El dilema que complica actuar contra el COVID-19: ¿es tan sencillo como sumar 1 + 1 + 1?

infobae-image

Desde sus inicios, a fines del año 2019, los números del coronavirus, la velocidad de contagio y su tasa de letalidad han sido un problema para los científicos. Muchísimas preguntas con pocas respuestas válidas:

¿Porqué se viraliza el virus tan rápidamente? ¿Cómo se contagia? ¿Solo se contagia por vía aérea? ¿Porque razón su sintomatología es tan variable? ¿Existe una relación entre la carga viral recibida y la gravedad de la CoViD-19? ¿Los signos y los síntomas solo dependen del virus? O también de nosotros? ¿Contagian las personas portadoras del virus que están asintomáticos? ¿Son los asintomáticos los supercontagiadores? ¿Cuál es el periodo de incubación? ¿Cuánto vive el virus en las superficies y cuanto vive en el aire? ¿A qué distancia puede contagiarse el virus? ¿Es el distanciamiento recomendado de 1.8 metros suficiente para no contagiarme? ¿Cuál es la posibilidad que un aire acondicionado que no posee filtros HEPA (filtros de aire de alta eficiencia) difunda el virus? ¿El SARS CoV-2 es más o menos letal que el de la gripe estacional? ¿Sirve evaluar la tasa de letalidad evaluada en una parte de la población detectada infectada? ¿Todos los infectados desarrollaron inmunidad? ¿Cuánto dura la inmunidad? ¿Porqué razón hay diferente morbimortalidad de acuerdo con la edad? ¿Las máscaras (barbijos) sirven solo para los infectados? ¿Qué tela es mejor para la confección de un barbijo casero? ¿Todos los barbijos sirven? ¿Porqué razón todos debemos usar máscaras? ¿Porqué razón la OMS cambia tanto su discurso? ¿Si es necesario encerrarme en mi casa, en mi edificio, en mi ciudad y en mi país, porqué no se cerraron las fronteras inmediatamente al ver la contagiosidad del virus? ¿Toda la población se terminará contagiando? ¿Cuál es el tratamiento ideal? ¿El plasma cura? ¿Cuál es mejor, la hidroxicloroquina, la ibermectina, el ritonavir + Lopinavir, el remdesivir, etc? ¿Cuándo sale la vacuna? ¿Cuándo se llega al pico? ¿Porqué razón algunos “científicos” negaban la Pandemia? ¿Por qué se consideraba que la infección solo se limitaría a China? ¿Por qué razón se propagó por el mundo en tan poco tiempo si los virus respiratorios suelen tener una distribución estacional? Qué origina los rebrotes y qué probabilidad real hay que sean más virulentos? ¿Cuándo regresaremos a la vida normal?

Estas y muchas preguntas más vienen invadiendo mi mente desde mediados de enero del corriente año cuando unos “nerds” con los cuales me encontraba trabajando en un proyecto me hicieron notar el aceleradísimo crecimiento de los contagios en una ciudad de China desconocida para mi (Wuhan), y a medida que pasaban los días, buscaba cómo explicar el comportamiento de este virus, el SARS CoV-2.

Despejar tanto desconocimiento e incertidumbre es una tarea científica de investigación que conlleva obtener precisiones al mismo tiempo que la enfermedad continúa revelándose.

Esto puede resultar sencillo, tan sencillo como obtener y analizar datos fidedignos que ofrezcan la debida confianza a los investigadores como para realizar un análisis correcto y programar conductas sin “idas y vueltas”. No sé si será tan sencillo como sumar 1 + 1 + 1 pero creo que ayuda, y mucho.

En mi humilde opinión, correr detrás del virus nos hace perder la carrera, por lo cual se deben tomar las conductas más inteligentes para tratar de triunfar en esta guerra, esto es "Táctica y Estrategia de Guerra” lo cual requiere del mejor conocimiento de los movimientos que hará el enemigo. Reconozco que si bien el enemigo es invisible, los resultados de sus efectos son extremadamente obvios, la infección y la muerte, aunque a veces, detectar a todos los infectados resulte una tarea imposible, el correcto análisis de una población suficientemente importante en número puede brindar pautas bastante valederas.

