Zoom
Zoom

La consultora norteamericana CBInsights presenta anualmente un informe donde proyecta los 50 próximos unicornios del mundo, esas startups que llegarán a valer más de USD 1.000 millones y que elige según un algoritmo que toma en cuenta distintos factores. El del 2020 llegó justo en medio de esta pandemia histórica, y los resultados son claro reflejo de la nueva realidad. Según el informe, entre los próximos ganadores habrá varias “empresas silenciosas”, aquellos emprendimientos que ofrecen plataformas y herramientas que ayudan a otros a operar a distancia.

Pongamos por ejemplo el caso de Zoom que, aunque ya existía antes de COVID-19, superó todas sus proyecciones: al 15 de mayo de 2020, la popular empresa de videollamadas que todos usamos cotizó 48,8 miles de millones de dólares (contra 623 millones del año pasado), una cifra que supera a las siete principales aerolíneas del mundo. Y lo logró aún compitiendo con otros gigantes tecnológicos, como Skype, de Microsoft, Hangout, de Google; Facebook; WebEx, de Cisco; GoToMeeting, de Citrix, y otros.

Entre los próximos ganadores habrá varias ‘empresas silenciosas', aquellos emprendimientos que ofrecen plataformas y herramientas que ayudan a otros a operar a distancia

La tecnología, por su escalabilidad, suele ser punta de lanza en los momentos bisagra. Hay otros ejemplos de crisis anteriores que convirtieron emprendimientos en grandes unicornios, como Cisco, que floreció después del crash del Black Monday de octubre de 1987; o Alibaba, una compañía de ecommerce que creció exponencialmente con la pandemia de SARS de 2002-2004.

En este momento crucial, el trabajo remoto está teniendo una repercusión impensada. Soy emprendedora tecnológica y llevo años evangelizando sobre las posibilidades y ventajas de esta modalidad, pero los meses que llevamos confinados comprobaron que los equipos pueden ser igual de (o incluso más) productivos operando a distancia, al punto que 8 de cada 10 CFOs planean mantener al menos al 5% de su fuerza productiva en trabajo remoto, como revela una encuesta de Gartner. Las plataformas tecnológicas que permiten trabajar con equipos distribuidos, y que hasta hace no mucho eran consideradas un lujo para unos pocos, hoy garantizan la continuidad de los negocios durante el confinamiento pero también a futuro.

Los meses que llevamos confinados comprobaron que los equipos pueden ser igual de (o incluso más) productivos operando a distancia

Estamos de nuevo en temporada de unicornios. Sabemos que este es el momento de ir detrás de las nuevas oportunidades, porque cuanto antes las veamos mejor va a ser el retorno. COVID-19 impuso nuevas condiciones para todo, procedimientos inevitables y masivos que están a la vista.

En el mundo de los negocios, hay momentos en los que encontrar una oportunidad en medio de la catástrofe requiere algo de esfuerzo. En otros, resulta bastante obvio. Cuenta el ingenio popular que cuando le preguntaron a Aristóteles Onassis cuál era el secreto de su éxito, el magnate griego apuntó a un árbol a la distancia y preguntó: “¿Ves esa palmera? Bueno, yo la vi primero”.

La autora es presidente y fundadora de TransparentBusiness