Un Walmart en Argentina vale medio Mbappé

Es rol del Gobierno y de oposición comprender que si siguen destruyendo confianza, instituciones y capital, los negocios valdrán cero

Kylian Mbappé, el delantero francés del Paris St Germain (REUTERS/Stephane Mahe)
Kylian Mbappé, el delantero francés del Paris St Germain (REUTERS/Stephane Mahe)

En los últimos días se conoció la venta de toda la operación de Walmart Argentina al Grupo De Narváez por un valor que ronda los 70 a 100 millones de dólares.

Walmart Argentina inició sus operaciones 1995. El tema no es su salida, pues es una estrategia global y también ha disminuido sus operaciones en Brasil y Reino Unido. El punto que debemos analizar es el precio. ¿Por qué la Argentina vale tan poco?

Según el comunicado oficial Walmart Argentina transfirió 92 puntos de venta, 9000 empleados y sus marcas comerciales. De los 92 establecimientos, 68 son edificios de su propiedad. Walmart representa el 12% del mercado de supermercados en la Argentina.

Un país con 170 impuestos, una maraña regulatoria, una legislación laboral que sólo dinamiza la industria del juicio y dudas permanentes pierde valor, destruye capital y por tanto se empobrece

Queda demostrado que el valor de los activos se explica más por el entorno que por el contenido del activo.

Para tener una idea veamos el sitio Transfermarkt para observar las valorizaciones de jugadores, equipos y selecciones del mundo.

Por el valor de la operación Walmart Argentina en 70 a 100 millones, podemos comprar el pase de Dybala a la Juve, el valor de todo el equipo Genoa de Italia, el Dinamo de Kiev, el Palmeiras o el modesto Ausburgo de la Bundesliga.

La cadena estadounidense vendió su operación local (REUTERS/Daniel Becerril)
La cadena estadounidense vendió su operación local (REUTERS/Daniel Becerril)

O bien podemos destinar los 100 millones de dólares para comprar todo el plantel de la selección de Kosovo, o la de Gabón, el Congo, o Grecia.

Ni hablar que si el PSG vendiera el 50% del pase de Mbappé valuado en 180 millones de euros podría con el producido adquirir el 12% del retail argentino.

No todas las comparaciones son odiosas, pero nos sirven a veces para tomar real dimensión de la destrucción de valor que ha operado en la Argentina. En 1995, fue furor el ingreso de un gigante del retail al mercado argentino. Hoy se va por un puñado de dólares.

El valor de las empresas refleja el valor del “continente”, es decir el valor de su entorno. Walmart vale poco porque Argentina vale poco. Y eso es lo que tenemos que mirar, entender, y tratar de mejorar.

Un país con 170 impuestos, una maraña regulatoria, una legislación laboral que sólo dinamiza la industria del juicio y dudas permanentes sobre el respeto a los derechos de propiedad pierde valor, destruye capital y por tanto se empobrece.

Es responsabilidad del sector empresario bregar por “mejorar el entorno”. Como diría Alberdi “quien no se entromete en asuntos públicos paga su pereza con su fortuna”.

También es rol del Gobierno y de oposición comprender que si siguen destruyendo confianza, instituciones y capital, los negocios valdrán cero. Y tras ello los salarios y las bases imponibles. Sin naranjas para exprimir no hay Estado posible. Al menos por instinto de supervivencia, sepan los políticos que no pueden destruir al sector privado.

El autor es economista y empresario

MAS NOTICIAS