Debo reconocer que las razones por las cuales es tan difícil responder a estas preguntas radica en una información que nos deja tantas dudas como certezas. Las idas y vueltas de la Organización Mundial de la Salud es una de ellas, quizá la más importante. La falta de serias observaciones de estos comportamientos por aquellos que son calificados como científicos de referencia mundial y que uno supone que cuentan con la capacidad de discernir la naturaleza del problema, cómo combatirlo, y sólo recién comunicarlo, no tienen otro resultado que acrecentar las dudas y la incertidumbre de la población.

En algunos países observamos Ministros de Salud que abandonan sus cargos o “son renunciados” al ser obligados a informar datos que no son reales, científicos que son despedidos al negarse a informar datos falsos para poder reabrir economías, o que disienten totalmente con las políticas que, desde su opinión, acarrean un número considerable y evitable de víctimas. Informar datos diferentes en casa a los que se reportan internacionalmente, ocultar datos, reformular las formas de medición sin una debida y clara explicación aumentan la incertidumbre y conlleva al descredito de las mismas. Estos cargos por no estar en coincidencia con las políticas gubernamentales pasan a estar en manos de otros carente de experiencia y sentido común, ocuparse seriamente de algo tan sensible como la salud física y psíquica de la población.

Desde ya si la experiencia científica sobre esta enfermedad es escasa, siempre será mejor que sea poco a que sea nada. Directrices basadas solo en principios infectológicos, epidemiológicos o económicos sin considerar las consecuencias en la población, no toman en cuenta el daño colateral que provocan. Estas directrices deben ser tomadas teniendo como base datos sólidos y confiables. En este sentido la ciencia tiene un número importante de informes y/o opiniones y/o experiencias que aparecen públicamente a disposición de profesionales de la salud y del público en general, que son difundidas sin ser revisadas por pares (peer reviewed) previamente. En conclusión cualquiera puede escribir y difundir cualquier cosa, lo cual se ve ayudado por su replicación en redes sociales las que a su vez facilitan difundir cualquier cosa independientemente de sus malas consecuencias (daño colateral) agravado esto por la falta de advertencia, reprimenda o castigo para el que la realiza impunemente.

infobae-image

No se alejan de esos comentarios los informes referidos en nuestro medio, incluso en medios oficiales en los cuales llegar a la conclusión de que 1 + 1 + 1 es igual a 3 parece una suma difícil de realizar.

Nuestra Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) parece contar con equipos autónomos para realizar su informe diario sobre la CoViD-19. En sus inicios CABA informaba diariamente en su página web los datos referentes a la Situación Sanitaria en la Ciudad de Buenos Aires, la Situación Sanitaria en los Barrios Vulnerables de la Ciudad de Buenos Aires y la Situación de Casos No Residentes en CABA (Hospitalizados en CABA), supongo que esto último con la finalidad de justificar la inversión de recursos en “hermanos” de otras provincias. Cada uno de estos informes constaba de 6 columnas: Positivos CoViD Totales, Altas Totales y Fallecidos Totales, seguido del informe diario de los mismos: Positivos CoVid del Día, Altas del Día y Fallecidos del Día.

Este tipo de informe hace suponer, utilizando un poco de lógica, que si uno sumaba al total del día de ayer los datos del día de hoy, obtendría los datos totales del día. Llamativamente, ésto solo ocurría en los datos informados en los Barrios Vulnerables, pero no sucedía repetidamente así en el informe de la Situación Sanitaria de CABA, ni en la Situación de Casos No residentes en CABA.

Después de ver esta discordancia y pensar que también podría ser un error de interpretación de mi parte, recurrí a conseguir un contacto en el encargado de prensa del Ministerio de Salud de CABA (Sr. Leonardo Cano), intenté telefónicamente (sin éxito) y después de un par de mensajes de texto conseguí una respuesta para que me comunicara con “Rocío” la cual delicadamente me refirió a la misma página que yo consultaba diariamente, lo cual motivó que unos 5 días después insistiera con el Sr. Cano enviándole copia de los informes y resaltándole, desde mi punto de vista, el error; a lo cual obtuve como respuesta un: “Cómo va? Qué es lo que no coincide??” Le volví a explicar nuevamente lo que ocurría (siempre por mensaje de texto) y le solicité un minuto de conversación para ver si podía aclarar mi duda y saber si yo era el equivocado, además de observar diferencias con los informes de infectados reportados por Nación que figuraban en CABA (posiblemente por una diferencia en el horario de cierre de las bases de datos).

Al no obtener respuesta alguna, no pude dejar de enviarle nuevamente un mensaje al Sr Cano donde le comunicaba que dejaría de insistir pues se notaba que esas diferencias en la suma de datos carecían para él de importancia, pero que no podía dejar de avisarle lo que podría ser una noticia explosiva, en CABA había resucitado un paciente, pues el número de fallecidos del día anterior era de 40 y hoy informaban 39 (ver informes de Situación de Casos No Residentes en CABA del 27 y 28 de Mayo del 2020).

Después de este acto milagroso llamativamente y sin una comunicación previa se dejó de emitir el informe en la página web, posiblemente porque al día siguiente apareció en la misma página una nueva forma de comunicar diariamente sobre el CoViD-19, mucho más completa de datos, pero llamativamente, con los mismos errores en los informes, aunque esta vez, no solo el nivel de autonomía esta solo en aquel que realiza correctamente la suma de los casos de los Barrios Vulnerables, sino también en aquel que informa sobre los test realizados. Pero esta vez comprendí cuál era la razón por la cual nada se había comunicado sobre el “paciente resucitado”, este hecho se había convertido en algo frecuente, ya que en un solo día el número de fallecidos había descendido de 228 a 199, MILAGRO (ver informes de Situación Sanitaria en la Ciudad de Buenos Aires del 31 de Mayo del 2020 y del CoViD-19 Parte Diario de Situación Sanitaria del 2 de Junio del 2020).

Erróneamente pensé que estas discordancias que aumentan mi incertidumbre se solucionarían con el “nuevo colorido’ del Parte Diario de la Situación Sanitaria CoViD-19 de CABA, pero me equivoqué.

Supongo que estas inconsistencias son diariamente informadas, quizá en varias oportunidades del día, a los estratos más elevados de los gobiernos y organizaciones como la Organización Mundial de la Salud, sobre todo en estos momentos en que el número de contagios se ha acelerado vertiginosamente a pesar de las medidas sugeridas y tomadas por los diferentes gobiernos. Mi pregunta a los asesores científicos de esas instituciones es:

Cómo puede uno asesorar de la mejor forma posible si estas inconsistencias no son detectadas y corregidas oportunamente. Soy consciente de que ningún trabajo científico serio se basa en inconsistencias, es así como pacientes, profesionales y centros son excluidos de trabajos científicos por las CRO (Organización de Investigación por Contracto

- Contract Research Organization por sus siglas en inglés) cuando existen dudas o inconsistencias en el cumplimiento de las directivas del estudio. Las CRO’s son empresas que ofrecen sus servicios de gestión de estudios clínicos a la industria farmacéutica, biotecnológica y fabricantes de dispositivos médicos principalmente, y la mayoría de los estudios clínicos realizados para la aprobación de terapéuticas o conductas en medicina son detalladamente controladas por estas organizaciones para poder obtener datos confiables en los cuales los científicos puedan basar sus opiniones.

La actualidad requiere meticulosidad en los datos, seguridad en los informes y una divulgación de los mismos a la sociedad una vez que éstos sean comprensibles y seguros de que el daño colateral que puedan producir no desemboque en un mayor número de víctimas.

Lo que nos beneficiara a todos por igual y debemos adherir con firmeza radica, por el momento en estas premisas:

El uso de las máscaras y/o barbijos parecen brindar una mayor seguridad. Los países/ciudades/provincias que mantuvieron sus fronteras cerradas o bajo estrictísimos controles de seguridad y aislamiento de los infectados fueron los/las que han obtenido mejor resultado en el control de esta pandemia. (Nueva Zelandia, Uruguay)

El aislamiento preventivo dejará de ser obligatorio si todos respetamos las 3 reglas básicas de: Distanciamiento Social, Lavado de Manos y uso de Barbijo o Máscara.

Al Final 1 + 1 + 1 es igual a 3. Sobrevivir a la pandemia incluye aceptar que el virus no estaba tan lejos como parecía y que consiguió fácilmente tickets aéreos para trasladarse de un lugar a otro. Y depende de todos nosotros, ciudadanos, científicos y gobernantes que actuemos con coherencia y respeto para, definitivamente, conjurarlo.

El autor de la nota es consultor en cardiología e insuficiencia cardíaca

Seguí leyendo:

Hendrik Streeck, virólogo alemán y autor de un estudio clave sobre el COVID-19: “El coronavirus es bastante menos mortífero de lo que creíamos”


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos