La incertidumbre y la crítica a la gestión en el área económica predominan entre los profesionales de las empresas

Un sondeo de opinión del IAE Business School reveló la preocupación en el mundo de los negocios por la extensión de los negocios y sus efectos contractivos sobre la actividad productiva y comercial. Inquieta la creciente discrecionalidad e intervencionismo del Estado

La industria automotriz comenzó a operar en mayo, con protocolo muy estricto y en sólo en un turno (Reuters)
La industria automotriz comenzó a operar en mayo, con protocolo muy estricto y en sólo en un turno (Reuters)

En el marco de la Alumni Week organizada todos los años por IAE Business School -Escuela de Negocios de la Universidad Austral- se realizó un sondeo entre más de 900 alumni de la comunidad de empresarios, quienes reflexionaron sobre las consecuencias de la pandemia, los nuevos paradigmas y el futuro del consumo en la etapa post COVID-19 en el país.

Estamos ante la presencia de una visión crítica respecto a la gestión económica, el 84% de los encuestados sugiere que la gestión económica es entre mala y muy mala. En este sentido, la primera aproximación al tema puede establecerse sobre la extensión de la cuarentena que paralizó actividades en una cuantía y alcance sin precedentes.

<b>El 84% de los encuestados sugiere que la gestión económica es entre mala y muy mala</b>

Puede ser que los esfuerzos de apoyo se perciban insuficientes, se sabe que se dispone de un espacio fiscal muy acotado para concretar el nivel de asistencias necesarias al sector privado y gobiernos provinciales. A su vez, se podría intuir la falta de un plan integral y la lentitud para plantear una resolución en la reestructuración de la deuda soberana.

Respecto a lo sanitario, lo cual no es nuestro campo de estudio en una escuela de negocios, el sentido común plantea la falta de cobertura y cantidad de rastreos y testeos, tal como lo hicieron otros países. No obstante, los encuestados revelan una aceptación del 45% en la gestión sanitaria del gobierno.

Respecto a la inflación, la dinámica de precios se percibe muy alta, pero no de tres dígitos como plantean algunos analistas económicos. El 56% de los encuestados sitúa a la inflación para este año en un rango de crecimiento del 50% a 80%. Concretamente, es una inflación que se dará en el segundo semestre asociada a los excesos de emisión monetaria para financiar la asistencia fiscal. Está totalmente descartado un escenario de hiperinflación.

La mayoría de los empresarios estiman que mantendrán la plantilla de empleados, si bien se percibe una tasa creciente de desempleo para lo que resta del año.

En relación a los sectores con mayor potencial de crecimiento, las respuestas se vinculan principalmente con las actividades de desarrollo de software y servicios tecnológicos dejando el tercer puesto para el sector agropecuario. Si bien el campo argentino representa tradicionalmente el dinamismo para la economía nacional, el sector tecnológico ha sido muy productivo y mostrado gran potencial exportador durante los últimos años en nuestro país.

<b>Si bien el campo argentino representa tradicionalmente el dinamismo para la economía nacional, el sector tecnológico ha sido muy productivo y mostrado gran potencial exportador durante los últimos años en nuestro país</b>

Mientras que, en relación al rol del empresariado en la sociedad, la respuesta es lógica, la contribución de la empresa se asocia principalmente a la creación de empleos y con la generación de valor, una clásica visión de lo que aporta a la sociedad.

Se percibe un ambiente de mayor intervención asociado a que estaremos en una importante recesión y con el estilo de gobierno que puede reeditar el ciclo kirchnerista de los tres gobiernos anteriores. El 84% del total de los encuestados piensa que en la pospandemia primará una gestión más discrecional e intervencionista sobre la economía.

En lo referente a lo que se espera del Gobierno, desde el relevamiento se destaca la necesidad de claridad en las reglas de juego y la reforma tributaria. En definitiva, son factores que afectan claramente a la competitividad de la economía.

En lo referente a lo que se espera del Gobierno, desde el relevamiento se destaca la necesidad de claridad en las reglas de juego y la reforma tributaria (NA)
En lo referente a lo que se espera del Gobierno, desde el relevamiento se destaca la necesidad de claridad en las reglas de juego y la reforma tributaria (NA)

Los encuestados informaron que se encuentran trabajando en empresas que están a buen ritmo promedio de actividad pues el 46% de los participantes respondieron que sus establecimientos operan con un uso de la capacidad de entre 76% a 100%. Se hubiese esperado un porcentaje menor, aunque es cierto que algunos sectores en el último mes se han flexibilizado.

En suma, estamos ante una fase de expectativas empresariales esencialmente negativas derivadas de una pandemia y cuarentena no esperadas. Desde esa perspectiva, se espera que la gestión del Poder Ejecutivo se traslade hacia un espacio de mayor certidumbre y atención sobre la economía. Estamos ante un momento difícil que demanda más gestión y un menor nivel de confrontación.

El autor es profesor de los Programas en el IAE Business School

Seguí leyendo:

“En no mucho tiempo más la economía va a funcionar a pleno”, prometió Alberto Fernández antes de anunciar la nueva cuarentena

Guzmán aseguró que todavía hay diferencias económicas y legales con los acreedores