El papa Francisco, la ONU y una ecología integral


infobae-image

La ONU celebra el 5 de junio de cada año el día del Medio Ambiente. El 24 de mayo se cumplieron cinco años de la publicación de la primera encíclica del papa Francisco, Laudato si', que enfoca el tema de la ecología. No de una ecología “verde” sino “integral”. A propósito de este último mes de mayo, el Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral, órgano vaticano creado por Francisco, resolvió iniciar “el Año Laudato sí'” que concluirá el 24 de mayo de 2021.

El propósito de esta convocatoria es imprimir nuevos impulsos a los contenidos de la Encíclica y “comenzar a pensar en el mundo que vendrá después de la COVID”.

Un tiempo adecuado o Kairos (tiempo de Dios)

"Esta convocatoria nos invita a vivir juntos un tiempo de ‘Jubileo’ para la Tierra, para la humanidad y para todas las criaturas de Dios”, afirma el Dicasterio y agrega: “Todo el mundo está invitado a participar en la celebración de este aniversario”.

“La urgencia de la situación requiere respuestas inmediatas, holísticas y unificadas en todos los niveles: local, regional, nacional e internacional. Centrándose en especial en las comunidades de base. Apunta a un 'movimiento popular’ y a una alianza de todas las personas de buena voluntad”.

¿Qué significa vivir juntos un tiempo de jubileo?

La expresión “un tiempo de jubileo” debe interpretarse como un caminar, es decir un “salir” de nuestro ensimismamiento. Hacerlo con los otros y con el amor entrañable de Dios (uno y trino) para ver, valorar y actuar. Acompañando y cuidando, reparando nuestra “casa común”, la Tierra (el aire, el agua y las demás criaturas). Y en esa peregrinación llevar a cabo acciones tales como organizar o fortalecer las comunidades de base; ir donde la naturaleza nos llame o el rostro de otro nos interpele; ir -cuando y por los medios posibles – al encuentro con el Santo Padre para rezar con él por el clamor de la tierra y por el clamor de los pobres, elevando nuestras alabanzas al Señor.

5 de junio, Día Mundial Del Medio Ambiente (ONU)

En este día el Santo Padre suele enviar a todos los hombres y mujeres del planeta rezos por Twitter celebrando de una manera cristiana los dones de la creación.

El 5 de junio de 2018 dijo: “Señor, despierta en nosotros la alabanza y la gratitud por nuestra Tierra y por cada ser que has creado”.

En 2019 expresó: "Hoy, con gratitud a Dios, recordamos que nuestro cuerpo contiene los elementos del planeta, su aire es el que nos da aliento y su agua nos da vida y restaura”. En la Encíclica el Santo Padre dice: “Olvidamos que nosotros mismos somos tierra (cf.Gn2,7). Nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta, su aire es el que nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura” (Laudato si', 89).

La inteligencia del ser humano (ambiente) contra sí mismo

El próximo viernes, durante la peor peste de las últimas décadas que afecta a todos, se conmemora el Día del Medio Ambiente. El ser humano es ambiente y precisamente el Covid-19 está relacionado con daños causados por el hombre al medio ambiente, es decir a sí mismo, pero en especial a los pobres.

Dice Francisco, desde la holística “todo está relacionado”, y lo confirma la pandemia

Un virus -que se hospedaba en bichos exóticos que se encontraban en el otro extremo del planeta- invadió nuestros barrios porteños y se hospedó en sus habitantes. Y mata. Como se puede ver, “todo está relacionado y todos los seres humanos estamos juntos…” (párrafo 92). Las partes y el todo en una tenebrosa interrelación desde una perspectiva holística y real. Y esas estructuras y los miembros de tales estructuras se hallan funcionalmente relacionados entre sí y con el todo. Esta mirada holística parte de la biología y luego se extendió a casi todas las disciplinas. Método que, en su sentido actual y en las ciencias sociales, tiene que ver también con el como cada cual percibe la realidad (el fenómeno o el sistema) y cómo a raíz de dicha percepción se ubica en torno a ella.

El cristiano ve, juzga y actúa frente a la realidad desde la fe

Aceptada la revelación de Dios y aceptado el hecho de que el hombre es creado a su imagen y semejanza relacional, cambia la manera de situarse de la persona en el interior del ecosistema del que forma parte. El cristiano -desde su visión de Dios, de los otros y de la naturaleza- se abre entonces a un conocimiento participativo e integrativo. El ser espiritual ve los problemas que presenta la realidad y es capaz de valorar los puntos de vista, las experiencias, teorías o paradigmas desde el espíritu de lo concreto viviente que actúa por amor y no por apropiación.

Y esto le permite ver cómo la gripe aviar y porcina, el ébola, el SARS, diversas neumonías atípicas o el actual coronavirus son el resultado de comportamientos humanos no fundados en el amor. Fundados en el afán de acumulación ilimitada y de dominación y se relacionan con nosotros.

¿Hacia una mayor participación de las naciones en la ONU?

En el célebre discurso del papa Francisco ante la Asamblea de la ONU en 2015, donde este cronista estuvo presente, una de las preocupaciones manifiestas fue una mayor participación de las naciones en la organización. Sabido es que la pentarquía de los países permanentes del Consejo impide toda pretensión de la Asamblea que colisione con los intereses de los centros financieros internacionales aun cuando estos últimos sean contrarios a los intereses de los pueblos y del “medio ambiente”. También de esto deberían hacerse cargo los cinco.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos