Por qué el impuesto a la riqueza es inoportuno

Análisis completo sobre el proyecto del Frente de Todos: contexto nacional e internacional, características de la iniciativa y antecedentes

Carlos Heller y Máximo Kirchner
Carlos Heller y Máximo Kirchner

Contexto nacional e internacional

En materia de impuestos patrimoniales globales y federales encontramos que se aplican en pocos países. En Europa sólo lo aplican España, Francia e Italia; en Sudamérica, Colombia, Uruguay (sólo por los bienes ubicados en el país) y Argentina (el impuesto sobre los bienes personales, en adelante: IBP).

En el último año 12.000 personas se han ido a vivir a Uruguay, donde la tributación es mucho menor en materia patrimonial, como se mencionó, y en materia de tributos a la renta de fuente extranjera, donde la tasa máxima es del 12% por intereses y dividendos (Arg: 35%) y no se gravan los “capital gains” (en Argentina: están gravados al 15%). En adición a ello Uruguay, otorga un “holiday tax” de 10 años de no pago de impuestos a quien se vaya a vivir a ese país.

Doctrina internacional valida los conceptos de la movilidad del capital, su velocidad de traslado, y del principio de “votar con los pies”: traslado de la empresa o la persona humana al país donde se trate en forma benévola al contribuyente. Los hechos lo ratifican.

Sin entrar en guarismos antipáticos, la Argentina se halla en una situación de aislamiento social preventivo obligatorio por pandemia, empobrecimiento, desempleo, inflación, empresas que se cierran, inseguridad generalizada, falta de acceso al crédito internacional, escasez de reservas, alto endeudamiento del BCRA, crónico y creciente déficit fiscal agravado en el año 2020 por la atención del Estado de necesidades de la población durante la pandemia, una masa monetaria récord, etc. Estas condiciones precarias permanecerán por un tiempo con o sin pandemia. ¿Es oportuno este tributo? Nuestra respuesta es negativa.

Estimaciones oficiales indican que con este tributo se recaudarían 300 mil millones de pesos (300 billones) alcanzando sólo a 12.000 individuos.

Estimaciones privadas, que partiendo de los bienes declarados en el 2018 por las 13.000 personas más ricas del país que alcanzaron los USD 74 billones, sostienen que la recaudación de este tributo podría alcanzar los 160 billones, algo inferior a la estimación oficial; que la tasa promedio sería del 3.64%; que sólo 400 de las personas más ricas del país estarían sujetas a la tasa del 5,25% por lo que ingresarían en promedio 150 millones de pesos.

Argentina es un país que necesita del capital privado para que se realicen inversiones productivas generadoras de empleo. La variable de ajuste ya no es el salario sino la cantidad de personas empleadas. Se sale de esta crisis con ayuda del capital privado.

Principales características del impuesto propuesto

1. Se crea un impuesto de emergencia que recaerá sobre los bienes al 31/12/2019 pertenecientes a personas humanas y sucesiones indivisas del país con un patrimonio mundial superior a $200.000.000. Siendo un tributo de emergencia basado en el artículo 75 inciso 2 de la CN, deberá ser coparticipable. Sin embargo, el gravamen tiene asignación específica, lo que augura conflictos con las provincias.

2. No cuenta con un mínimo no imponible, de modo tal que quien tenga un patrimonio de $200 millones deberá pagar $4 millones. Si sólo tuviera bienes en el exterior, el tributo ascendería a $6 millones. Sin embargo, el que tenga $199,9 millones no deberá ingresar el gravamen.

3. Las normas de valuación del patrimonio son las del IBP, tanto para los bienes del país como para los del exterior, sin considerar exenciones de aquel gravamen (colocaciones bancarias en el país, títulos públicos argentinos, bienes ubicados en Tierra del Fuego, inmuebles rurales, etc). Las participaciones societarias del país quedan alcanzadas por este tributo pese a que el ente emisor del capital es quien debe normalmente actuar como responsable sustituto y ya lo hizo e ingresó el tributo por el año 2019. No se permite el cómputo de pasivos que disminuyan la materia imponible.

4. Los aportes irrevocables a un trust del exterior, en tanto merezcan dicho atributo, no deben considerarse a los efectos de ambos tributos.

5. El proyecto diferencia las alícuotas a aplicar a medida que sube el patrimonio: desde el 2 al 3.5% por los bienes del país y del 3 al 5.25% por los del exterior. Va de suyo que los ADRs y títulos argentinos depositados en cuentas del exterior son bienes del país.

6. Con respecto a los bienes del exterior se suprimirá el diferencial de alícuota en la medida que exista una repatriación del 30% de las tenencias financieras en el exterior en un plazo de 60 días (hábiles) prorrogables por el PEN. La experiencia de repatriación para bajar la tasa del IBP 2019, del 2.25% al 1.25%, por los bienes del exterior no ha sido exitosa.

7. La aplicación, percepción y fiscalización del tributo queda a cargo de la AFIP y se regirá por la ley de procedimiento tributario N°11.683. El Organismo podrá dictar normas reglamentarias (plazos, declaraciones juradas, anticipos, valuación, etc.).

Antecedentes y jurisprudencia

1. Por el año 2019 se tributó el IBP de hasta el 2.25%, que resultó hasta 11 veces superior al del período 2018 (0.25%). Las declaraciones juradas vencieron en agosto de 2020 y en general el impuesto ya está ingresado. El IBP 2019 por las participaciones societarias en poder de personas humanas ya fue ingresado por el responsable sustituto, emisor del capital.

2. Este nuevo tributo vendría a gravar una base ampliada del IBP 2019 al desconocer exenciones, por lo que habría una doble imposición que si bien no está prohibida por la CN podría impugnarse por afectación al derecho a la propiedad y su confiscatoriedad. Quien tributó IBP al 2.25% y ahora debe tributar un 5.25% adicional está alcanzado por impuestos patrimoniales globales nacionales de similar naturaleza a la tasa del 7.5%.

3. La Corte Suprema de Justicia sostuvo en la causa “Angel Moiso y CIA SRL” (11/1981):

“Nadie tiene un derecho adquirido al mantenimiento de leyes o reglamentaciones ni a la inalterabilidad de los gravámenes creados o regidos por ellas. Sólo cuando el contribuyente ha oblado el impuesto de conformidad con la ley en vigencia al momento en que realizó el pago, queda éste por efecto de su fuerza liberatoria, al amparo de aquella garantía, que se vería afectada si se pretendiese aplicar una nueva ley que estableciera un aumento para el período ya cancelado”.

De esta manera, la CSJN afirma el principio del “efecto liberatorio del pago”. El impuesto sobre los bienes personales por el período fiscal 2019 ya fue ingresado conforme a la norma vigente. No puede perjudicarse la situación del contribuyente incrementándose el gravamen.

4. En la causa “Marta Navarro Viola de Herrera Vegas”, CSJ 12/1989, se analiza el caso de la ley 22.604/82 sobre impuesto de emergencia por única vez sobre los activos financieros existentes al 31.12.1981.

La actora poseía al 31/12/1981 acciones parte de las cuales donó luego a una Fundación, pagó el tributo y lo repite. La Corte sentencia que como los activos financieros ya no eran tenidos a la fecha de la sanción de la ley no hay capacidad contributiva , la que debe ser efectiva y actual. En relación al proyecto de gravamen que se analiza, este aspecto debe ser considerado por los movimientos patrimoniales posteriores al 31/12/19. Si un contribuyente aportó parte de su patrimonio, como fiduciante, a un trust irrevocable no debería ingresar el tributo por tales bienes.

El autor es contador y docente de la UCEMA

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos