Ley de Teletrabajo: la industria IT debe ser parte de la discusión

Luego de la aprobación en Diputados, está en manos del Senado la aprobación de una norma que lejos de fomentar esta modalidad, perjudica a las Pymes y su capacidad de inversión, creación de puestos de trabajo de calidad y competitividad internacional, además del desarrollo local y regional

Trabajo remoto en medio de la pandemia
Trabajo remoto en medio de la pandemia

La pandemia trajo importantes transformaciones en la forma en la que nos relacionamos, comunicamos, consumimos y producimos. En algunos casos, incluso, la coyuntura sirvió para acelerar procesos que ya se venían dando, pero que hubiesen tomado 30 años ver la luz. En el mundo del software y de la economía del conocimiento el teletrabajo es una modalidad habitual, que ya lleva más de tres lustros en Argentina.

Todos estamos de acuerdo en que el teletrabajo debe ser regulado: la discusión está en el cómo. El pasado 25 de junio, la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a un proyecto de ley que busca regular esta modalidad. En caso que esta ley finalmente entre en vigencia tal como está planteada, desde CESSI consideramos que se perderán oportunidades de inclusión y de desarrollo federal, ya que se limitan las posibilidades de contratar talento argentino. Además, perjudica al Estado, ya que cae la recaudación fiscal, dado que muchos profesionales del sector van a ser contratados directamente desde el exterior.

<b>En caso que esta ley finalmente entre en vigencia tal como está planteada, desde CESSI consideramos que se perderán oportunidades de inclusión y de desarrollo federal, ya que se limitan las posibilidades de contratar talento argentino</b>

Cuando se habla de empresas tecnológicas en Argentina, lo primero que se piensa es en los grandes unicornios. Son compañías cuyo éxito ha colmado las tapas de los diarios y que significan un orgullo para el país en materia de talento y de liderazgo.

De lo que no se habla -y, por ende, muchas veces no se tiene en cuenta a la hora de decidir- es de las otras miles de compañías del sector. En esta industria, las Pymes representan el 98% del total de las empresas. Son los anónimos, los que no están en boca de los grandes medios, pero que representan a un 98% de la fuerza laboral de la industria.

Como consecuencia de esta nueva reglamentación, en CESSI creemos que habrá un gran número de profesionales altamente calificados que elegirían trabajar para empresas extranjeras o multinacionales que no estén instaladas en Argentina, desalentando el desarrollo productivo local.

La Cámara de Diputados debatió el proyecto para regular el teletrabajo
La Cámara de Diputados debatió el proyecto para regular el teletrabajo

Esta fuga de talento impactará directamente en la recaudación pública, ya que por cada 10.000 programadores que dejan de trabajar para empresas argentinas y lo hacen para el exterior, el Estado perdería $12.280 millones de recaudación por año.

Por otra parte, aspectos de la Ley como la unilateralidad de la decisión sobre si se teletrabaja o no, hacen difícil gestionar las actividades, ya que organizar equipos, proyectos y trabajos implica tanto la coordinación de todos los involucrados como el acuerdo de todas las partes (arts 64 y 65).

<b>Habrá un gran número de profesionales altamente calificados que elegirían trabajar para empresas extranjeras o multinacionales que no estén instaladas en Argentina, desalentando el desarrollo productivo local</b>

La normativa no contempla los casos de los teletrabajadores que están a cientos de kilómetros de la organización. En adición, debemos cuidar que las reglamentaciones no privilegien al teletrabajador versus el profesional presencial. En definitiva, que esta reglamentación excesiva no genere un incremento de los costos operativos para las Pymes desalienta el crecimiento y la inversión.

Por último, la industria del Software es un generador de empleo de alto valor agregado, que además permite el desarrollo de otras industrias. Somos un actor clave para que la economía sea “teletrabajable” y absolutamente fundamental en tiempos de aislamiento, para el consumo, las transacciones, la salud, entre otras actividades.

Nuestro sector provee la oportunidad de desarrollo social y personal. Impulsamos la inclusión, ya que el salario de los puestos que ingresan en nuestra industria, en promedio, vienen superando en cada medición el valor de la canasta básica de alimentos.

<b>Por cada 10.000 programadores que dejan de trabajar para empresas argentinas y lo hacen para el exterior, el Estado perdería $12.280 millones de recaudación por año</b>

Según datos del Indec, en Argentina hay 11,7 millones de trabajadores alcanzados por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). De ellos, solo entre 3,1 y 3,3 millones podrían, potencialmente, transformar sus tareas laborales y ejercerlas desde su domicilio. Una cuenta rápida permite saber que quienes no podrían acceder a esta modalidad son entre 8,3 y 8,5 millones de trabajadores. El desarrollo de la tecnología, entonces, es fundamental para llegar a más trabajadores e industrias.

Desde CESSI, invitamos a los miembros de la Honorable Cámara de Senadores a que nos escuchen. En sus manos está la aprobación de una ley que lejos de fomentar esta modalidad de trabajo, perjudica a las PyMEs y su capacidad de inversión, creación de puestos de trabajo de calidad y competitividad internacional, además del desarrollo local y regional.

Buscamos y apostamos por una Argentina con valor agregado, con propiedad intelectual local, creadora de tecnología. Una industria en crecimiento, que emplea muchísimos profesionales, que genera dólares de exportaciones, que es inclusiva, igualitaria y federal. Juguemos a favor de un país mejor y con oportunidades.

El autor es presidente de CESSI

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos