Cómo convertirse en una compañía preparada para el futuro

El mayor cambio en la producción ha sido el increíble aumento de información y de su utilidad. El potencial de productividad que aporta el Big Data es tremendo

La producción inteligente es escalable, ágil y está diseñada para alinearse con su misión de crecimiento (Shutterstock)
La producción inteligente es escalable, ágil y está diseñada para alinearse con su misión de crecimiento (Shutterstock)

La producción inteligente ofrece nuevas ventajas de fabricación que provienen de la flexibilidad y de la facilidad de producción que se hace posible con la tecnología digital. Sin embargo, no todas las marcas aprovechan la mayor eficiencia para estar preparadas para el futuro.

Cuando la Revolución Industrial trajo consigo la capacidad de diseñar y operar grandes instalaciones de producción con mano de obra planificada y organización en espacio, las fábricas pudieron hacer productos más rápidamente. La variedad de producción aumentó y los costos bajaron.

Muchos fabricantes han tenido que operar eligiendo un objetivo: mayor productividad (para hacer el mismo producto más barato y más rápido) o mayor flexibilidad (para hacer una mayor variedad de productos)

Debido a que muchos fabricantes operan hoy con tecnologías obsoletas, la eficiencia ha pasado a un segundo plano. No es raro ver que las tasas de utilización de la planta rondan el 30%, lo que significa que las instalaciones permanecen inactivas de forma rutinaria el 70% del tiempo.

Muchos fabricantes han tenido que operar eligiendo un objetivo: mayor productividad (para hacer el mismo producto más barato y más rápido) o mayor flexibilidad (para hacer una mayor variedad de productos). Con la producción inteligente, ambos objetivos son posibles al mismo tiempo.

Aquí hay tres formas en que las marcas pueden aprovechar la producción inteligente para preparar sus compañías para el futuro.

Adoptar la Revolución de la Información

La mayoría de las veces, cuando una fábrica está inactiva, es porque los equipos están esperando las materias primas o el plan de producción. Cuando se diseñaron estas plantas, el Big Data (macro información) no estaba disponible. Además, si la información estaba disponible, la planta no tenía las capacidades tecnológicas para utilizarla. El mayor cambio en la producción ha sido el increíble aumento de información y de su utilidad. El potencial de productividad que aporta el Big Data es tremendo.

Ahora que la información está disponible en masa y se puede procesar más fácilmente, las eficiencias se multiplican. La información de demanda del mercado se puede recolectar y estar disponible instantáneamente. Una marca tiene visibilidad de los productos que se venden, dónde se venden y a cuánto se venden. Esta inteligencia permite a las marcas realizar ajustes en la producción casi en tiempo real.

Utilizar la tecnología para aumentar las prácticas sostenibles

La tecnología no sólo se ha vuelto más sofisticada, se ha vuelto más económica y accesible.

La tecnología utilizada para la producción inteligente, específicamente los sensores, puede romper los aislamientos al vincular los sistemas. Ahora los fabricantes pueden habilitar la comunicación entre las bases de información de los comercios, los sistemas de planificación de recursos empresariales y los sistemas de ejecución de producción. La eficiencia y las capacidades de producción que brinda la tecnología en la actualidad son solo el comienzo.

El mayor cambio en la producción ha sido el increíble aumento de información y de su utilidad. El potencial de productividad que aporta el Big Data es tremendo

Una planta tradicional producirá de acuerdo con un cronograma, incluso si eso significa una sobreproducción, que a menudo termina como desperdicio. Lo mismo ocurre si las materias primas no se utilizan antes del vencimiento: la abundancia también es desperdicio. La producción inteligente permite una mejor planificación de los recursos para evitar la sobreproducción o la subutilización. Esto se traduce en una mayor rentabilidad y sostenibilidad.

Liberar el potencial de su gente

Aunque las máquinas y las computadoras hacen posible la producción, cada compañía es una compañía de personas. Las tareas laborales pueden estar cambiando, pero la creatividad y la imaginación humana son los motores de la innovación.

Es cierto que la producción inteligente ha hecho obsoletos algunos trabajos. De la misma manera que ya no necesitamos mecanógrafos, la producción inteligente ha abierto la puerta a la robótica y la automatización. Pero si un robot puede hacer tu trabajo ¿por qué lo querrías?

La producción inteligente permite una mejor planificación de los recursos para evitar la sobreproducción o la subutilización. Esto se traduce en una mayor rentabilidad y sostenibilidad

Los trabajos se vuelven más interesantes y relevantes porque los seres humanos liberan el potencial dentro de un rol particular y desarrollan sus deberes y capacidades. Con la producción inteligente, la gente hará lo que mejor sabe hacer: utilizar la imaginación, la creatividad, el análisis, la comunicación y el trabajo en equipo para innovar.

La producción inteligente es posible gracias a mejor información, tecnología más accesible y creatividad humana. Estos cambios han generado crecimiento económico, aumento de la productividad al tiempo que reducen el desperdicio y mejoran la sostenibilidad.

La producción inteligente es escalable, ágil y está diseñada para alinearse con su misión de crecimiento: la fórmula correcta para hacer evolucionar una empresa a un estado preparado para el futuro.

El autor es Director de Servicios de Tetra Pak para Cono Sur

MAS NOTICIAS