La nación Mapuche

infobae-image

En sus orígenes las comunidades humanas eran nómades, iban detrás de la caza como el caso de la mayoría de los pueblos originarios que habitaron nuestro suelo. En otras latitudes, los pueblos iniciaron el proceso de sedentarización con el descubrimiento del cultivo, sembrar y esperar la cosecha obligó a las comunidades a instalarse en un lugar, el tiempo de espera permitió el surgimiento de utensilios, objetos de alfarería y también la forja y el uso de los metales, una sociedad próspera necesitó orden entre las relaciones humanas, eso hizo surgir las leyes y los funcionarios que las aplicaban, es decir los jueces. El deseo de orden y defensa, promovió la creación de los ejércitos para la defensa externa y la policía para el orden interno. A partir de allí la burocracia, el culto institucionalizado y el sacerdocio. La abundancia promovió la necesidad del comercio y la acuñación de monedas. La escritura fue primariamente usada para mantener registros contables de la administración. El tiempo ocioso permitió la aparición de la música y la danza; el arte y la arquitectura. Y por ultimo un deseo de trascendencia, de dejar a las generaciones venideras un conjunto de ideas y valores comunes. Este es más o menos en líneas simplificadas lo que hace que un pueblo nómade llegue a ser una Nación.

Me pregunto si estamos lenta o aceleradamente asistiendo a la disgregación de “La nación”. Voy a centrarme en un episodio que parece pequeño: “Villa Mascardi”, una pequeña población del nuestra querida Patagonia. Es de público conocimiento que varias propiedades han sido incendiadas, los dueños agredidos o amedrentados. Entre ellas el campamento recreativo Hueche Ruka (casa de jóvenes) que era utilizado por grupos eclesiásticos, escuelas, grupos de boy scouts y al cual podían asistir miles de niños humildes de todo el país.

Frente a estos ataques tenemos como respuesta del Estado la de la ministra de seguridad, Sabina Frederic, que en lugar de velar por el orden y la seguridad denuncia a aquellos que intentan defender los intereses de la nación. Máxime cuando quienes atentan contra esas propiedades y personas lo realizan en nombre de una republica extranjera, sin reconocer al Estado Argentino. En un esclarecedor artículo, que la periodista Claudia Peiró escribió para Infobae en Agosto de 2017 nos hablaba de “The Mapuche Nation”.

infobae-image

“El día 11 de mayo de 1996, un grupo de mapuches y europeos comprometidos con el destino de los pueblos y naciones indígenas de las Américas, y en particular con el pueblo mapuche de Chile y Argentina, lanzaron la Mapuche International Link (MIL) en Bristol, United Kingdom”, Reynaldo Mariqueo es el “werken”, es decir, vocero o representante.

Mientras en el sur de nuestro continente, grupos mapuches, como la agrupación Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) o la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), le declaran la “guerra a Argentina y Chile”, y protagonizan actos de sabotaje, incendios y amenazas, la MIL explica –en inglés– que “the Mapuche Nation está situada en lo que se conoce como el Cono Sur de Sudamérica, en el área actualmente ocupada (sic) por los Estados argentino y chileno”.

“Su identidad como nación autónoma, unida a la conciencia de ser parte de una cultura, una herencia histórica y una espiritual diferentes ha creado un movimiento sociopolítico inspirado en esas aspiraciones comunes”, dice The Mapuche Nation.

infobae-image

Los ciudadanos argentinos creemos en un estado organizado, renunciamos al uso de la violencia por mano propia y ante hechos ilícitos recurrimos al Estado que debe velar por la seguridad de sus habitantes, contra las agresiones y la inseguridad. Por ello es el Estado Argentino el que no puede permitir que la violencia se apodere de los reclamos dejando que reine la anarquía ya que ese es su fin. Finalmente, sería conveniente que el gobierno que se jacta de ser peronista siga los consejos de su general.

Decía al respecto el General Perón: “Cada argentino, piense como piense y sienta como sienta, tiene el inalienable derecho a vivir en seguridad y pacíficamente”.

“El Gobierno tiene la insoslayable obligación de asegurarlo”. “Quien altere este principio de la convivencia, sea de un lado o de otro, será el enemigo común que debemos combatir sin tregua, porque no ha de poderse hacer nada en la anarquía que la debilidad provoca o en la lucha que la intolerancia desata”. (Discursos de junio a octubre de 1973). En días pasados, en el discurso de nuestro Presidente ante la rebelión de la policía bonaerense citó otra frase de Perón: “Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”.

Es imperativo que todos los argentinos nos rijamos por las mismas leyes, las del país, para que no todo sea confusión en el reino del revés y la inacción lleve a que los problemas tengan cada vez más difícil solución.

Santo Tomás de Aquino en el Siglo XIII sostenía que debe ser el Estado el que cree las condiciones “para que los hombres vivan en amistad”.

* Ex vocero de Jorge Bergoglio, actualmente el papa Francisco


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos