La agroindustria tiene hoy otra oportunidad: ¿qué estamos esperando?

Muchos países se va a tener que ocupar de comenzar a acomodar sus números y necesitarán buscar afuera lo que no producen. Ahí debemos estar nosotros, en primera fila

La agroindustria es la principal generadora de mano de obra directa e indirecta de nuestro país (REUTERS/Charles Mostoller)
La agroindustria es la principal generadora de mano de obra directa e indirecta de nuestro país (REUTERS/Charles Mostoller)

En estos días se presentó una propuesta integral bastante consensuada –por lo menos por más de 40 cámaras, bolsas, asociaciones, entidades, etc.– que apunta al desarrollo agroindustrial argentino en sus cadenas, y obviamente con todos los beneficios que esto traerá a la economía de nuestro país, tan necesarios y buscados, ahora y siempre.

Nadie duda –creo– que la capacidad agroexportadora de la Argentina es real, y cada vez que se dieron las condiciones para que exprese su potencial lo hizo, inclusive sin darse esas condiciones los segmentos de la agroindustria respondieron poniendo el hombro, buscando caminos de desarrollo y crecimiento, sin tener las condiciones ni herramientas necesarias para ello. Es importante que estas propuestas y acciones se presenten en un documento, pero por sobre todo se puedan llegar a realizar. Hemos visto muchas de ellas que quedaron en el camino, y que por distintas razones a lo largo del tiempo no prosperaron.

Hoy, nuestro país vuele a tener otra gran oportunidad. Muchos otros que están saliendo de esta pandemia o que ya pasaron los peores momentos y comenzaron a abrir sus cuarentenas, economías y demás, están comprando alimentos al mundo en forma mucho más fuerte que hace un año. Cada país se va a tener que ocupar de comenzar a acomodar sus números y muchos de ellos necesitarán buscar afuera lo que no producen. Ahí debemos estar nosotros en primera fila para brindarles lo que mejor hacemos –entre otras cosas– que es producir alimentos, en cantidad y calidad. ¿Lo podemos hacer? Sí. Ya lo hicimos.

Es importante que estas propuestas y acciones se presenten en un documento, pero por sobre todo se puedan llegar a realizar. Hemos visto muchas de ellas que quedaron en el camino, y que por distintas razones a lo largo del tiempo no prosperaron

En estos últimos años nuestro país tuvo un gran foco exportador, abriendo muchos mercados nuevos en el mundo, y fortaleciendo otros en los que ya estábamos. Eso es y fue muy bueno, y hay que mantenerlo y potenciarlo. ¿Estamos trabajando fuertemente en el Mercosur para eso? ¿Estamos avanzando en terminar de definir los acuerdos obtenidos después de muchos años de esfuerzo con la UE? ¿Podremos avanzar con acuerdos con Corea, Israel, Canadá? ¿Por qué el Mercosur no tiene acuerdos como bloque con países como China, Estados Unidos, Corea del Sur, India, Pakistán, Japón?

Todas preguntas que deberían ser contestadas más pronto que lejos, si realmente queremos salir mejor de esta crisis que a nosotros nos afecta más que a otros países. La oportunidad está. Ojalá se puedan concretar las acciones que se proponen en ese documento del Consejo Agroindustrial Argentino, que todos los que de alguna u otra manera trabajamos en la agroindustria –incluso cualquier ciudadano argentino de buena fe también debería– acompañamos y deseamos su éxito.

En estos últimos años nuestro país tuvo un gran foco exportador, abriendo muchos mercados nuevos en el mundo, y fortaleciendo otros en los que ya estábamos. Eso es y fue muy bueno, y hay que mantenerlo y potenciarlo

Para que esto pase no alcanza una foto. Hay que dejar de lado los egos, los protagonismos, y cada uno desde su lado, privados y gobiernos, aportar para que esto pueda avanzar. El gobierno dando las herramientas que siempre y tanto se buscan desde hace años, y que son difíciles por muchas razones lograr poner en marcha: seguridad jurídica, reformas tributarias generales, financiamientos adecuados, pensar en el mediano y largo plazo. Desde el lado privado hay que producir alimentos a través de modelos sustentables de producción, con los controles de calidad y la seguridad alimentaria y agroalimentaria, no soberanía alimentaria…, cuidando en serio los recursos, el medio ambiente y con un compromiso con el cambio climático.

La agroindustria es la principal generadora de mano de obra directa e indirecta de nuestro país. Es la que mayor divisas puede generar a través de las exportación de sus productos, puede traer importantes inversiones y está presente en 22 de las 24 provincias argentinas. Vale la pena tenerlo en cuenta, en serio, una vez más. Ojalá. Pensemos en la gente, en el ciudadano de a pie y en la sociedad en general. No en sectores. En el país. Si así lo hacemos, esta nueva oportunidad y estas propuestas podrán tener éxito. Esperemos.

El autor fue Ministro de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires entre 2015 y 2019 y es Director General de CONFIagro

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos