El tren a la nube empieza a tomar velocidad

La pandemia aceleró los procesos de transformación digital de las organizaciones. Se trata, en definitiva, más que de un cambio tecnológico, de una transformación cultural

infobae-image

Entre las muchas novedades que nos trajo el Covid-19, hay una a la que podríamos llamar “la paradoja del movimiento”. Un fenómeno por el cual, paradójicamente, mientras millones de personas permanecen en sus casas y reducen sus movimientos físicos, aumentan considerablemente sus movimientos virtuales, y se producen más interacciones y más conexiones en la web, con más intensidad y con mayor frecuencia.

Dicho de otra manera, cuanto menos se mueven las personas, más y más rápido se mueve la información que éstas generan. Y esto, a la vez, hace que las empresas que aprovechan las soluciones de Cloud puedan tomar mejores decisiones, con datos obtenidos en tiempo real. Algo que, por otra parte, se vuelve fundamental ante un contexto completamente nuevo, en el que la información del pasado ya no sirve para predecir un futuro que cambió de raíz.

Bienvenidos al tren

A pesar de que hay compañías que ya estaban capitalizando las enormes posibilidades que ofrecen las soluciones de Cloud, el contexto actual fue un potente catalizador, que hizo que el “tren” a la nube empiece a tomar cada vez más velocidad. Si bien nadie sabe cómo va a ser la nueva normalidad, estamos seguros de que el mundo de mañana va a ser más digital que el de hoy, por lo que, a pesar del crecimiento que estamos viendo en estos días, el camino que queda por recorrer aún es largo. Sundar Pichai, CEO global de Google, estimó en la última edición de Google Cloud Next que el uso de tecnologías Cloud recién alcanzará el 20% para 2023.

Para quienes aún miran el tren desde el andén, vale la pena recordar que uno de los grandes beneficios de operar en la nube es la posibilidad de escalar o reducir la operación en función de los cambios de la demanda y las necesidades de cada etapa en la que está un proyecto o negocio. En Google, aprovechamos los más de 20 años que llevamos procesando señales a gran escala para combinar soluciones que ayudan a cada organización a decidir cómo y cuándo pasan de almacenar datos simplemente, a generar valor para el negocio a partir de ellos. Nuestras plataformas son fácilmente integrables con sistemas existentes, y nos permiten dar, tanto a grandes corporaciones como a pymes y startups, la posibilidad de marcar el ritmo de su transformación.

Las dos partes de la película

Entre los errores más frecuentes que se cometen al pensar en Cloud está el de considerar que estas soluciones solo permiten reducir costos. Si bien eso es cierto, es solo una parte de la película. La otra parte, y quizás la más interesante, es que la posibilidad de gestionar inteligentemente inmensos volúmenes de datos, en múltiples formatos, permite descubrir -a veces inesperadamente- nuevas y valiosas oportunidades de negocios en todas las áreas de la organización.

No es un cambio tecnológico, es un cambio cultural

Se trata, en definitiva, más que de un cambio tecnológico, de una transformación cultural que favorece la innovación interna y externa, e impacta tanto en la manera de diseñar y organizar los equipos de una compañía como en la forma de encarar los negocios, siempre con el uso inteligente de los datos en el centro de la generación de valor.

En Argentina, igual que en otros 150 países, estamos trabajando desde Google Cloud junto a clientes y partners de todos los tamaños para co-crear con ellos el futuro de la gestión inteligente de la información. Desde los comercios minoristas que aceleran sus envíos optimizando rutas con Google Maps, hasta las empresas de salud que mejoran los diagnósticos mediante análisis de imágenes o las grandes instituciones financieras que mejoran las recomendaciones de productos gracias a la inteligencia artificial (IA), las posibilidades de nuestras soluciones son casi infinitas.

En tiempos de paradojas, transformaciones y grandes aceleraciones, nos alegra ver que, mientras la mayoría de nosotros se queda en casa, son cada vez más las empresas que se están moviendo y muy rápido hacia la adopción de tecnologías Cloud. El tren a la nube recién está alejándose de la estación y comenzando a tomar velocidad. Aún hay tiempo de subirse.

Y el viaje, sin dudas, va a ser apasionante.

El autor es gerente general de Google Cloud Argentina y Uruguay





MAS NOTICIAS

Te Recomendamos