En Mendoza por la ley 9.209

El artículo 1 de la ley de la provincia de Mendoza Nro. 7722, Día de la bandera, año 2007, dispone “la prohibición, en el territorio de la Provincia de Mendoza, del uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico, y otras sustancias tóxicas similares en los procesos mineros metalíferos de cateo, prospección, exploración, explotación y/o industrialización de minerales metalíferos obtenidos a través de cualquier método extractivo”.

El art. 1 de la 9.209 que modifica al anterior dice: “Establécese que el uso de sustancias químicas, mezclas o disoluciones de ellas, quedará restringido a aquellas que aseguren la sostenibilidad del proyecto… En el marco de las obligaciones asumidas por la República Argentina en el Convenio de Minamata, prohíbase el uso de mercurio en la Provincia de Mendoza en todas sus formas”.

Esto significa que el uso de sustancias químicas como cianuro, ácido sulfúrico y otras sustancias tóxicas similares de uso en ese tipo de explotaciones hoy en Mendoza están permitidas.

El radical Rodolfo Suárez asumió el 10 de este mes el gobierno, envió el proyecto de ley a la legislatura, el 20 se aprobó y el 22 el pueblo de la provincia se puso de pie. El 24 se publicó la reglamentación. Pocos días después dijo que no la reglamentaría. En las últimas horas se anuncia que se convocó a sesiones extraordinarias para mañana lunes a fin de derogar la nueva ley y su reglamentación.

Contra el agua y contra el pueblo

Tanto el gobernador como los legisladores radicales y peronistas desoyeron las voces de advertencia del Arzobispo Mons. Marcelo Colombo, que les envío una carta antes del tratamiento “…pidiéndoles que no modificaran la ley 7722, que postergaran el debate hasta asegurar un ámbito de discusión sereno, racional, lejano de fundamentalismos inconducentes para superar intereses sectoriales y concentrar la mirada en nuestra provincia, en su crónica falta de agua, en la vida de las generaciones futuras…". (Sin embargo, agregó en una segunda carta el prelado) “un acuerdo entre los grandes partidos políticos aseguró el rápido tratamiento de las modificaciones”.

Y alrededor de 500 docentes e investigadores de las Universidades Nacional de Cuyo, Tecnológica Nacional y del Conicet enviaron también una carta advirtiendo al gobernador y a los legisladores de las consecuencias catastróficas de la propuesta de reforma.

La aprobación

La ley fue aprobada por una mayoría de 66 legisladores (en un connubio de los dos costados de la grieta), que se unieron para ignorar el respeto que se debe a la tierra y al agua de los ríos cordilleranos que no son de ellos, son bienes comunes que deben ser administrados con especial cuidado. Solo 18 hicieron honor a los antepasados huarpes, a San Martín y al pueblo mendocino al resistir en minoría el grueso atropello de la mayoría.

La multitud

La marcha más grande de la historia de Mendoza se produjo en una reacción digna del sancarleño Nicolino Locche tras recibir el sorpresivo derechazo de la aprobación. Y sumando ciudadanos a su paso fue de San Carlos, Valle de Uco a la casa amarilla ubicada en Virgen del Carmen de Cuyo, donde acaso la carmela convocó al pueblo para que no retroceda en el cuidado del agua de la cordillera.

Los agricultores, asociaciones e intendentes

Por su parte, el foro nacional por un programa agrario, soberano y popular, conformado por más de 50 organizaciones productivas que promueven prácticas agroecológicas y más de un centenar de asociaciones civiles repudiaron la contaminación.

Y los intendentes de San Rafael, San Carlos, Maipú, Lavalle, La Paz, Tunuyán y Santa Rosa decidieron suspender sus fiestas de vendimias hasta que no se lograra la derogación de la nueva ley.

Las certificaciones internacionales y prohibiciones de la minería a cielo abierto

La Barrick Gold -multinacional más grande del mundo en la actividad que explota la mina de San Juan y es lobby que está detrás de estas leyes- tiene -se aduce -la certificación de normas ISO y el International Cyanide Management Code. Es cierto, pero también que tiene prohibido desarrollar esas explotaciones en su país, Canadá, y también las ostentaba cuando produjo los graves derrames en septiembre de 2015 y en mayo del 2018. Y el río Palca que desemboca en el Jáchal y otros 4 padecen el incremento exponencial de mercurio, manganeso, aluminio, antimonio, bario, plata, plomo, cromo, níquel, cadmio y cobalto (Inf. Univ. de Cuyo) a los pies de Veladero.

Los países desarrollados del Norte prohíben la megaminería a cielo abierto en sus territorios aunque apoyan a sus empresas en el desarrollo de mismas actividades extractivas contaminantes en los países del Sur.

El Parlamento europeo prohíbe la actividad (2010) fundado en que “la minería a cielo abierto con cianuro puede tener un impacto catastrófico e irreversible en la salud humana y el medio ambiente, y por ende en la diversidad biológica”.

El Papa Francisco

El Santo Padre en su encíclica Laudato sí (Alabado seas), se refiere amplia y pormenorizadamente al deterioro de la tierra, nuestra casa común. Imágenes de Francisco y pancartas que dicen “Laudato”, estuvieron presentes en la marcha de Mendoza. “La cuestión del agua” es abordada en los capítulos 27 a 29, su enunciación como “derecho humano” en el 30, “minería a cielo abierto” en el 51, “la primacía del interés económico sobre el bien común” en el 54 a los que nos remitimos.