición “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo): “Ha nacido un niño” y este Niño, Jesús, ha nacido “para nosotros” pues es el “hijo” que Dios ha dado a toda la familia humana. Dijo Francisco.

Y prosiguió Francisco diciendo: “¡Cada persona es mi hermano!”

Recordó que en este momento de la historia, marcado por la crisis ecológica y por los graves desequilibrios económicos y sociales, agravados por la pandemia del coronavirus, necesitamos más que nunca la fraternidad: “Una fraternidad basada en el amor real, capaz de encontrar al otro que es diferente a mí, de compadecerse de su sufrimiento, de acercarse y de cuidarlo, aunque no sea de mi familia, de mi etnia, de mi religión; es diferente a mí pero es mi hermano, es mi hermana”.

1 - El primer deseo del Papa: vacunas para todos

“No puedo ponerme por delante de los demás, poniendo las leyes del mercado y las patentes de invención por encima de las leyes del amor y la salud de la humanidad. Es por ello que pido a líderes estatales, empresas u organismos internacionales que promuevan la cooperación y no la competencia, y que busquen una solución para todos: vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados en todas las regiones del Planeta”, dijo.

2 - Fraternidad y paz para Oriente medio y Mediterráneo Oriental

“Que este sea el momento propicio para disolver las tensiones en todo Oriente Medio y en el Mediterráneo oriental”. proclamó.

2.a El pueblo de Siria

Por eso, pido -dijo- que el Niño Jesús “cure nuevamente las heridas del amado pueblo de Siria”, que desde hace ya un decenio está exhausto por la guerra y sus consecuencias, agravadas aún más por la pandemia.

Recordemos que Siria estuvo sumergida en una guerra civil despiadada desde 2011, cuando el régimen del dictador Bashar al Assad tomó feroz represión contra protestas populares en favor de la democracia. Esto se convirtió en guerra civil e intervenciones externas (de Rusia y de Turquía). Cientos de miles de personas fueron asesinadas y más de 10 millones desplazadas debido a la guerra civil (ONU). Unos 707 periodistas fueron asesinados y 422 están detenidos por el régimen de Bashar al Assad cuando amenaza a todos la pandemia de COVID-19. Rusia que respalda al dictador sirio no dejó de bombardear ciudades matando gran parte de población civil y es cada día más probable una guerra declarada entre las fuerzas de Al-Assad y las tropas turcas de Erdogan.

2.b. A los pueblos iraquí y de Libia

Otro de los deseos manifiestos de Francisco es que el Niño Jesús “lleve consuelo al pueblo iraquí y a todos los que se han comprometido en el camino de la reconciliación, especialmente a los yazidíes”, duramente golpeados en los últimos años de guerra, y “que porte paz a Libia” y permita que la nueva fase de negociaciones en curso acabe con todas las formas de hostilidad en el país.”

2.c. Paz justa y duradera entre israelíes y palestinos

En relación con el conflicto israelí-palestino expresó “que los israelíes y los palestinos puedan recuperar la confianza mutua para buscar una paz justa y duradera a través del diálogo directo” y también pidió por el “pueblo del Líbano “por las dificultades que enfrenta”.

Y en el día en que la Palabra de Dios se hace niño, el Pontífice también nos pide “dirigir nuestra mirada a tantos niños que en todo el mundo, especialmente en Siria, Irak y Yemen, están pagando todavía el alto precio de la guerra”.

3 - Cese del fuego en la región del Cáucaso

3.a. Armenia

En tercer lugar, el Santo Padre pidió mantener el cese del fuego en el Alto Karabaj (Armenia), como también en las regiones orientales de Ucrania, y favorecer el diálogo como única vía que conduce a la paz y a la reconciliación”.

En Armenia -donde Erdogán intervino respaldando a Azerbaiyán -regía una tregua, pero a partir del 27 de septiembre y hasta el 10 de noviembre últimos Azerbaiyán, Turquía y mercenarios jihadistas retornaron a los ataques con graves violaciones a los derechos humanos contra la población armenia en Artsaj (o Nagorno Kharabaj).

3.b. Ucrania

Después de haber integrado la Unión Soviética bajo el dominio ruso logró su independencia en 1991 tras la caída del muro. Hoy es clara la pretensión por someter a Ucrania después de dividir a su población y arrebatar la península de Crimea. El teatro ubicado en el mar de Azov es de final incierto. Rusia dificulta o impide el paso de los barcos ucranianos entre Azov y el Mar Negro por el estrecho de Kerch dañando la economía ucraniana.

Prosigue en su Utbi et orbis el Santo Padre diciendo:

“Que el Rey de los Cielos proteja a los pueblos azotados por los desastres naturales en el sudeste asiático, especialmente en Filipinas y Vietnam”.

“Y pensando en Asia, no puedo olvidar al pueblo Rohinyá: Que Jesús, nacido pobre entre los pobres, lleve esperanza a su sufrimiento”. Como se recordará el Papa en Myanmar y Bangladesh donde pidió perdón por la indiferencia y odio del mundo y afirmó: “La presencia de Dios hoy también se llama rohinyá”.

4.- Los conflictos armados en África

La mirada de Francisco en esta Navidad también se dirige hacia África, para la que pide “que el Divino Niño alivie el sufrimiento de las poblaciones de Burkina Faso, de Malí y de Níger, laceradas por una grave crisis humanitaria, en cuya base se encuentran extremismos y conflictos armados, pero también la pandemia y otros desastres naturales; que haga cesar la violencia en Etiopía, donde, a causa de los enfrentamientos, muchas personas se ven obligadas a huir; que consuele a los habitantes de la región de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, víctimas de la violencia del terrorismo internacional; y aliente a los responsables de Sudán del Sur, Nigeria y Camerún a que prosigan el camino de fraternidad y diálogo que han emprendido.”

5.- Paz social en América

“Que la Palabra eterna del Padre -dijo Francisco -sea fuente de esperanza para el continente americano, particularmente afectado por el coronavirus, que ha exacerbado los numerosos sufrimientos que lo oprimen, a menudo agravados por las consecuencias de la corrupción y el narcotráfico. Que ayude a superar las recientes tensiones sociales en Chile y a poner fin al sufrimiento del pueblo venezolano”.

¿Renacimiento de la vocación imperial en el mundo de hoy?

Una reflexión. Recordemos que hay potencias que fueron imperio en los primeros años de nuestra era. China a lo largo de los últimos dos milenios llegó a tener uno de los productos brutos internos más importantes del planeta -antes de su decadencia imperial. Hoy está presente en más de cien países y pelea el dominio del comercio internacional y del ciberespacio.

Por otra parte, Putín parece encarnar un neo zarismo y a partir de ser una de las principales potencias nucleares se involucra en todos los problemas internacionales de la región que puede.

A esas vocaciones imperiales habría que sumar entre otras a Turquía con Erdogán en su afán por recuperar el imperio otomano e Irán con la vocación por retornar al imperio persa.

Mientras tanto, Francisco

Decía un poeta “el remo tuerce la barca, manteniéndose derecho”.

El Papa desde la cumbre de la Iglesia y desde un vivir el Evangelio nos grita: “¡Cada persona es mi hermano!”, invitándonos a todos y en especial a los más importantes líderes del mundo a modificar el rumbo y a ver a la familia humana desde el amor fraternal.

Seguí leyendo: