Con fuerte emisión de pesos no hay súper controles de cambios ni reservas que alcancen

Terminó septiembre, donde el BCRA enfrentó todas las presiones para postergar una devaluación. Y comenzó octubre con objetivos inconsistentes con las herramientas utilizadas para estabilizar el mercado de cambios

En materia cambiaria el Banco Central buscó reducir la demanda del dólar ahorro “sacando de la cancha” a más de 3 millones (como mínimo) de los 4,7 millones que compraron en agosto (Reuters)
En materia cambiaria el Banco Central buscó reducir la demanda del dólar ahorro “sacando de la cancha” a más de 3 millones (como mínimo) de los 4,7 millones que compraron en agosto (Reuters)

En materia cambiaria el Banco Central buscó reducir la demanda del dólar ahorro “sacando de la cancha” a más de 3 millones (como mínimo) de los 4,7 millones que compraron en agosto, al eliminar básicamente a los beneficiarios privados de subsidios públicos.

Mientras que otra faceta de este “plan” fue el paquete de medidas que incluyó una reducción transitoria de retenciones a las exportaciones, cambios en la regla de devaluación y reducción de la colocación de Leliq en los bancos, para financiar al Tesoro, el cual se puede definir como “solo un cambio de bujías que iba a durar pocos kilómetros”.

Visto así, todas las medidas de septiembre (mayor cepo y búsqueda de reservas) son estériles frente a una asistencia fiscal y cuasi fiscal (intereses) que, en septiembre, sumó $296.000 millones y superó claramente la de julio y agosto.

Todas las medidas de septiembre (mayor cepo y búsqueda de reservas) son estériles frente a una asistencia fiscal y cuasi fiscal (intereses) que, en septiembre, sumó $296.000 millones

En conclusión, en este marco de sustancial emisión fiscal y cuasifiscal, no hay “supercepo” que resista, ni “reservas” que alcancen. De hecho, aún con las nuevas medidas, la brecha fue en alza y, por ende, no se generó mayores atractivos hacia los plazo fijos en pesos.

En este marco, en PPI revisamos la metodología de medición de las RLD (Reservas de libre disponibilidad) de modo que espeje la “verdadera caja en dólares del BCRA”. Dicho cambio, está claro que igualmente no invalida las recomendaciones que un exceso de pesos por déficit fiscal y cuasifiscal termina impactando sobre la “verdadera” tenencia de divisas del Banco Central, la brecha cambiaria y la tasa de inflación - desequilibrios que afectan también a la tasa de crecimiento vía la incertidumbre y desconfianza que prevalece en la actual coyuntura-.

De hecho, al analizar la historia reciente, lo primero a marcar es que no es la primera vez que se registran RLD en negativo, al menos, por un tiempo. Al revisar y aplicar el cambio metodológico en la medición de la “verdadera caja del BCRA”, en octubre 2015 y tras un pago indemnizatorio a YPF del orden de USD 5.000 millones, las reservas brutas cayeron y las RLD pasaron a negativas. En conclusión, la ex conducción del BCRA “cambió” reservas pertenecientes a los tenedores de pesos (o que la demanda de dinero es pasiva) por la “propiedad” de YPF.

infobae-image

Más allá de este criterio conceptual, que puede ser muy discutible ya que tiene como foco “de quien son” las reservas, el BCRA entregó en diciembre de 2015 a la administración entrante una “caja” negativa en USD 4.500 millones. Cuatro años después, diciembre del año pasado, las reservas de libre disponibilidad fueron USD 8.700 millones.

El BCRA entregó en diciembre de 2015 a la administración entrante una “caja” negativa en USD 4.500 millones. Cuatro años después, diciembre del año pasado, las reservas de libre disponibilidad fueron USD 8.700 millones

Pero, a lo largo de este año, la caída de reservas brutas fue constante (salida de “argendólares”. En tanto, las RLD cayeron USD 10.000 millones por pagos del Gobierno, dólar ahorro y por el abastecimiento al mercado de importación. Lo que da al 30 de septiembre, un número negativo de USD 1.100 millones.

infobae-image

Si no se consideran los pasivos no exigibles (Obligaciones con Organismos Internacionales), la “medición” de RLD al 30/9 sería de unos USD 2.100 millones. Así visto, claramente, el BCRA opera en una zona de difícil manejo dados los instrumentos: monetización del déficit fiscal y cuasifiscal (aún mucho por venir), la “decisión” de no tocar la tasa de interés (entiende que la tasa de inflación implícita de la economía no supera 3% mensual) y el objetivo de “acelerar” la recuperación.

En conclusión, objetivos inconsistentes con las herramientas utilizadas.

El autor es Economista jefe de PPI (Portfolio Personal Inversiones)

Seguí leyendo:

El dólar libre dio un salto del 11% en la semana y la brecha con la cotización oficial alcanzó el 116%

El Gobierno confía en que las medidas adoptadas lograrán frenar el precio del dólar libre

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos